De cuando La M.O.D.A hizo magia en el Pirineos Sur

El pasado jueves 28 de julio, la banda burgalesa actuó sobre el escenario flotante del Pantano de Lanuza y compartió escenario con la talentosa e increíble Viki and The Wild

En el corazón de los Pirineos, en un paraje natural increíble, sobre un lago y con las montañas de fondo. ¿De verdad se os ocurre un paisaje mejor para celebrar un concierto? Bajo este pretexto, se celebra el Pirineos Sur en la población de Lanuza, en Huesca. Un festival que aterriza cada año en el corazón de Aragón, en una ubicación increíble y reuniendo a artistas y bandas de lujo. Sin embargo, esta edición ha sido especial. Y es que tras dos años de parón generalizado, ha podido celebrarse de nuevo. Tal es así que durante cuatro fines de semana consecutivos, ha congregado a más de 15.000 asistentes.

Por fortuna para nosotros, el pasado jueves 28 de julio tuvimos el enorme placer de asistir al concierto que ofreció La M.O.D.A en medio del escenario flotante, ubicado en el mismísimo Pantano de Lanuza. Una jornada potente, repleta de rock y de folk, pero también de descubrimientos. Como el que ha supuesto para nosotros el de Viki and The Wild, quien fue la encargada de abrir la noche, al ritmo de las canciones de su álbum debut «Libre», que vio la luz el pasado mes de junio. Increíble lo que es capaz de hacer vocalmente Viki Lafuente y lo bien que suena acompañada de esta pedazo de banda que va con ella, formada por dos vientos, dos coristas, bajo, guitarra y batería. ¡De diez!

Sin duda alguna, dejó el listón muy, muy alto de cara a ver y disfrutar del eléctrico y potente directo de los de Burgos, que este verano se están luciendo en todos los grandes festivales de nuesto panorama musical. Ya son más de diez años haciendo música y las tablas se notan, aunque el camino no ha estado exento de dificultades. Pero si de algo pueden presumir los chicos de La M.O.D.A es de ser unos currantes natos. Eso es, precisamente, lo que les está haciendo conectar tan bien con su público. El Pirineos Sur no fue una excepción. La locura estuvo servida en cuanto comenzaron a sonar las primeras notas de «Un lunes» y «La Molinera». Un concierto que fue in crescendo y que fue llegando a sus puntos más álgidos con himnos tan increíbles, como «PMVR», «Himno nacional», «Quién nos va a salvar», «Hay un fuego dentro» o «Gasoline».

Por supuesto, también hubo momento para ponerse íntimos con «Colectivo nostalgia» o «La Vuelta», pero ese momento duró más bien poco. Tan solo lo que duró la canción. Y es que seguidamente atacaron con «Los Lobos» y, obviamente, con los bises. Fue en ese momento en el que rescataron sus imprescindibles «Nómadas», «1932», «Héroes del sábado» y «Mañana voy a Burgos», tema con el que pusieron punto y final a su actuación. Una actuación para recordar.

También podría interesarte