QARA: «Me gusta definir el proyecto como el eterno debate del yo contra yo»

Con su nuevo disco a la vuelta de la esquina, hablamos con QARA para que nos cuente todos los detalles de su próximo «Planet Mattress»

¿Aceptará él o ella quién soy? ¿Hasta ese lado oscuro? ¿O rechazará esta nueva dimensión?. QARA irrumpe y arrasa nuevamente con su música, planteándonos todo tipo de preguntas vitales. Eso es lo que el artista transmite con su nuevo tema «Madly Love», segundo single de adelanto tras la llegada de «Güsto». Ambos temas estarán incluidos en su álbum debut, «Planet Mattress». Pero no adelantemos acontecimientos, porque hay cosas que nos cuenta él en primera persona.

¿Quién es QARA y cómo nace el proyecto?

El proyecto nace de una perspectiva social y personal, por así decirlo. Y es que a mí siempre me ha interesado mucho el tema de escribir sobre la sociedad en la que vivimos y sobre cómo convivimos con un mundo que nos coarta y que hace que nos generemos muchas corazas. Por ejemplo, se entiende que la vulnerabilidad es mala, porque es síntoma de debilidad. De puertas para fuera, a mí este tipo de cosas siempre me han gustado mucho explorarlas. Luego, ya de puertas para adentro, el cómo nosotros podemos llegar a conocernos de una forma bestial, cuando por ejemplo, mostramos esa vulnerabilidad ante otra persona. Lo que quería plasmar esa parte desconocida de cada uno y como ésta, puede ser traicionera en muchos aspectos. En el caso que te estaba poniendo, el cómo te debates entre mostrar esa vulnerabilidad, a la par que hay otro yo que te dice que no lo hagas. Es el eterno debate entre el yo más racional o primario, y el yo más sentimental. De hecho, me gusta definir el proyecto de QARA como el «yo contra yo». De ahí también que a nivel visual, en las fotografías se me vea con la mitad de la cara pintada.

Musicalmente hablando, desde hace mucho tiempo escucho un poco de todo. Pero hace tres años me dio muy fuerte con la música que viene de Australia: grupos como Sticky Fingers o Tash Sultana. Esta gente me inspiró mucho a nivel de directos, llegando a introducir yo muchos looper en los conciertos. De hecho, soy yo quien toca todos los instrumentos, a excepción de la batería. Y es que lo que me flipa de eso es ir generando capas, capas y capas.

La última canción que hemos escuchado de QARA ha sido «Madly Love» y me gustaría saber por qué escoger este tema como avance de tu álbum debut.

El disco que se viene es muy ecléctico, la verdad. Precisamente por eso, porque está lleno de diferentes influencias. De hecho, el primer single que saqué tiene tintes más rockeros, y este creo que se acerca más al R&B moderno e incluso al neo-soul. Y de alguna manera quería mostrar un poco esa faceta. Además, es una canción que representa mucho el conjunto del disco y del proyecto en sí, lo que te mencionaba antes: de mostrar esa vulnerabilidad ante una persona que te quiere y el batallar contra tu yo más racional. Me gusta que comprima o que reúna muchos de los aspectos con los que se identifica el proyecto.

¿Hay alguna pista más que podamos saber sobre el disco o todavía es todo un misterio?

Pues mira, el disco llevamos ya dos años produciéndolo. Está siendo un proceso muy largo y muy cuidadoso, y lo estamos disfrutando mucho también. Ya lo tenemos casi terminado, estará formado por nueve temas, cada uno de su padre y de su madre. De hecho, hay alguna canción que tengo ganas de publicar, porque no sé muy bien qué impresión va a generar, pero sé que no dejará indiferente. Esperamos que pueda ver la luz a principios del año que viene, ya estamos planificando cómo lanzarlo y estamos ya ultimando flecos. ¡Tengo unas ganas que ni te imaginas!

Hablas del eclecticismo de este nuevo trabajo y lo siguiente que me gustaría saber es, ¿cómo ha sido trabajar con tantos sonidos diferentes?

La verdad es que hay algunos temas de este disco que tienen bastante tiempo. Son canciones que he ido haciendo desde hace tres años para acá. Luego, poco a poco he ido incorporando nuevos sonidos, precisamente al descubrir a todos estos artistas australianos y, bueno, de las popias influencias previas que tenía: y es que a mí siempre me ha gustado escuchar mucha música de habla inglesa, de la trama del trip-hop. Y escuchando todas estas bandas y géneros, he ido incorporando diferentes influencias a mis canciones. Me encanta fusionar cosas. Aunque sí que me he preocupado precisamente por todo este gran abanico de posibilidades: del rock, al R&B, pasando por el world music. Había veces que sentía que no iba a encontrar como mi propio sonido. Pero hemos conseguido que, a pesar de ser temas tan diferentes, todos ellos tengan una identidad. Y estoy muy orgulloso.

Con toda la situación que estamos viviendo, quizás hablar sobre el futuro más allá del disco es arriesgado. Pero, ¿tienes próximos pasos en mente?

Con el tema del COVID, ojalá pudiese plantear pasos que supiera con certeza que saldrían adelante. Pero sí que es verdad que a mí me gusta ir como un poco al día. El disco está llevando mucho tiempo, le estamos poniendo mucho cariño. Y quiero darle el recibimiento y la repercusión que se merece. Así que en realidad, ahora no quiero pensar más allá de eso, y ya iremos viendo. No quiero pensar más allá de lo inminente, que será el videoclip de «Madly Love» y que es una pasada de vídeo, aunque igual no queda muy bien que lo diga yo [risas].

Ahora que estamos cerrando este horrible capítulo llamado 2020, me gustaría saber dos cosas. ¿Cuál dirías que ha sido tu mayor aprendizaje de este año?, ¿y cuál es tu deseo para 2021?

2020 me ha servido para corroborar que tienes que centrarte en el día a día y darle valor a lo que tienes y en lo que estás currando, porque pensar más allá de manera excesiva, te puede sorprender, para bien o para mal. De hecho, yo en febrero estaba planificando toda la gira, hasta el mes de agosto. Y pasó todo lo que pasó, y pensé: «tenía todos estos planes, y ¿ahora qué?». Así que no me quedó otra que aprender a vivir día a día, y a centrarme en lo que estaba haciendo en ese momento, dando el 100% de mí siempre y sabiendo que vería el fruto de ello, pero sin la ansiedad de querer saber cuándo.

Para 2021, lo único cruzar dedos para que se pueda volver a una normalidad relativa y para que nos den cancha y podamos tocar. Porque yo estoy deseando poder subirme a un escenario. De hecho, este verano pudimos organizar una pequeña gira por el norte: fueron nada, cuatro o cinco conciertos, pero nos dieron la vida. Así que a ver si el próximo año podemos sacar el disco y hacer una gira larga y en condiciones.

¿Qué canción identifica mejor el momento en el que estás y por qué? Puede ser una de las dos que hemos escuchado de QARA u otra.

Pues te diría la de «Madly Love», precisamente porque llevamos un mes enfocados en el vídeo, entre rodaje, edición y demás trabajo de postproducción. Justo por eso, se está convirtiendo en mi himno. Además, a la gente le está gustando mucho, lo cual es una auténtica pasada. Así que no te puedo engañar, me quedaría con esa. También tengo muchas ganas de mostrar el vídeo, porque define de manera muy visual el concepto del tema y, por supuesto, del proyecto de QARA. Creo que es bastante impactante.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

¿La mayor locura que he cometido por la música? Pues quizás, lanzarme con mi proyecto en solitario, que es este. Y es que siempre he estado acompañado en bandas: estuve de guitarrista en Antogravity, también estuve de batería en Skylines. Así que, de alguna forma, dar ese paso de lanzarme en solitario, me ha dado miedo. Igual que también me acojonaba el desprenderme de todas estas corazas y hablar sin tapujos de todo lo que ahora hablo en mis canciones. Por eso digo, que el hecho de haber emprendido con QARA y el estar apostando por ello, es una gran locura. Luego he hecho capulladas, claro [risas]. Pero esa fue la más grande.

También podría interesarte