Pájaro Sunrise: «Mis canciones son como una amalgama de recuerdos»

Tras el lanzamiento de sus temas «Barcelona» y «Madrid», hablamos con Yuri Méndez, que es quien se esconce tras el fantástico proyecto de Pájaro Sunrise

Su música es el combo perfecto entre el inglés y el español. Su música atraviesa otras artes hasta llegar al cine o a la televisión. Su música es la unión indisoluble entre Yuri Méndez, él; y Pájaro Sunrise, su proyecto. Hace unos días nos adentramos aún más si cabe en el particular universo de este artista, que ha lanzado recientemente sus dos nuevos temas: «Barcelona» y «Madrid». Andéntrate tú también, leyendo la entrevista que le hicimos.

¿Cómo surgen estas dos nuevas canciones , «Madrid» y «Barcelona»?

Pues cada una de ellas surge de una forma. Sí que es verdad que desde hace un tiempo tengo la idea de dejar de hacer canciones en inglés, como todas las de Pájaro, para comenzar a escribir temas en español, por tener opción también de estar aquí y entrar en radios, además de porque es algo que me gusta. Entonces, el año pasado me atreví con ello. Ya durante el confinamiento, me puse a grabar algunas de las canciones. Y hubo un día que, haciendo otras cosas, me acordé de que tenía la canción de «Barcelona» en el ordenador y decidí sacarla, con su respectivo videoclip. Para ello, pedí a la gente que me enviaran fragmentos de vídeo desde sus casas. La saqué justo en este momento porque era una situación extraña y me pareció buena idea, en vez de esperar a tener un disco.

Respecto a «Madrid», este tema forma parte de la banda sonora de una película que se llama «El arte de volver», de Pedro Collantes, que se estrenó hace apenas unas semanas. De hecho, la canción tiene mucho que ver con la temática. Además, me pareció buena idea sacarla ahora al hilo del film, que estaba en el Festival de Cine de Venecia; y porque seguía mucho con la tónica de mis temas, del hecho de usar lugares como inspiración. «Madrid» habla de la ciudad, pero también puede hablar de una persona.

Precisamente quería preguntarte si estas dos ciudades tenían alguna simbología para ti y si escucharíamos alguna canción más en esta línea.

No me gusta mucho interpretar las canciones ni darles una explicación concreta, porque si no no las escribiría. Para mí son como una amalgama de recuerdos, ambientados tanto en la ciudad como de personas que han estado allí o de cosas que me han sucedido en el lugar. Aunque la ciudad es el hilo conductor, lo que intento trasladar son mis propias sensaciones sobre Madrid o sobre Barcelona.

Comentabas que «Madrid» forma parte de la banda sonora de «El arte de volver». ¿Cómo has vivido el hecho de que contaran contigo para ello?

Lo he vivido bien (risas). En realidad, ha sido la segunda película para la que he hecho una banda sonora entera. Y es que, además de tocar con Pájaro Sunrise o de producir, a lo que dedico la mayor parte del tiempo es a hacer música para publicidad o cosas de televisión. Así que en este caso no está muy lejos de eso, salvo por el gusto de hacerlo y por el cariño invertido en el proyecto por parte de Pedro Collantes y por parte de todo el equipo de la película. La verdad es que fue muy halagador participar, porque la música es algo que importa mucho. También es cierto que supone una gran responsabilidad, pero me gusta mucho. Hacer bandas sonoras no lo veo como algo ajeno, es algo a lo que me dedico desde hace mucho tiempo, así que trabajo con mucho placer.

¿Cómo es el proceso de creación y composición de las canciones de Pájaro Sunrise?

En realidad no hay ningún método, depende mucho de las épocas. Es cierto que al principio, era muy sencillo, porque cogía una guitarra y me ponía a tocar, hasta que encontraba algo que me gustaba y seguía por ese camino. Así hasta que me he ido acostumbrando, que he ido tocando otros instrumentos o que he ido experimentando con otros sonidos, ha variado. Si me pilla en un momento en el que estoy obsesionado con las cajas de ritmos, probablemente termine montando canciones encima de ellas. Creo que necesito que vaya cambiando la forma de componer, para no aburrirme. Para mí tiene mucho de juego y al final, se trata de montar y desmontar las piezas de diferentes formas.

¿Y cómo ha evolucionado Pájaro Sunrise desde su primer trabajo en 2006 hasta ahora?

La pregunta es más difícil de lo que parece (risas). Hay algo muy distinto y es que cuando nació Pájaro, empecé con Pepe López. Entonces hay una parte de las canciones que hacíamos entre los dos, además de que cualquier cosa, teníamos que consensuarlas. Sin embargo, poco después continué yo solo con el proyecto, más allá de las colaboraciones en paralelo que pudiera tener. Ya solo dependía de mí qué sí y qué no entraba en los siguientes discos. Algo debería haber aprendido algo desde entonces, porque han pasado muchos años. Pero creo que lo esencial permanece intacto. Es una sensación que, comentándola con amigos, a todos nos pasa, y es que el tiempo pasa por ti, porque pasa, pero tú te sientes igual. Por eso digo que para mí es el mismo proceso y como te comentaba, es como jugar a un mismo juego, pero cambiando las piezas, experimentando. Pero no sé hasta qué punto hay más cambio que el cambio natural de los años. Y es que, al final, la música también cambia y me he ido moviendo un poco al son de eso.

¿Cuáles serán los próximos pasos de Pájaro Sunrise?, ¿podremos escuchar algo nuevo próximamente?

Pues no tengo ni idea de lo que voy a hacer. Sí que habrá canciones nuevas, ya que mi idea este año es escribir y grabar. Sí que voy teniendo cosas, lo que no sé es qué pasará y qué podré hacer tal cual está la cosa por culpa de la pandemia, ya que hay todavía mucha incertidumbre con el tema de los conciertos. Por eso no veo mucho sentido a hacer un plan, si no sabemos lo que podremos hacer ni cuando. Así que mi idea hace un mes, que puede cambiar el mes que viene, era seguir haciendo canciones sueltas sin mucho plan. También creo que eso es un poco lo de menos, también por cómo veía el panorama independiente previamente a la pandemia: al final, da igual que vayas sacando singles sueltos o que publiques un disco. Si ocurren las cosas que tienen que ocurrir para que lleguen al público, seguirán su propio camino. Todo lo demás es independiente. Por eso yo prefiero dejarme llevar y no me preocupa nada.

¿Qué canción de Pájaro Sunrise identifica mejor el momento en el que estás y por qué?

No sé si define el momento en el que estoy yo, pero hay una canción que se llama «This Vision». Es una canción oscura que habla sobre cosas que se terminan y sobre el no saber qué viene después. No estoy en ese momento del todo, porque no me siento oscuro, pero sí que veo oscuro el panorama, que está plagado de incertidumbre.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

¿Por la música? Probablemente invertir toda mi vida (risas). Hubo un momento con 21 o 22 años, que decidí que quería tocar y prácticamente no sabía hacerlo (risas). Pero dejé de estudiar, me marché de León, que es donde nací, y me fui a Madrid sin conocer a nadie. Solo sabía que quería dedicarme a la música. Al final salió bien, pero en ese momento fue una auténtica locura.

También podría interesarte