Javi Herrero: «A nivel compositivo, VI es el mejor trabajo de Zenobia»

Tras tener que esperar unos meses más para disfrutar de su nuevo álbum, Zenobia están de vuelta con su increíble «VI», del cual hemos hablado con ellos

Los descubrimos casi por casualidad hace unos tres años, poco tiempo si te pones a pensar. Pero es que tantos sus temas como sus directos te absorben de tal manera, que ya es imposible salir de su órbita. Hablamos de Zenobia, quienes hacen apenas unos días publicaron su sexto trabajo de estudio, «VI». Al hilo de este lanzamiento, hablamos con Javi Herrero (batería de la banda) y esto es lo que nos contó.

¿Cómo surge el concepto de este nuevo disco, de «VI»?

El concepto fue rápido y conciso. La verdad es que no pensábamos acabar el año pasado tal cual acabamos: con la escisión o más bien, con la decisión de no seguir contando con uno de los miembros de la banda. Así que, tras eso, nos sentamos para valorar qué componentes podían interesarnos, se les preguntó a ver si querían formar parte del grupo, dijeron que sí y a partir de ahí, comenzamos a trabajar. Es cierto que teníamos ya algunas canciones, pero se desecharon. Lo primero porque era la forma de componer de Víctor de Andrés, nuestro antiguo guitarrista; y luego, porque como él ya no estaba en la banda, no tenía sentido. Aún así, no consideramos que fuera un trabajo perdido, porque siempre se aprenden cosas.

Nos pusimos al lío en diciembre y queríamos publicarlo en abril, ya que queríamos cumplir las fechas. Así que fue un proceso rápido. Pensado y trabajado, pero rápido. Y lo cierto es que fluyó muy bien: había muchas ganas, fueron llegando muy buenas ideas y, además, el trabajo con los nuevos miembros fue genial. Eso sí, cambió todo el concepto que teníamos inicialmente: el otro iba a ser casi casi conceptual e iba a seguir una única temática, mientras que este ha terminado siendo diferente, siendo cada canción de un estilo.

En este sentido, ¿cómo ha sido todo el proceso creativo y compositivo de «VI», teniendo en cuenta todos los cambios en la formación?

Pues por un lado, Mario venía trabajando con Jorge en Berceo, su proyecto en solitario. Con ello, quiero decir que es una persona activa dentro de la música. Por su parte, Marcos también venía de otra banda y era asistente en nuestros conciertos y, además, era guitarrista en una banda de covers. Los dos son gente acostumbrada a crear música y a estar en contacto con ella, lo cual ha ayudado mucho a la hora de crear. Luego está Ernesto, nuestro teclista, que está todo el día activado, nunca se quita la pila de crear y, además, está metido en un montón de proyectos. Así que, la verdad, que estábamos abiertos completamente a crear y, encima, cargados de esa energía que te da contar con nuevos miembros en la banda. En definitiva, el proceso de creación ha sido rápido y mucho más fácil de lo que yo me esperaba. De hecho, creo que a nivel compositivo, ha sido el mejor álbum que hemos hecho hasta la fecha.

¿Y cómo habéis vivido el tener que retrasar la salida del disco? Porque estaba fijada para el mes de abril.

Pues ha sido bastante angustioso, porque nosotros teníamos ya todo preparado, habíamos conseguido cumplir fechas, lanzamos una canción, hicimos un videoclip, estuvimos Marcos, Jorge y yo una semana antes haciendo promo. Y cuando quedaba ya muy poco, nos confinaron. Evidentemente, todas las fechas empezaron a caer conforme se iba alargando el confinamiento. Así que fue complicado. ¿Lo bueno? Que en Zenobia no dejamos de reinventarnos y nos inventamos ese documental que hemos ido haciendo por partes, en el que rescatamos imágenes y vídeos de cómo se fue concibiendo el disco. Creo que hicimos una cosa muy bonita y muy interesante, todo para que los fans no fueran perdiendo esa ilusión. También aprovechamos para grabar «Vuelve» con los nuevos componentes, lo que supuso un poco un lavado de cara. Y con todo ello, hemos ido pasando un poco todo el tema del confinamiento. Así hasta ahora, que fijamos nueva fecha para el lanzamiento del disco.

¿Cómo ha sido la acogida por parte del público, teniendo en cuenta que también han tenido todos estos meses de preparación con el documental?

Pues sí que nos escribía gente diciendo que andaban con un poco de miedo, por las expectativas que se fueron generando, porque no sabían qué se terminarían encontrando. Nosotros, como banda, sí que creemos que es el mejor disco que hemos hecho hasta ahora, esa es un poco la finalidad, trabajar por conseguir eso. Y eso precisamente es lo que veníamos comentando en los documentales: «es el mejor disco, te va a gustar». Entonces claro, estábamos vendiendo una moto que a los fans les generaba cierto recelo, cierto pensamiento de «¿será lo que siempre se dice o de verdad será el mejor disco?». Pero una vez «VI» fuera, a las críticas me remito, ya que están siendo todas demoledoras en ese sentido. Todas coinciden en que es un trabajo súper variado y en que es el mejor a nivel compositivo. Así que estamos muy, muy contentos.

Disco variado en el que ese sello tan vuestro se sigue manteniendo. En este aspecto, ¿cómo construye Zenobia su sonido?

Yo creo que la esencia de Zenobia no se pierde, precisamente por Jorge. Si nos ponemos a diseccionar el disco, hay temas de rock, de hard rock, de heavy metal, de power metal e incluso de música electrónica. Pero entre toda esa mezcla de estilos, siempre destaca algo. Y una persona que esté acostumbrada a escuchar Zenobia, dirá: «es Zenobia». Yo creo que es lo bueno que tenemos, que mantenemos esa esencia. ¿Por qué? Quizás sea el timbre de voz de Jorge o la manera de estructurar las canciones, aunque creo que es sobre todo por lo primero, por la voz y por la manera de cantar. Eso es lo que hace que sonemos a nosotros, hagamos lo que hagamos: ya sean temas con toques más electrónicos como «Malefic Circus» o como «El Laberinto»; o más hard-rockeros como «Sin perder la pasión».

¿Cómo ha evolucionado Zenobia en estos años y cuáles han sido sus principales fuentes de inspiración a la hora de crear?

Creo que, al final, evolucionar lo ha hecho de manera individual. Como banda siempre se aprende gracias a los propios componentes. Somos conscientes de que gracias al paso de Víctor de Andrés por la banda, igual que a él le ha venido de puta madre porque ha afianzado y crecido el público que ya tenía, nosotros hemos podido llegar a toda la gente que ya lo seguía a él.

En definitiva, en Zenobia hemos aprendido, crecido y evolucionado gracias al equipo que nos ha rodeado y, por supuesto, gracias al bagaje, experiencias y gustos de cada uno de nosotros. Yo no tengo ninguna duda de que a Jorge le ha venido genial haber girado con Avalanch. A mí a lo mejor, me ha venido bien bajar la dosis de la música que escucho, que es bastante cañera y centrarme en grupos más tranquilos, como pueda ser Gotthard. De Ernesto puedes aprender mucho, por toda esa capacidad creativa que tiene. Y de Mario y Marcos igual. Creo que eso, aprendes de todos y al final, tú mismo vas encontrando tu propia manera de tocar y tu estilo propio.

Con el disco ya fuera, ¿cuáles serán los próximos pasos y cómo planteáis el tema gira?

Los pasos van a ser lo que la situación nos permita. Que ojalá nos permitiera hacer conciertos, aunque es muy complicado crear una gira en estas condiciones. Hemos tenido que cancelar unos cuantos, retrasar otros tantos, así que es bastante complicado. Y ya da un poco de palo hacer promoción de X concierto en X ciudad, motivar a los fans y, justo a una semana, tener que suspenderlo. Así que, bueno, con el tema de la emergencia sanitaria, no nos queda otra que ir casi, casi al día. Es una pena. Si no, vaya, la idea en circunstancias normales, sería hacer gira de salas y estar en el mayor número de festivales posible, dando guerra [risas].

Con la situación actual que estamos viviendo, ¿qué piensas del tratamiento que se le está dando a la cultura, y especialmente a la música, con tanta cancelacón de eventos?

Yo creo que mal. A lo que es la cultura y la música rock, yo creo que mal. Hay muchas fotos por las redes en las que se ve a gente saltándose todos los protocolos y normas, por no hablar de las corridas de toros y de todas las fiestas patronales que, a pesar de las circunstancias, se están celebrando. Y aunque suene mal, deberíamos ser «o todos moros o todos cristianos». Es decir, o todos pasamos por el aro o no pasamos ninguno. No me parece bien agarrar a la gente de la música por los huevos y a otros por el cuello. No quería remitirme a las imágenes pero, el otro día por ejemplo, se pudo ver cómo en el Z! Lite de Zamora todos estaban cumpliendo todas las medidas de seguridad y el público en todo momento estuvo sentado; y justo al lado, en un teatro, había otro concierto en el que todos estaban juntos, apiñados. También pasó lo mismo con la visita de los Reyes este verano, creo que fue en Almería que todo se desbocó. La verdad es que lo veo todo muy desproporcionado. Y todo eso, sin meterme en si estoy más de acuerdo o no con lo que nos dicen que tenemos que hacer, pero lo asumo y lo hago. Ahora, quiero que todos hagan lo mismo.

¿Qué canción de Zenobia identifica mejor el momento en el que estáis y por qué?

Pues creo que «Sigo rugiendo», tanto por la manera de expresar, ya que se toca con mucha rabia, con mucha sensación y mucho rollo; como por la composición y la letra que tiene, que sigue un poco la esencia de Zenobia: y es que a pesar de las adversidades, hay que seguir luchando, hay que seguir ahí, machacando. Porque nadie te va a regalar nada.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

¡Uf! No sé qué habrán hecho los demás…yo he pasado días sin dormir y sin descansar, porque he estado obsesionado por poder ir a un concierto, por poder ir a ensayar. Privarme de muchas cosas por conseguir un equipo que sonase mejor o incluso aprender cosas nuevas por y para la música. Dedicar todo mi tiempo libre a la música. Aunque la mayor locura personal, ha sido la de coger un avión y tirarme horas y horas de vuelo, para tocar en Latinoamérica o en Los Ángeles, por ejemplo. Nunca me habría planteado ir de turismo a esos sitios, porque me da un miedo terrible subir en avión. Pero cuando nos propusieron ir con Zenobia, ni me lo pensé. Ahora, el miedo sigue ahí, es algo no superado, aunque lo llevo un poco mejor [risas].

También podría interesarte