Paola Pinar: «La noche de San Juan fue una vía de escape y una terapia para mí»

Debutó en la primera edición del Ibaivisión: desde ese momento, Paola Pinar ha enamorado a todo el mundo con su tema «La noche de San Juan»

Conocimos a la joven zaragozana Paola Pinar hace apenas unos meses, durante este confinamiento, gracias al talent show organizado por el youtuber Ibai Llanos. «Ibaivisión» llegaba para descubrir talentos de todas las comunidades autónomas y vaya si nos los descubrió. Porque lo de Paola no es de este planeta: y es que con su primer single «La noche de San Juan», nos ha conseguido enganchar a todos. Una canción que supone el primer adelanto de su EP debut: «Mira cómo arde». Y hace unas semanas, pudimos hablar con ella: esto es lo que nos contó.

«La noche de San Juan» ha sido tu single debut, ¿cómo surge la canción?

«La noche de San Juan» la escribí después de unos meses complicados de salud, porque tuve un accidente y me rompí una vértebra. Para mí fue como una vía de escape, de hecho, la escribí pensando en el final del túnel, que llegaba justo después de la noche de San Juan, que era como la fecha en la que me quitaban la prótesis que llevé durante dos meses. Y es eso, la escribí a modo de terapia, para concienciarme de que ya no quedaba nada para el final.

Además, este tema es adelanto del que será tu EP debut, «Mira como arde». ¿Qué simbolismo tiene el fuego? Porque parece un tema recurrente.

Pues la verdad es que lo que quería hacer es dar una imagen de lo que yo soy y de lo que hago: eso es lo que he intentado un poco con todas las canciones, que tanto la letra como el sonido hablen de mí y me definan. Y en este caso, el fuego siempre me ha encantado y representado. Forma parte de mi imaginario y siempre recurro a él para hacer metáforas, para expresar mis sentimientos. Al final, es un hilo conductor entre las canciones y el mensaje que quiero transmitir.

¿Cómo ha sido todo el proceso creativo y compositivo del EP?

Yo me pongo a escribir cuando me viene algo a la cabeza: cojo papel y lápiz y lo plasmo, y con la guitarra le pongo música. Y este EP ha sido producto de varios años de trabajo y composición. Así que todo este proceso creativo ha sido muy espaciado en el tiempo.

¿Y cómo ha sido todo el proceso de búsqueda de tu propio sonido? Y en este sentido, ¿quiénes son tus referentes?

Yo tenía claro que sería como un sonido fuerte, que contrarrestara con mi voz, que es más dulce. En todo este proceso, tenía referencias como Supersubmarina, Leiva, Zahara, porque consiguen justo lo que yo quería. Y es que me gusta mucho cuando la música intensa se contrarresta con una voz más suave o dulce. Me gustaba el efecto que se genera y es lo que yo quería. Partiendo de esta base, me puse a trabajar con mi productor. Sí que es verdad que al principio, casi todo el mundo me decía que yo no tenía una voz para hacer rock, que la tenía para hacer pop, con música más tranquilita. Pero yo quería otra cosa. Justo conocí a Gerard, mi productor, conectamos muy rápido y él enseguida entendió lo que quería y necesitaba hacer. Y la verdad es que con él, fue todo mucho más fácil.

¿Cómo fue trabajar con él, con Gerard?

Pues muy fácil. Estuvimos dos meses trabajando en ello, aunque son solo cinco temas. Hemos invertido mucho esfuerzo, muchas horas, mucha dedicación, porque al final es un primera trabajo, una primera carta de presentación y los dos queríamos que saliera algo chulo de aquí. El proceso fue muy guay, porque Gerard es la caña: más que un productor, es un amigo.

También quería preguntarte: ¿cómo fue la experiencia de participar en la primera edición de Ibaivisión y qué supuso para ti ganar?

Fue todo muy rápido, fueron dos semanas o incluso menos desde que comenzó a moverse todo en Twitter. Y lo cierto es que fue muy guay, porque al final, estos concursos son muy complicados de ganar: todo el mundo se suma, se graba desde casa y lo sube a internet. Y claro, había gente buenísima, con un talentazo. Yo he participado en algún concurso de este tipo, nunca he tenido tanta suerte y lo veía muy complicado. Así que a Ibaivisión me apunté, pensando que por participar no perdería nada, pero poco más, no tenía muchas más perspectivas. Pasé como la primera ronda y llegamos a la gala, en la que tuve mogollón de problemas técnicos y lo pasé fatal. Se me quedó la espinita clavada de no haber podido hacerlo bien y no haber tenido los medios adecuados. Aún así, tuvimos la suerte de que el público podía escuchar nuestra canción a través de las plataformas. Y al final, sí que pude cantarla mejor, aunque fuera con el móvil, tirando de datos y sin cascos ni nada. Así que bien, pude quitarme esa espinita.

De hecho, uno de los premios de este Ibaivisión era tener la oportunidad de grabar single y videoclip con Sony. ¿Qué supuso para ti?

Pues es una oportunidad increíble y más nosotros, que estamos empezando. Este tipo de cosas nos ayudan un montón, porque en este punto, solo tenemos el apoyo de familiares y amigos, y los recursos que tenemos están bastante limitados. Así que, de repente, tener el apoyo de una major como Sony, a nivel de medios y repercusión es una locura.

¿Cómo ha afectado el confinamiento al proyecto de Paola Pinar y, ahora que estamos en medio de la nueva normalidad, cuáles serán tus próximos pasos?

A nivel musical, he aprovechado para terminar cosas que ya tenía: para sentarme, mirar qué faltaba y darle un empujón. Aunque a nivel de composición, no han sido los meses más fructíferos, porque al final escribes sobre lo que vives y estando confinados, vives poco porque estás encerrado y te pasan pocas cosas, vives al día. Inspiración poca, pero mucho trabajo.

¿Qué canción identifica mejor el momento en el que estás y por qué?

Ostras, pues tengo un problema. Siempre que me preguntan estas cosas, como: «¿qué canción o qué película eres?», nunca sé qué responder. Y es que tengo mala memoria y me cuesta mucho que me vengan a la cabeza. Pero quizás, diría «El Frío» de Zahara. Pero ya te digo, que soy malísima con estas preguntas [risas].

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Pues yo creo que producor y trabajar en mi disco. Pero ya te digo que primero, para poder llevarlo a cabo, tuve que hacer el crowdfunding e ir tirando de lo que tenía guardado. Fue como lanzarse de lleno a la piscina. Y es que los inicios siempre son duros y requieren una inversión muy grande. Y si vives sola, tienes gastos y tienes que invertir en tu música, todo con un sueldo microscópico…pues es complicado. Pero si no lo intentas, nunca sabrás si funcionará o no.

También podría interesarte