In Materia: «Infinito Tripular es un viaje hacia nuestro propio conocimiento»

Diez años desde que In Materia comenzaran su aventura y ahora presentan su proyecto, «Infinito Tripular», álbum que invita a conocer nuestra cara más oculta

Los conocimos hace unos meses gracias al proyecto que iniciamos de Píldoras Encadenadas, aunque llevan haciendo ruido mucho tiempo atrás. Ya han pasado diez años desde que In Materia comenzaran su gran aventura y ahora nos presentan su último gran proyecto: «Infinito Tripular». Un álbum que nos invita a conocer mejor nuestra cara más oculta. Sobre todo ello, hablamos hace algunos días con Javier Mateo, batería de la formación.

¿Cómo surge el concepto de este último álbum, «Infinito Tripular»?

A nivel musical, nosotros llevábamos tiempo inmersos en la búsqueda de un sonido propio que, a la vez, llegara a las grandes masas, al gran público. Toda esa búsqueda nos metió de lleno en una especie de viaje, que es un poco una analogía personal también. Así que «Infinito Tripular» viene a ser un viaje infinito hacia nuestro propio conocimiento, un viaje que no termina nunca, el de conocernos mejor y ahondar más en nosotros mismos. Algo que va ligado a nuestra música, ya que nosotros también estamos en constante búsqueda: de sonoridades, de cómo sentirnos más cómodos con lo que hacemos, de cómo llegar más a la gente. De ahí un poco nuestro nuevo álbum, como de una mismo tripulación en un viaje infinito, que no termina nunca.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo del álbum, y también, cómo fue la búsqueda de ese sonido propio?

Realmente, el disco supone un inicio y un fin en sí mismo. Lo que es la búsqueda de nuestra sonoridad viene de mucho tiempo atrás, lo que pasa es que en «Infinito Tripular» empezamos a incorporar nuevos elementos: samplers un poco tradicionales; apostamos por un estudio como lo es PKO de Madrid para conseguir un sonido de banda gordo, en el que también ayudó mucho nuestro productor Raúl Quilez, con el que llevamos trabajando mucho tiempo y que es un genio. Así que, bueno, la búsqueda del sonido no es solo en este disco, viene de mucho tiempo atrás. Aunque este álbum es la culminación de una sonoridad con la que nos sentimos totalmente cómodos. Y así lo vemos en la respuesta de la gente. Así que estamos super contentos porque hemos encontrado el equilibrio perfecto entre la búsqueda, la sonoridad, la armonía, la estructura, y al mismo tiempo, una sencillez que hace que el público se enganche.

Ahora que hablas del público, ¿cómo ha sido la acogida del disco por su parte?

Pues está siendo muy, muy buena. Nosotros sabíamos que teníamos entre manos un producto realmente importante, en cuanto a calidad de las canciones y en cuanto a sonido, que nos parecen brutales. Teníamos mucha confianza, lo que pasa es que sí que es verdad que hasta que la gente no te da ese feedback, no lo sabes cierto y te quedas con la sensación de, ¿es nuestra percepción o realmente este trabajo va a causar ese efecto? Pero efectivamente lo ha causado, porque la respuesta que estamos obteniendo es espectacular y se nos están abriendo muchas puertas. Creemos que hemos dado con una fórmula que resulta muy sugerente, diferente y actual, tanto para el público general como para el profesional, como medios o salas.

Tras haber hablado un poco del sonido de In Materia, me gustaría saber ahora sobre la importancia de las letras de las canciones, de la necesidad de que te cuenten una historia. 

Pues la verdad es que tienen mucha importancia y es otra de las cosas en las que pensamos que hemos evolucionado mucho en este disco. Antes, nuestras letras habían sido un poco más enigmáticas y en este disco, intentando mantener nuestro lenguaje, queríamos acercarnos aún más a lo que una persona pueda sentir en un momento determinado. Ya no habla tanto de cosas tan personales, si no de temas que pueden preocupar a cualquier persona. Tampoco es que sean historias como tal, son más bien reflexiones. En este sentido, creemos que hemos dado un gran paso.

Recientemente, ha visto la luz vuestro videoclip de «Luna 3». ¿Cómo surge la idea y cómo ha sido la experiencia de grabarlo desde casa?

La verdad es que el videoclip está gustando mucho, porque es muy curioso y es que surge un poco al hilo de la canción. «Luna 3» ofrece una imagen muy sincera sobre diferentes decisiones desafortunadas que todos cometemos a lo largo de nuestra vida, lo cual está también relacionado con conocerte a ti mismo, quedando ligado de nuevo a nuestro «Infinito Tripular». Todos tenemos una parte que ni los demás ni nosotros mismos conocemos y «Luna 3» propone ese viaje a nuestro interior y a conocernos mejor. ¿Por qué «Luna 3»? Porque fue el nombre que tuvo la primera sonda soviética que, a finales de los 60, consiguió fotografiar la cara oculta de la luna. Un concepto que define muy bien lo que nosotros queremos trasladar. Y lo que quisimos reflejar en el videoclip, que tiene una estética muy de las series de los 80. Un clip que hace que toda esta mezcla dé lugar a esta historia. Como anécdota, contar que el protagonista principal es mi padre y lo grabamos durante las últimas fases del confinamiento. Evidentemente, con los recursos limitados que teníamos, porque no teníamos opción de viajar para juntarnos con nadie. Y aunque la historia es un poco surrealista, viene a representar este viaje a lo oculto de nosotros. Así que estamos muy, muy contentos.

Un videoclip casero en el que. aún así, se cuida mucho la imagen. ¿Qué importancia tiene esta para In Materia y como complemento de su música?

Para nosotros es fundamental y es que, al final, somos artistas. La música es a lo que nos dedicamos, pero la estética que rodea el proyecto, puede llegar a ser igual de importante que las canciones. Al final, cuando estás ofreciendo un material al público, estás creando una experiencia en la que todos los sentidos están relacionados. Por eso, nosotros intentamos cuidar mucho la estética, desde las imágenes que compartimos, hasta los videoclips. Decir que no es algo buscado, ya que para nosotros, el arte viene a ser un todo.

Ahora que estamos empezando a ver la luz después de tres meses en casa, ¿cuáles serán los próximos pasos de In Materia?

Durante el confinamiento, la verdad es que no hemos parado [risas]. Hemos preparado el formato acústico, el videoclip, las redes sociales, componer nuevos temas. Al final, ¿cuáles serán esos próximos pasos? Pues darle continuidad a todo eso. Por el momento, hemos podido reunirnos de nuevo en el local y retomar los ensayos, lo cual ha sido emocionante. Y ahora estamos centrados en crear nuevos temas y, sobre todo, preparar una gira nacional de presentación del disco. Esa gira la teníamos bastante bien diseñada, pero desafortunadamente, todo eso se nos cayó a causa del coronavirus. Así que lo que viene ahora es reiniciar todo eso, porque esto no para.

¿Qué canción de In Materia define mejor el momento en el que estáis y por qué?

Sin duda, tiene que ser una canción del último disco. Yo me quedaría con dos, que son las dos de las que hemos sacado videoclip, «Nunca más de dos» y «Luna 3».  Por un lado, ¿por qué nos quedamos con «Nunca más de dos»? Porque supuso el gran salto a otro tipo de sonido, a un sonido de banda grande, con una melodía muy reconocible y cantable. Además, es una canción mucho mensaje, ya que trata sobre el delicado tema de los abusos de menores, el cual hemos intentado tratar con el más absoluto respeto. Por otro lado, «Luna 3» también es un tema muy importante para nosotros porque introduce elementos musicales, como la caja de ritmos. Además de cómo se ha grabado el videoclip, en esta situación excepcional de confinamiento. Digamos que, a nivel musical, «Nunca más de dos» ha sido nuestro gran salto y «Luna 3» pasará a nuestro recuerdo, por la situación que estamos viviendo a día de hoy.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

La mayor locura es seguir en la música después de tantos años juntos, aguantarnos y no matarnos [risas]. Y todo por el amor a lo que hacemos. Creo que es la mayor locura y la más constante. Y es que nosotros somos un grupo de amigos, al fin y al cabo. Aunque cabe decir que el proyecto de In Materia comenzó hace cerca de diez años, sí que tocamos juntos desde hace mucho más tiempo. Y es que, que sigamos siendo una piña después de más de veinte años, me lleva a pensar que lo que nos une es la manera tan especial que tenemos de entender la música. Creo que esa, en sí misma, es la mayor locura de In Materia.

También podría interesarte