Musgö: «Open The Gate gira entorno al tema de conectar con el mundo espiritual»

Proyecto multidisciplinar donde los haya y con un sonido tan característico, capaz de envolverte: se trata de Musgö, con quien hablamos de «Open The Gate»

Proyecto multidisciplinar donde los haya y con un sonido tan característico, capaz de envolverte en su potente atmósfera. Se trata de Musgö y de su álbum debut, llamado «Open The Gate». Un universo en el que quedamos atrapadas desde el minuto 1 en el que entró en nuestras vidas. Un universo que, hoy, podemos conocer un poco mejor, gracias a la entrevista que le hicimos hace algunos días a Mar Gabarre, que es quien se esconde tras él.

¿Cómo surge el concepto del disco, de «Open The Gate»?

Pues realmente fue un proceso súper natural, porque me contactaron desde una discográfica para producir el disco, pero finalmente con ellos la cosa no cuajo y salió un poco mal. Pero bueno, eso me sirvió para sentarme por primera vez delante de todas mis canciones y para plantearme qué temas incluiría en mi disco. Justo al hacer eso, me di cuenta de que todas las composiciones que tenía hasta el momento, giran entorno a un mismo tema: el de abrir una puerta con el más allá, conectar con el mundo espiritual y ser conscientes de esa parte que tenemos en nosotras mismas. Todo ello, hablado desde diferentes puntos de vista, como el de la naturaleza o como el de las diferentes religiones y todo lo que tienen en común. Siempre me han interesado mucho todos estos temas, pero claro, hasta que no me senté para plantearme el disco, no me di cuenta de todo ello.

¿Por qué precisamente hablar de este tema?

Yo me he criado en un entorno bastante abierto, ya que mis padres son artistas y están iniciados en una filosofía muy espiritual surgida en la India. Desde pequeña me he acostumbrado a ver a mis padres meditar en casa o hablando de la naturaleza, ya que mi madre también es biológa. Siempre he sentido una conexión muy especial con todo ello: de hecho, soy médium y he tenido diferentes experiencias sobrenaturales. Así que estos termas forman parte de vida y de mi día a día.

En este sentido, ¿qué importancia tiene el mensaje de las canciones?

Pues mucho, la verdad. Aunque estas cosas salen un poco solas, yo intento que el contenido que se transmita en las canciones sea real y tenga un sentido profundo que, junto a la música formen un todo, un conjunto.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo de «Open The Gate»?

La verdad es que fue un proceso largo. Este ha sido mi primer disco y he estado componiendo durante mucho tiempo y creándolo de diferentes maneras, ya que no sigo un solo método para componer, pero sí que muchas de las canciones que escribo, surgen a partir de imágenes, de mis propias imágenes, ya que también soy artista plástica. Primero creo las imágenes que, posteriormente, adquieren una dimensión en forma de historia, en forma de letras, de canciones.

¿Y cómo ha sido la acogida de este disco por parte del público?, ¿cómo ha sido el feedback?

Pues fue muy buena, la verdad. Yo soy de Chiclana y claro, aquí hay mucho flamenco y mucho carnaval. Y cuando haces algo diferente, ya la gente te empieza a decir: «tienes que componer en castellano y hacer flamenco, si no no le va a gustar a nadie» [risas]. Claro, lo que recibía desde fuera siempre era un poco ese mensaje y, de repente, hago un disco de tripop e indie más experimental, con el que estoy recibiendo muy buena acogida y muchos mensajes positivos. Mucha gente me ha escrito diciendo: «no sé qué tipo de música has hecho, pero siento que me traspasa el alma y me está cambiando por dentro». O sea, mensajes súper profundos que me han hecho mucha ilusión. Es muy guay que la gente note esa energía que le pongo a mis canciones y a mi arte. Que yo pongo mi corazón, con cero expectativas, aunque evidentemente, creo en mi proyecto. Pero cuando desde fuera te están lanzando otro mensaje, pero aún así te arriesgas, crees en ti misma, publicas un disco en el que hay tanto de ti y que es tan transformador, y encima a la gente le llega…es una sensación muy guay.

A nivel de producción, ¿cómo fue el trabajo en Freemonk Music?

Es algo que viene de largo, porque yo participé en Got Talent y a la salida del programa, me contactaron de una diacográfica, para lanzar el disco juntos. Sin embargo, no fue lo que esperaba ya que querían que publicara un disco más comercial, con lo que no me sentía identificada. Así que decidí seguir mi camino y hacerlo de manera independiente: preparé las maquetas, producí los temas y haciendo los arreglos. Ya fue ahí cuando me mudé a Londres, lancé una campaña de crowdfunding que funcionó muy bien y, a partir de ahí, empecé a trabajar en Freemonk Music, Allí terminamos de producir todas las guías que llevaba yo ya preparadas: allí, claro, con un equipo de primer nivel y además, con Chris, que tiene una visión y una experiencia increíbles.

Tienes un sonido muy característico e incluso han llegado a decir que eres la Björk española. ¿Cómo construye Musgö todo su universo sonoro?

Objetivamente, no pienso en los sonidos cuando estoy creando. Es más bien esa sensación que te comentaba antes de ver una imagen y transformarla en un sonido: es casi más un proceso sinestésico, más que algo consciente. Yo me imagino los colores o las imágenes que quiero transmitir con la canción y en base a eso, voy creando y experimentando con los instrumentos y las herramientas digitales que tengo.

¿Qué importancia tienen otras disciplinas artísticas en el proyecto de Musgö?

Pues la importancia es total. Y es que yo estudié Bellas Artes, mis padres son artistas plásticos y desde pequeña he mostrado interés en todo ello. Además, con la música siempre he tenido claro que no quería simplemente hacer música. Mi objetivo desde que empecé a tocar, era encontrar este espacio crrativo en el que pudiera mezclar lo visual con lo sonoro. Afortunadamente, ahora lo tenemos muy fácil con todos los vídeos que podemos crear y con todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance: ahora más que nunca. imagen y sonido pueden estar muy cerca. Aunque yo desde muy pequeña sabía que quería que todo estuviera junto. Ya más adelante, cuando descubrí el teatro, me di cuenta de que también quería incorporarlo y, de hecho, en Musgö hemos creado un espectáculo al que hemos llamado cabaret holístico. Que básicamente son las historias místicas de las canciones, contadas a través del cabaret. Y es que al final, todo esto es la mezcla de teatro, lo visual y la propia música.

A pesar de la incertidumbre de estos momentos, ¿cuáles serán los próximos pasos de Musgö?

Pues intentar, dentro de lo que se pueda, hacer algunas presentaciones más y seguir haciendo lo que hemos estado haciendo, que es componer música con el corazón.

¿Qué canción de Musgö define mejor el momento en el que estás y por qué?

Buf, ¡qué difiícil! [risas]. Pues yo creo que «Hope», precisamente por el tema que trata, La canción es instrumental y no tiene letra, pero tiene como el halo de esperanza que necesitamos ahora, el impulso de que todo va a ir bien y vamos a seguir para adelante, a pesar de todo.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

¡Ostras! Pues no sé ahora mismo [risas]. Es que he cometido tantas, que no sabría hacer un top. Aunque creo qye la mayor locura es tener la confianza de arriesgarlo todo por la música.

También podría interesarte