Villanueva nos adentra en su mundo con la versión al desnudo de su tema «Gala»

Tras sorprender con su último álbum «Cuarto de Invitados», Villanueva regresa y nos gana por completo con la versión de estudio de su tema «Gala»

En tiempos difíciles, el mejor método para curar nuestras almas es, sin duda alguna, la música. Y es que en medio de toda la situación que estamos viviendo, nos ha llegado el último proyecto de nuestro querido compañero Villanueva. Ayer, primero de mayo, el artista vigués decidió mostrarnos su faceta más personal e intimista, con la publicación de la sesión de estudio «Gala», cuarto corte de su recién estrenado álbum «Cuarto de Invitados». Una canción de la que podemos disfrutar ya al desnudo, en esa fase inicial de grabación junto a Raúl de Lara. De hecho, ha sido el mismo de Lara quien ha vuelto a poner su toque de gracia, masterizando esta primer versión de la canción. La misma que, posteriormente, se ha subido a plataformas digitales.

Pero, ¿por qué escoger, precisamente, esta canción? «Gala» es una de las canciones preferidas de Villanueva, ya no solo del disco, si no de toda su carrera. Justo por eso el artista decidió publicarla tal cual, al desnudo y sin florituras de ningún tipo. De hecho, él mismo aseguraba lo siguiente: «Gala es mi canción favorita, lo sabía desde el día que la compuse y quería que tuviese vida propia, por eso, he convencido a management, productor y sello discográfico para que me dejasen publicar la primera sesión de grabación de la canción en el estudio, pocos cambios notaréis, pero haberlos haylos».

Una canción que, sin dida alguna, se plantea de lo más especial, no solo porque sea la favorita del artista, también por la compañía a la hora de darle forma. Y es que un equipo de grandes músicos ha acompañado a Villanueva en ella: Nacho Mata a la batería, Jorge Guirao (Second) a las guitarras, Edu Martínez (Sidonie) en los teclados y Ángel Herranz al bajo. Un elenco que ha completado el increíble Mario Miranda, encargado de todo el arte de «Gala»: una persona a la que el vigués está muy agradecido, por encargarse también de «su dirección espiritual».

También podría interesarte