Vienna: «Hem Trobat un Pis per a Llogar es el reflejo de nuestro día a día»

Vienna ya están aquí, más que preparados para presentarnos su EP debut, «Hem Trobat un Pis per a Llogar» y ellos mismos nos dan los detalles de este trabajo

Son uno de los grandes descubrimientos musicales de los últimos meses. Especialmente, desde que presentaran su EP debut, «Hem Trobat un Pis per a Llogar». Se trata de la banda valenciana Vienna, tras la cual se esconden dos jóvenes pero talentosos artistas: Artur y Pau. Ahora, en medio de una de las situaciones más complicadas para el mundo de la cultura en general, ellos no dejan de regalarnos su música. También dejaron que habláramos durante un momento con ellos y fue Artur quien se atrevió a resolver todas y cada una de nuestras dudas.

¿Cómo surge el concepto de «Hem Trobat un Pis per a Llogar»?

Pues fuimos componiendo las canciones y una vez creadas, no sabíamos cómo llamar al EP. Pero como sí que vimos que quedaba reflejado un poco el tema actual de dónde ir, de alquilar un piso cuando tienes ya cierta edad, pensamos que sería original poner la frase «Hem Trobat un Pîs per a Llogar» como título. Que, al final, no es más que el reflejo de lo cotidiano, de nuestro día a día.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo?

Pues la verdad es que fue muy divertido, porque Pau y yo más que compañeros de grupo, somos amigos. Entonces, bueno, yo iba teniendo las canciones, pero nada: los acordes y la letra. Y ya en base a eso, quedábamos con un colega, que tiene un estudio, e íbamos dándoles forma. Ya estructuradas, íbamos al estudio con Tono, que fue con quien grabamos. Fue muy guay, porque veías cómo iban evolucionando las canciones desde aquellos primeros acordes. Además, nos lo pasamos muy, muy bien durante este proceso.

¿Cómo ha sido la acogida del EP?

La acogida ha sido muy buena, pero porque no nos esperábamos nada de esto, la verdad. No nos habíamos creado ningún tipo de expectativa y creíamos que no tendría mucha repercusión, más allá que la de nuestras familias y amigos. La idea que teníamos era grabar el EP, porque era algo que llevábamos dentro. Pero muy bien, porque de momento parece que a la gente le está gustando mucho. Que, bueno, tampoco es que lo hayamos petado, pero nosotros estamos muy contentos [risas]. Además, hemos formado un equipo de trabajo muy bueno con Mireia y los compañeros de La Cúpula Music. Así que genial, estamos muy felices.

Antes de que viera la luz el EP, pudimos escuchar dos singles: «Tourmalet» y «Pregària». ¿Por qué estas dos canciones como adelantos?

Fue las primeras que salieron, no a la hora de la composición, si no a la hora de producirlas. Y pensamos que eran las que mejor definían la esencia de lo que es el grupo y del concepto de la música que presentábamos.

¿Qué importancia tienen las letras, el mensaje?, ¿y cómo trabajáis este aspecto?

En lo que respecta a las letras, yo hago como un esbozo, una idea general de lo que queremos hablar. Y aunque yo voy desarrollando este aspecto, Pau también va perfilando. Digamos que del tema letras me encargo más yo, porque es algo como más personal e individual, pero no dejamos de ser un equipo. Y si hay algo que a Pau no le gusta o no le encaja, enseguida me lo dice.

¿Cuáles son las principales influencias de la banda y en qué se inspira Vienna para componer?

Pues la verdad es que son influencias muy diversas. Pau tiene influencia más rock, yo más cantautor. Pero terminamos encontrando un punto medio: y es que tenemos mucha influencia, no nos escondemos, de Manel y de Els Jóvens. Es algo que se puede apreciar mucho en este EP, que también es natural porque son bandas que nos han marcado mucho y, bueno, al ser este nuestro primer trabajo, se notan especialmente.

Habéis tenido ya los primeros conciertos de presentación, tanto en Valencia como en casa, Monóvar. ¿Cómo los habéis vivido y cómo os sentisteis? 

Pues en Valencia, tocamos con Tardor, que presentaban su disco. Ese fue el primer concierto que hicimos como banda, el primero de la historia [risas]. No fue mal, pero nos sentimos como un poco desubicados, porque era una situación completamente nueva para nosotros. Pero nos sirvió como primera prueba, como primera toma de contacto. Después, tuvimos concierto en Gandía, donde hicimos un acústico muy íntimo. Fue muy bien y nos ayudó mucho a perder ese respeto a los escenarios. Luego ya fue el de Monóvar, que estuvo muy bien. Y es que vino mucha gente y nosotros ya estábamos mucho más sueltos, cómodos y seguros. Además, en este concierto ya pudimos tocar todo nuestro repertorio. Estuvo muy bien y fue muy especial, la verdad.

¿Y cómo se prepara los directos Vienna?

Pues a base de ensayos y es que llevamos desde el mes de noviembre quedando y preparándonos los que serían nuestros directos: primero a nivel mental y luego ya, a base de ensayos. Aunque lo que de verdad nos preparamos y queremos transmitir es diversión. Y es un poco así como nos preparamos. De hecho, cualquier situación o momento con los que sentíamos que no estábamos cómodos, lo terminamos eliminando. Al fin y al cabo, todo esto lo hemos hecho de forma natural y nos sentimos orgullosos de ello. Así que eso es lo que queremos transmitir y lo que queremos trasladar también en los directos.

A partir de aquí y a pesar de los momentos difíciles que estamos viviendo, ¿cuáles serán los siguientes pasos de Vienna?

Pues nuestra idea es seguir tocando en directo y llegar a cuanta más gente posible. Que sí que es verdad que Internet, redes sociales, se han convertido en armas muy potentes para darte a conocer. Pero seguimos pensando que lo que más ayuda es subirte a un escenario, que la gente te vea, le gustes y se lo vaya contando a otra gente. Así que, bueno, esa es un poco nuestra idea: tocar, tocar y tocar. Además de seguir componiendo, porque por el momento, solo tenemos cinco canciones.

¿Hay alguna nueva canción en camino o todavía no se puede avanzar mucho?

Obviamente, con cinco canciones solo, hay alguna nueva en camino, seguro. ¿Cuándo? Aún no lo sabemos [risas].

¿Qué canción de Vienna identifica mejor el momento en el que estáis y por qué?

Difícil la pregunta [risas]. Yo creo que la canción que más identifica a día de hoy Vienna es la de «És Evident», porque tiene ese vals, ese 3/4 que tanto nos gusta y tanto nos identifica. ¡Somos defensores del vals y del 3/4! Además, tiene ese punto de hablar del desamor, llevado a la despreocupación y a la alegría. Es ese punto el que queremos transmitir y es esa un poco la visión que tenemos nosotros del mundo. Tampoco hay que dejarse llevar por el pánico y tratar de verlo todo desde ese prisma objetivo y alegre.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

¿La mayor locura que hayamos cometido por la música? [risas]. Yo creo que ha sido el hecho de grabar el disco, sin un puto duro Pau y sin un puto duro yo. Todo ello, haciendo favores, trabajando en cualquier cosa para conseguir el dinero. Y, bueno, sin estar seguros de proyecto, meternos en un estudio y decir: «vamos a grabarlo y luego ya veremos». Al final, ha salido bien.

También podría interesarte