«Metrópolis» o la colisión entre los dos mundos que habitan en Siloé

Poco más de dos semanas tiene este «Metrópolis» de Siloé y nosotras hemos podido hablar con la banda para que nos desvele todos los detalles escondidos

Poco más de dos semanas de vida tiene «Metrópolis» y allá donde va, engancha. Se trata del nuevo disco de Siloé, proyecto que ya conocíamos, pero que con este álbum ha adquirido una nueva dimensión. Y es que quien estuviera al frente de el mismo, Fito Robles, ya no está solo. A este interesante viaje se ha sumado Xavi Road como DJ. Y, por supuesto, el ingeniero y productor Óscar Herrador, quizás un poco más en la sombra, pero figura igualmente importante. De esta manera, comienza una nueva era dentro de Siloé. Era de la que hablamos largo y tendido con el mismo Xavi.

¿Cómo surge el concepto de «Metrópolis»?

El proyecto venía tras dos discos previos editados, pero en este caso con Fito, Siloé, en solitario. Y aunque yo ya había colaborado previamente con él, fue a partir de este nuevo disco cuando comencé a formar parte más activa, al hacer la re-mezcla de uno tema que no se llegó a editar nunca, pero que se convirtió en el germen de lo que a día de hoy es «Metrópolis». Fue justo en ese momento cuando nos dimos cuenta de que podíamos encajar muy bien nuestros dos mundos: el mundo más cantautor y el de la producción y la música electrónica. Y, por supuesto, llevarlo al directo. Aunque, claro, para ello teníamos que encontrar algo en común, algo que nos ayudara a mostrar esa colisión. Así que, bueno, fue un poco ahí donde surge todo, con esa re-mezcla que no llegó a ver la luz y con una especie de mini-gira que realizamos conjunta, al final del tour de «La Luz». Momento en el que ya nos pusimos ya en serio a trabajar en este nuevo álbum.

¿Cómo ha sido la experiencia de comenzar a trabajar juntos Fito y tú?

Al principio fue un poco duro, porque Fito y yo venimos de mundos diferentes y de hacer carreras en solitario. Bueno, y Óscar Herrador [ingeniero y productor] también. Entonces esa búsqueda de un camino en común fue complicada y la encontramos, finalmente, a base de prueba y error. Por ejemplo, Fito estaba acostumbrado a componer a guitarra y voz; mientras que yo lo hago directamente sobre la base. Entonces, bueno, hemos respetado todos los temas tal cual han nacido, tanto los que han surgido de manera más acústica, como los que lo han hecho directamente sobre bases. Aunque también hemos buscado espacio para hacer sesiones los tres juntos: arrancábamos con una idea inicial y a partir de ahí, íbamos decidiendo, íbamos votando. Un proceso complicado, en el que la figura de Óscar como productor, ha sido muy importante, porque al final siempre viene bien tener a alguien imparcial, que te guíe y que evite que todo se desmadre. Al final, creo que hemos conseguido bastante bien lo que queríamos: hacer algo que no haríamos ninguno por separado, algo que se encuentre justo en el punto medio, entre lo acústico y lo electrónico.

¿Cómo han sido las primeras reacciones ante este nuevo «Metrópolis» y ante este cambio de registro?

La verdad es que desde el lanzamiento de los dos primeros singles, las reacciones han sido muy buenas. Sí que hubo un poco de hating, pero al final, también es normal: creemos que tiene que haberlo. Es respetable todo tipo de opiniones, claro. De hecho, a las pocas horas de ver la luz «Metrópolis», todas las estadísticas de plataformas digitales, especialmente Spotify, estaban multiplicadas por quince o por veinte. ¡Una locura! Creemos que el disco está llegando a mucha gente nueva y es un poco lo que queríamos: juntar todo el tirón que tenía Fito, con el que tenía yo. Y, por supuesto, llegar a más gente. De momento, el público está muy sorprendido, pero está yendo todo muy bien.

Ha habido cambio de estilo, pero también cambio de imagen. ¿Cómo se ha construido todo ello y qué importancia tiene la imagen para el proyecto?

Pues la verdad es que tiene muchísima importancia. En cuanto a cómo ha surgido esta nueva imagen, todo se ha dado de manera muy natural. Por poner un ejemplo, si tienes carbono por una parte y oxígeno por otra, ambos elementos por separado tienen unas propiedades; pero si los juntas, adquieren unas nuevas, completamente diferentes. Eso es un poco lo que nos ha pasado a nosotros. Nos hemos juntado y hemos querido crear un imaginario distinto, que pudiese arropar todo lo que es la música. Y es que en mi caso, además de dedicarme a la música, soy diseñador gráfico. Con lo cual, este ámbito siempre me ha gustado. Así fue como, en colaboración y gracias a la ayuda de Borja Buenafuente, que ha creado un diseño increíble con todas las ideas que le hemos dado. La verdad es que no concibo la música sin toda esta parte visual. Para mí, es un 50/50.

«Única» y «Levita y Ven» fueron los dos primeros singles de este disco, ¿por qué escogerlas?

Lo cierto es que fue más una decisión de nuestro equipo de trabajo, de Hook Ediciones. Y nosotros lo dejamos en sus manos, porque estar demasiado empapados en las canciones, te hace perder la visión. Si bien es cierto que «Única» es uno de los primeros temas que surgió. uno de los más trabajados y por el cual, nos conoció nuestro mánager Manuel Notario. Además, queríamos salir con algo muy agresivo a nivel visual y sonoro, para que la gente supiera lo que venía. Y es que, creemos que somos de los pocos proyectos que han pasado de ser un proyecto en solitario, a ser una banda. Normalmente, suele pasar al revés. Por eso queríamos que se notara tanto desde el principio. Y es que en este disco, hemos experimentado y jugado con multitud de géneros, todos ellos dentro del espectro pop: house, canción de autor, baladas. De todo un poco.

¿Cuáles son los siguientes pasos de Siloé?

Sobrevivir a la promo [risas]. La verdad es que está siendo una locura, pero lo estamos haciendo con mucho cariño. Es algo que nos encanta y, la verdad, es que no dejamos de sorprendernos de la cantidad de ventanas que nos está abriendo este «Metrópolis». Tras la promo, por supuesto, presentar el disco en diferentes salas: y es que hasta verano, no vamos a dejar de rodar por diferentes ciudades de España. Ya con el verano, arrancaremos con el periodo de festivales. Y ya a la vuelta, en otoño, regresaremos a las salas. Pero, de momento, hasta ahí podemos leer. Se huele por ahí alguna posible salida de España, pero todavía es algo muy embrionario y no se puede decir nada.

¿Qué canción de Siloé representa mejor el momento en el que estáis?, ¿por qué?

Creo que la canción es «Como me quieres tú», canción de este último disco. Y es que creo que une muy bien el mundo del cantautor, porque tiene una letra muy costumbrista, que cualquier persona puede entender; pero con una base muy future base, mezclada con una especie de coros como gregorianos. También podría ser «Sigo pensando en ti», que es mucho más bailable, pero que define muy bien hacia dónde nos gustaría encaminarnos.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

Pues publicar este disco, creo yo [risas]. Porque hemos dejado todos nuestros trabajos, hemos pedido un crédito y nos hemos dicho a nosotros mismos: «o todo o nada». Nos hemos decidido a hacer una sola cosa y hacerla bien. Y creo que la gente también lo está percibiendo de esta manera, ya no solo a nivel musical, también a nivel visual y de directo.

También podría interesarte