«Préndelo Otra Vez» de El Último Mono o el método para huir de la rutina

«Préndelo Otra Vez» ha visto la luz y este sábado tendrá su gran puesta de largo en Barcelona: de ahí que quisiéramos charlar con sus creadores, El Último Mono

Han sido un gran descubrimiento para nosotras: El Último Mono ya están aquí, pisando fuerte, demostrando que llegan para quedarse. Y lo han hecho con un nuevo trabajo bajo el brazo: bajo el título de «Préndelo Otra Vez», los barceloneses inician un meteórico viaje, que los hará recorrer rincones insospechados. Aunque por lo pronto, estarán este mismo sábado 29 de febrero en el Diobar de Barcelona, iniciando así su ansiada gira. Aprovechando este momento tan especial, pudimos charlar con ellos. Mucha atención a lo que nos contaron Sergio Ruiz (vocalista y guitarra rítmica), David Hernández (bajo) y Jordi Morales (guitarra solista).

¿Cómo surge el concepto de este disco, de «Préndelo Otra Vez»?

S. Pues todo vino hilado, a raíz de que comenzaramos a escribir las letras y crear en sí las canciones: vino todo muy rodado y, de repente, llegó como el leitmotiv del álbum, que es un poco como el hecho de estar encajonados en la rutina, absorbidos por el trabajo, con muy poco tiempo para dedicarnos a nosotros mismos y el utilizar la música como para intentar escapar, intentar romper con todo ello.

En esta línea, no sé si hay también un poco de simbolismo entre las canciones, el título del álbum, todo el arte en sí del disco. 

S. Sí, era algo que quisimos que estuviera muy bien atado y que tuviera un sentido, lo cual ya ha supuesto un cambio respecto al disco anterior. A nivel de diseño, procuramos cuidar mucho el simbolismo: la mano es como que nos representa a nosotros, luego hay planetas de colores diferentes por cada canción que, a su vez, giran alrededor de nosotros y, finalmente, la llama para quemar todo ello. Además, cada tema tiene una imagen, representando de una manera más abstracta lo que significa.

El disco acaba de ver la luz (llegó a nuestras vidas el viernes 21 de febrero), ¿cómo os sentís?

J. Cuando sale algo, ya sea un disco o una canción, nos sentimos felices. Porque al final, es un material en el que has invertido tiempo y trabajo. Hemos estado cerca de un año batallando, haciendo, rehaciendo, que si te enfadas porque no te salen las cosas, que si no te enfadas. Y, de repente, llega el día en el que ya lo puedes enseñar…sobre todo es eso, el poder enseñarlo. A mí, personalmente, es lo que más me gusta.

S. Yo estoy impaciente, porque lleva mucho tiempo grabado y en las redes sociales, solo puedes enseñar una pequeña parte y la gente te va preguntando: «¿cuándo sale, cuándo sale?». Pero entre que cerramos el tema del videoclip, del diseño, de todo, se va alargando. Y ahora está aquí, pero está aquí a medias porque en Spotify no lo pudimos lanzar a la vez que en el resto de plataformas, tuvimos problemas técnicos y saldrá en los próximos días.

¿Cómo han sido las primeras reacciones?

D. Pues muy bien, ya nos han empezado a llegar los primeros artículos y las primeras reseñas.

J. Es muy curioso y me llama la atención que analicen tanto y tan profundo todas las canciones y que, de una manera u otra, nos vayan sacando ciertas comparaciones con otros artistas o bandas.

D. Están muy guays, porque al final te van dando otro punto de vista que no tenías o que no esperabas, porque claro, tú ya estás acostumbrado o viciado a tocar tus canciones.

S. Luego, claro, familiares y amigos siempre te apoyan y lo hacen de manera incondicional, esté mejor o peor el disco [risas]. Pero también gusta, te reconforta. También especialmente cuando te llegan este tipo de comentarios de gente que no suele escuchar este estilo de música y considera que has pegado un salto cualitativo. Es algo que llena.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo de este trabajo?

J. Normalmente, casi siempre improvisamos en el local: sacamos algún riff o algunos acordes, o decidimos encaminarnos hacia algún género concreto. Y a partir de ahí, vamos construyendo todo lo que es la melodía; mientras que Sergio se encarga más de lo que son las letras. Al final, tratamos de estar todos lo más implicados posible en todo lo que es la creación. Aunque sí que es verdad que nuestro productor tiene un papel importantísimo en el proceso, porque es él quien separa el grano de la paja, es quien nos da esa visión externa.

D. Al final, su figura es importante porque nos da otra visión, completamente externa. Igual que lo está haciendo el público ahora con el disco, él lo ha hecho en la fase de producción.

¿Y cómo crea El Último Mono su sonido tan particular?

S. Yo creo que a partir de referencias. Normalmente, eso de sentarnos y decir: «vamos a componer», nunca funciona. Así que preferimos optar por poner las canciones que, en ese momento de juntarnos, nos inspiran por X motivos. Y empezamos a fijarnos en los sonidos, comenzamos a experimentar con los pedales y con referencias sonoras. A partir de ahí, comenzamos a construir el sonido de El Último Mono, no copiando, pero sí tomando como referencia.

D. Sí, justo el punto es el encontrar ese hilo del que tirar y sobre el que construir posteriormente, la letra y el resto de elementos de la canción.

S. Es eso. Y creo que en este disco sí que hemos conseguido encontrar un sonido propio, mucho más limpio, mucho más trabajado y con muchos más elementos incorporados. Cosa que en el otro no estaban.

J. El anterior disco era como más indie, pop, nos quedamos a medias. Este tiene una dosis incorporada de rock, porque sí, porque también somos más durillos, más cañeros. Es lo que buscábamos.

¿Cómo ha sido trabajar con Edgar Beltri a la producción?

D. Ha sido como uno más de la banda: es un profesional y tiene mucho tacto, no nos ha molestado ninguno de los cambios que nos ha ido haciendo con los temas.

J. Ha sido prácticamente como El Quinto Beatle [risas].

S. Ha dado como su toque mágico: hay canciones que están prácticamente iguales a como salieron del local, pero él dio su aporte y la verdad es que se nota la mejoría y te abre la mente. Tú también tienes que abrir la mente y saber aceptar, tienes que dejar de lado el ego.

J. Anda que no me enfadaba que me quitara partes en los temas. Me enfadaba, pero lo aceptaba [risas].

S. Pero al final, dejas todo el ego de lado porque delegas y confías plenamente en esa persona. Al final, no deja de ser alguien que siempre estará ahí para todo y que está mirando por el conjunto del disco y del grupo.

¿Qué importancia tiene el mensaje de las letras para El Último Mono?

S. Pues la verdad es que somos un grupo que da mucha relevancia a la letra, para nosotros tienen prácticamente el mismo peso que la melodía. También como consumidores nos fijamos mucho: hay canciones que nos gustan mucho, pero las letras luego no nos terminan de decir nada. Así que intentamos reflejar eso en nuestros temas, queremos decir algo, queremos transmitir el mensaje que queremos, nuestros sentimientos, nuestras opiniones. Si no, no haríamos música.

D. Además, creemos que es precisamente la letra lo que hace que una canción sea más tuya, lo que hace que termines de conectar con ella y de identificarte.

J. También es verdad que al final, todo es relativo. El mensaje de las canciones varía mucho en función de quien la escuche. Lo bonito es que la gente escuche y la haga suya, que saque su propia interpretación de ella.

Ahora llega el momento de presentar «Préndelo Otra Vez» en directo y empezáis este sábado 29 en Barcelona, en casa. ¿Cómo os sentís y cómo os preparáis?

J. Yo soy un poco frío, realmente. Sí que estoy un poco con el runrún…y quizás, sí que esté un poco más cohibido.

S. Yo estoy nervioso, porque cuando juegas en casa, tienes algo más de presión. Al final, viene familia, vienen amigos y aunque no sea así, es como que les debes algo. Impone un poco. Pero tenemos ganas. Sí que es cierto que son canciones que ya hemos estado tocando, pero cuando presentas es diferente. Además, estamos empezando a probar nuevos elementos en el espectáculo y queremos saber cómo sale.

J. Lo cierto es que hemos a añadir samplers y algunas cosillas más, para que los temas se parezcan un poco más a los del disco. Y porque si, al final, nosotros estamos con las guitarras, no podemos estar centrados en lo otro. Ya lo probamos en Madrid, pero queremos ver cómo sale aquí.

Tras este concierto en Barcelona, ¿cuáles serán los siguientes pasos de El Último Mono?

S. Pues seguir defendiendo el disco en directo en diferentes ciudades. Aunque la verdad es que ya tengo algunas ideas en la cabeza y quisiera componer. Pero presentando disco nuevo y con la cabeza centrada en los directos, es un poco complicado sacar tiempo para ponerse a ello.

J. Justo este proceso de creación inicial a mí me gusta mucho: ese momento entre que surge la primera idea y la canción comienza a tomar forma. Es cuando más te permites experimentar y probar cosas nuevas.

D. También es verdad que nos gusta disfrutar de ese rato de componer todos, tranquilos. De ahí que nos guste hacerlo con calma y encontrar el momento adecuado.

¿Qué canción de El Último Mono define mejor el momento en el que estáis y por qué?

J. Por el tema letra, creo que «Nadie Va a Salvarnos».

S. Sí, es que habla un poco de dejarse llevar, como un cohete que despega y que nos lleva hacia ninguna parte, pero fluyendo y sin importarnos nada. En el momento en el que estamos, verdaderamente, nadie va a venir a salvarnos [risas].

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

J. Yo hacía madrugar a mi padre cada domingo, lo hacía levantarse a las 7 de la mañana y juntos íbamos a buscar a Sergio, cargar todos los instrumentos e ir al local para ensayar. Claro, todo esto con 17 años. A mí me lo hace mi hijo, supongo que lo haría, pero ¡joer! [risas].

S. Yo me acuerdo de una vez que tocaron Metallica en el Fórum y conseguimos ir a verlos, nadando por el Fórum. Pero oye, allí nos plantamos [risas]. Sin embargo, creo que la mayor locura que he pensado por la música, pero no he cometido, es la de dejarlo todo para dedicarme a ella. Aunque es imposible a día de hoy, al menos para mí, el poder hacerlo. Pero el simple hecho de pensarlo, considero que ya te hace valiente.

PRÓXIMOS CONCIERTOS

Sábado 29 febrero
Diobar (Barcelona)

Sábado 28 marzo
Shake! (Bilbao)

Sábado 04 abril
Polar Live Weekend Festival (Lleida)

Sábado 30 mayo
Polar Live Weekend Valencia (Veles e Vents Amstel Art)

También podría interesarte