Los mágicos Coffee & Wine inundarán este fin de semana toda Barcelona

Tras el lanzamiento de su nuevo doble single «Castles/Because» y con motivo de las dos fechas de este fin de semana en Barcelona, hablamos con Coffee & Wine

Tienen una sensibilidad poco vista en otros artistas. Y eso es, precisamente, una de las cosas que más nos han enamorado de ellos. Se trata de Coffee & Wine: banda madrileña que acaba de presentarnos su nuevo single doble, «Castles/Because». Single que llega como homenaje o celebración de vida de su último álbum, «Hirundinidae». Pero no es la única buena noticia que los rodea, y es que este fin de semana tienen doble fecha en Barcelona. Los días 28 y 29 de febrero, los podremos ver actuar en acústico junto a A Singer Of Songs, en el mismísimo salón de una casa.

A todo esto, hemos podido hablar con Ana Franco, vocalista de Coffee & Wine, para que nos contara muchas más cosas de la banda. ¡No os perdáis la entrevista!

¿Cómo surge el concepto de este doble single «Castles/Because»?

Pues como se estaba acercando ya el primer aniversario desde que vio la luz «Hirundinidae» y habían quedado tantos temas en el cajón, entre ellos, muchas versiones, decidimos lanzar singles con cara B para darles cabida a todos ellos. «Castles/Because» es el segundo doble sencillo que sacamos y recoge «Castles», que es uno de los temas principales del disco; y «Because», que es una versión de The Beatles que ya habíamos hecho previamente y que queríamos aprovechar y reeditar. De ahí un poco estos singles con cara B que estamos publicando.

¿Todo ello a modo de celebración del primer aniversario de «Hirundinidae»?

En realidad, «Hirundinidae» vio la luz en marzo y, bueno, vio la luz su single previo y después ya sacamos el álbum entero. Pero claro, como comentaba, a lo largo de los meses hemos ido sacando singles porque es el formato que tienen, pero ya está fuera el disco. Lo que pasa es que muchas veces entendemos el concepto single como algo previo al disco y no tiene por qué ser así. De hecho, en este caso emula un poco a los sencillos que veían la luz hace unos años: en vinilo y a 45rpm. También un poco por recuperar esa parte más nostálgica.

Hablando de esa nostalgia de los vinilos, de los dobles sencillos y de la evolución que ha experimentado la industria, ¿creeis que se ha perdido ese carácter de la música?

En ese sentido, por ejemplo, yo ya soy de la era CD, entonces tampoco puedo opinar mucho. Yo lo que escuchaba ya eran cassettes y algún vinilo, pero por mis padres, y luego ya CDs. Entonces sí que es cierto que los vinilos tienen ese carácter analógico que, quizás, el resto no tengan tanto. En cuanto al consumo de música, es verdad que a día de hoy, es muy complicado que la gente escuche un disco completo, de principio a fin. Entonces, claro, el tema de ir publicando singles, mezcla un poco todo lo de ahora en lo que respecta al modo de consumir; con toda aquella parte más nostálgica y más clásica, de doble single con cara B y esa cara B, en cierto modo, es una rareza.

¿Por qué alternar temas propios con una cara B repleta de versiones?

Bueno, «Castles/Because» es el segundo doble sencillo, el primero de ellos fue «Old Photographs/Little Sin», donde recogimos una versión de una banda más pequeñita que se llama A Singer Of Songs. Y es lo que comentaba, es el hecho de poder sacar todos estos temas con cierto sentido. Que quizás otra forma especial podría ser publicar un álbum repleto de estas pequeñas rarezas, pero si sacamos disco cada siete años [risas]. Esta también es una forma como de estar presente y, finalmente, consideramos que ir sacando singles con su respectiva cara B era una buena opción.

¿Y cómo han evolucionado los propios temas de «Hirundinidae», al ver la luz en el álbum y ahora al reformularlos en los singles dobles?

La verdad es que los temas van cambiando y evolucionando a medida que los vas tocando en directo, es ahí cuando los comienzas a conocer. Grabando o ensayando te aprendes las canciones, pero cuando las tocas en directo, adquieren una nueva dimensión. Ese cambio puede ser casi imperceptible para cualquier otra persona, pero tú lo notas a un nivel bestial: ves cómo evolucionan, pero sobre todo, cómo van cogiendo personalidad. Como pasa en las entrevistas, que a medida que te van preguntando, vas cambiando las respuestas, las vas madurando y les das tu propia personalidad. Con la música, exactamente igual.

¿Cómo construye su sonido Coffee & Wine?

Pues el proceso compositivo suele partir de mí con la letra, y Andrés es luego quien realiza la primera visión del tema, dando las primeras ideas a nivel de sonido y a nivel de producción. De hecho, él también mete mucha mano con las estructuras. Y, bueno, con «Hirundinidae», hemos estado también involucrados en el proceso los cuatro, Andrés, Jaime, Juanma y yo. Lo bueno de este disco es que a nivel de instrumentación, cada miembro de la banda ha hecho su propio proceso compositivo. Entonces, en ese sentido, es muy compacto. Además de ser como el primer trabajo hecho por la banda como tal, pero siempre parte un poco de mis composiciones, así desnudas. Y en base a eso, construímos entre todos.

Este fin de semana actuáis en Barcelona, donde tenéis dos fechas (una de ellas sold out) junto A Singer Of Songs. ¿Cómo os sentís y cómo lo afrontáis?

La verdad es que tocar en Barcelona es siempre una alegría, además es como mi segunda casa musical, porque después de Madrid, es la ciudad en la que más he tocado y en la que toqué casi por primera vez, los temas de Coffee & Wine, hace muchos años [risas]. Y, bueno, actuar con Lieven, que es quien está al frente de A Singer Of Songs, es una alegría. Porque es una persona que lleva ahí desde el inicio de nuestro proyecto y nos conocemos desde hace mucho tiempo: desde la época de MySpace, de hecho [risas].

Además, estos dos conciertos serán muy especiales porque serán en un formato muy íntimo y, bueno, será donde A Singer Of Songs presente su nuevo disco. Así que, que se hayan agotado las entradas para el primer día, no nos cabía duda. Y la verdad es que para el segundo, quedan muy poquitas.

¿Cómo os prepararéis estas dos fechas?

Pues ya estamos trabajando en ello. De hecho, el domingo estuvimos reunidos, ensayando y preparándonos. Lo haremos en formato acústico, porque por el espacio, no podemos hacerlo de otra manera. Además, estamos seleccionando muy bien lo que son los temas, porque el concierto será en una casa, por lo que el concierto no puede ser muy largo. Pero estamos emocionados, porque a pesar de ser tan íntimo y tener al público tan cerca, es un formato que a nosotros nos encanta y con el que estamos muy cómodos.

Después de este fin de semana, ¿cuáles serán los próximos pasos de Coffee & Wine?

Pues nuestra idea es seguir tocando, en acústico o con banda, dependerá de la logística de cada lugar al que vayamos. Es cierto que primavera es un poco una mala época para nosotros, por temas laborales de Andrés, que en abril desaparece [risas]. Sí que es verdad que tenemos algunas cosillas en el aire, pero no están completamente cerradas, así que de momento no podemos avanzar mucho. Si bien es cierto que a finales de marzo, con motivo del Piano Day, sí que vamos a colaborar con Sergio de la Puente en la Sala Galileo Galilei de Madrid.

¿Qué canción de Coffee & Wine definiría mejor el momento en el que estáis y por qué?

Es una pregunta que nunca he pensado, la verdad [risas]. Es un poco difícil, pero así por unir varios lazos, diría «Old Photographs». Porque es un tema acústico, hecho por toda la banda y porque incluye instrumentos que no habían aparecido antes en Coffee & Wine, como un banjo. Además, es una canción que tiene muy poca producción. Y, bueno, el videoclip de esta canción nos gusta mucho: es como muy hogareño, muy folk. Sí que es cierto que del disco, es el tema más diferente, pero creo que tiene muchas cositas de la banda.

¿Cuál es la mayor locura que habéis por la música?

Bueno, habría que pensarla, porque yo he cometido varias por la música [risas]. Yo creo que una que llevamos cometiendo muchos años es la de viajar mucho, en unas condiciones un poco extremas y precarias, y jugándonos un poco la cartera. Es verdad que lo de los viajes también lo hemos hecho para ver a otros grupos tocar: yo recuerdo diez años de mi existencia, ahorrando para poder escaparme de vacaciones, a ver a artistas que me gustan en otros países. Aunque, bueno, tampoco es una locura como tal, porque nosotros no somos muy de locuras, no te creas. Locura puede ser gastarse el dineral que se gasta uno en hacer un disco, eso sí [risas]. Locura maravillosa, siempre.

También podría interesarte