Sienna: «Tiempos de Impacto nace de una época de cambios y evolución»

Vio la luz hace unas semanas y nos ha enamorado: «Tiempos de Impacto» de Sienna es un disco tan real como necesario, y el propio artista nos habla de él

Sue nuevo disco llegó hace algunas semanas para salvarnos la vida, para curarnos las heridas cuando más lo necesitábamos. Se trata de «Tiempos de Impacto», el segundo larga duración de Sienna, que nos ha enamorado desde la primera escucha. Escucha que muy pronto se trasladará al directo y es que este mismo viernes 21 de febrero, podremos disfrutar de él en la Sala Continental de Barcelona. Aunque mientras llega el día, os traemos la entrevista que le pudimos hacer hace algunos días. Atención, porque tiene mucha miga.

¿Cómo surge el concepto de «Tiempos de Impacto»?

Pues lo cierto es que «Tiempos de Impacto» es un poco una consecuencia de «Trágico y Fugaz». Tras este primer disco, experimenté una época de evolución, como de muchos cambios, de una intensa búsqueda del camino correcto y, sobre todo, de trabajar mucho con el equipo. Todos esos cambios y todo ese cúmulo de emociones, fueron para mí como pequeños impactos. Fueron como las consecuencias de «Trágico y Fugaz», pero desde una perspectiva de enfado y de resignación por todos esos impactos. Así que estas diez canciones son diez impactos que han quedado congelados durante el proceso.

Hablando de impactos y de consecuencias, ¿cómo ha cambiado Sienna desde aquel «Trágico y Fugaz»?

Pues al final, durante todo este proceso han ido llegando varios palos, pero no queda otra que ir aprendiendo y superando. Y, poco a poco, vas componiendo nueva música y vas sabiendo lo que quieres. Lo cierto es que la evolución es algo natural, forma parte de todo este proceso: lo raro sería no cambiar. Si no lo haces. algo no está funcionando. Así que, en definitiva, no soy el mismo y eso se ve reflejado en este nuevo disco.

¿Y qué queda? Porque al final siempre permanece nuestra esencia, aunque evolucionemos.

Pues yo lo que creo es que lo que he intentado es seguir siendo fiel a mí mismo y tener presentes a los que han sido siempre mis referentes, como Editors, The Smiths o The Arctic Monkeys. Aunque realmente, lo que he querido es hacer un ejercicio de copiarme a mí mismo, pero cambiando el discurso y cambiando las letras. Y, evidentemente, contando otras historias. Pero siempre intentando ser fiel a mi manera de articular la música.

¿Cómo ha sido la acogida del álbum?

Pues lo cierto es que me ha sorprendido muchísimo. Llevábamos mucho tiempo sin publicar nada y no esperaba tal acogida. Pero la verdad es que la gente ha sabido esperar muy bien y ha dado mucho espacio para poder crear y componer. Además, se nota que  no solo se han quedado con los singles, sino que se ha escuchado todo el álbum, tiene su canción favorita y conecta, la hace suya. Esa bidireccionalidad entre artista y público me gusta mucho.

Nos ha llamado mucho la atención lo bien que está hilado todo: desde el título del álbum hasta el propio diseño. ¿Cómo surge todo el concepto de la imagen?

Yo tenía claro que no había ninguna canción de relleno: quería que todas ellas tuvieran el mismo peso y que fueran igual de sólidas todas. Por eso, quería que cada una de ellas tuviera un icono determinada. De ahí, que la portada del disco sea un corazón simbólico, un corazón con forma de cerebro, que a su vez, está rodeado de un hilo. Un hilo que, si escuchas el disco, tiene un significado: y es que representa toda esta maraña emocional de la que hablábamos, representa todos estos impactos. Todo eso es lo que me interesaba representar: esa maraña a nivel emocional en la que cerebro y corazón están sumamente unidos. Y es que, todo lo que afecta a uno, también afecta al otro.

De todo lo que leímos, una frase nos llamó la atención: «En este tiempo, hubo 14 impactos, pero solo 10 de ellos, los más profundos, se materializaron en este disco». ¿Qué te hizo descartar los otros 4?

En la portada sí que se ven reflejados todos, porque hay 14 números. Pero sí que es verdad que las canciones que consideraba las más sólidas y contundentes, eran las que se han quedado. Quizás los otros 4 impactos, tienen que evolucionar en el tiempo y solidificar su discurso. Pero estas 10, como digo, son las que más peso tenían a la hora de componerlas y posteriormente, vestirlas.

¿Cómo ha sido trabajar con Raúl Nacher en todo lo que es la producción del disco?

Ha sido muy guay, la verdad. Llevo trabajando con Raúl desde 2014 y creo que este es el momento que más he disfrutado de este proceso. Son muchos años conociéndonos, pero en esta ocasión, no ha habido ningún tipo de expectativa ni de querer hacer más: simplemente, nos hemos puesto al servicio de las canciones. Sí que es cierto que ha habido cierta presión, por mi parte al ser el segundo disco. Pero aún así, han sido dos o tres meses súper intensos en los que, con calma, he estado escuchando los temas una y otra vez, buscando una aproximación a lo que está sonando en mi cabeza, sobre todo.

Como adelantos escuchamos «Solo Te Noto a Ti», «Una Presa que Atacar» y «La Cabeza y el Juicio». ¿Por qué estas canciones?

Además, son justo las tres canciones que abren el disco. «Solo Te Noto a Ti» fue la primera casi que grabamos y la primera en salir: vio la luz en el mes de marzo, poco antes de lo que teníamos previsto que saliera «Tiempos de Impacto», pero por diferentes motivos, se terminó retrasando todo. «Una Presa que Atacar» fue la siguiente, porque pensamos que era la que mejor reunía el sentido del álbum: un discurso sólido y con esa parte hiptónica del principio. En cuanto a «La Cabeza y el Juicio» fue un pálpito: todos querían que el single fuera otro, pero yo sentía que tenía que ser esa y es que es una de las más especiales, tiene gran sentido para mí. Y ha funcionado muy bien, porque creo que cuando algo tienen mucha verdad, todo vale. De hecho, el mismo día que vio la luz este último single, vi que la compartió Alberto de Miss Caffeina, lo cual me hizo muchísima ilusión.

«Tiempos de Impacto» muestra la evolución y el cambio de sonido de Sienna, aunque «El Simulacro» fue la primera prueba de ello. ¿Cómo surge esta canción?

Pues al final, «El Simulacro» se ha quedado un poco como un tema de transición entre un disco y otro. Se ha quedado, como bien dice el título, como una especie de simulacro, a ver qué pasaba. Se ha quedado en la búsqueda de sonido, en el cambio que terminó desembocando en «Solo Te Noto a Ti». Lo seguimos llevando a los directos, porque nos parece un tema guay y a la gente le gusta. Pero creo que se tenía que quedar donde está, justo en el limbo entre ambos álbumes.

¿Cómo es todo el proceso creativo de Sienna?, ¿cómo construye su sonido?

Creo que todavía le queda mucho por avanzar. Sí que es cierto que con el primer EP que publicamos, «Épico y Mortal», comenzamos a abrir un camino en la forma de crear la música, de componer la melodía. Y aunque hubo errores y diferencias, de todo ello terminas haciendo una virtud. Así que en base a eso, traté de empezar a construir todo el universo Sienna: desde las letras hasta la melodía, pasando también por esa simbiosis entre ambas. Y creo que conseguimos el equilibrio perfecto, entre el sonido de banda y la letra de cantautor.

¿Qué canción de Sienna definiría mejor el momento en el que estás y por qué?

Pues quizás me quedaría con «Multitudes», porque es toda una declaración de intenciones y porque para mí tiene una de las mejores letras de este disco. Es súper directa y honesta, y es uno de los discursos más importantes para mí. Además, fue de las primeras que escribí. Eso, canción de este disco. Evidentemente, en la carrera de Sienna hay otras canciones como «Épico y Mortal», «Como Dos Cometas» o «Una Presa Que Atacar». Todos ellos son como temas bandera de la banda.

Ahora llega el momento de los directos y ya tuvisteis primera toma de contacto en Madrid: ¿cómo vivisteis en concierto y el sold out allí?

La verdad es que me está empezando a dar un poco de miedo todo lo que está pasando, porque ahora estamos empezando a ser conscientes de la magnitud que está congiendo el proyecto, a base de todo el trabajo que hemos hecho, claro. Y sí que es verdad que estoy empezando a notar cómo crece la burbuja y cómo se hace también más sólida toda esa base de seguidores que íbamos teniendo. Y lo cierto es que es todo muy gratificante. Precisamente, en ese inicio de gira en Madrid yo estaba tan nervioso, pero al final fue tan bonito, que se me olvidó absolutamente todo. Fue muy guay empezarlo allí, la verdad.

¿Cuáles son ahora los próximos pasos de Sienna?

Pues estaremos recorriendo diferentes ciudades, como Barcelona este viernes y luego seguiremos por Alicante, sevilla, Granada o Murcia. Tenemos una gira de salas bastante extensa, que se unirá después a la de festivales (que quedan bastantes por confirmar). Y, bueno, algún que otro as en la manga tenemos. Estamos muy contentos con todo, la verdad.

Para cerrar la entrevista, ¿alguna locura reciente que se pueda contar?

Bueno, locura, a mí es que me pasan mil, pero porque soy muy despistado en ciertas cosas [risas]. Resulta que en uno de los conciertos, alquilamos una furgoneta para poder movernos de un sitio a otro. Y resulta que la empresa de alquileres siempre nos cedía la misma, pero en esa ocasión nos la cambiaron y ni nos fijamos. Así que yendo ya dirección al concierto, paramos y, sin querer, le puse diesel en vez de gasolina. ¿Qué pasó? Pues que claro, el coche se paró en medio de la carretera, tuvimos que llamar a la grúa, no llegamos a tiempo, se nos hizo una hora tarde. Ahora lo pienso y me río, pero en su momento lo pasé mal [risas]. Pero son cosas que pasan cuando vas con la inercia. Bueno y seguro que muchas más me pasarían, pero ya no me acuerdo [risas].

También podría interesarte