Morning Drivers: «Nuevas Intenciones refleja lo que teníamos en nuestra mente»

Descubrirlos ha sido un auténtico regalo: y es que desde las inmensidades Ibiza, llegan Morning Drivers para rozarnos el alma con todas y cada una de sus canciones. Canciones que han adquirido una nueva dimensión en su nuevo álbum. Preparaos para una revolución, llamada «Nuevas Intenciones». Y mucha atención también a la entrevista que hicimos hace algunos días a Luis Iglesias (bajista de la banda).

¿Cómo surge el concepto de «Nuevas Intenciones»?

Pues lo cierto es que ha ido cambiando, el concepto inicial ha ido mutando durante dos años, que es el tiempo que hemos estado trabajando en él. La idea era un poco madurar un poco la música y el estilo que quedaron reflejados en el primer disco, en «Perspectiva». Al final, los primeros discos no suelen ser trabajos donde se refleje la madurez del grupo. Así que tras nuestro debut, nos quedamos un poco con la mosca detrás de la oreja y con la sensación de que teníamos que estrujarnos más la cabeza, darle una vuelta a lo que habíamos hecho, escribir las canciones de una manera diferente. Ahora, este «Nuevas Intenciones» sí que refleja mejor lo que teníamos en mente. Aunque seguramente, dentro de un año, nosotros mismos hayamos evolucionado y cambiado. En definitiva, queríamos darle una vuelta al concepto musical y creemos que lo hemos conseguido.

Ya nos has dado las primeras pistas, pero precisamente, nos gustaría saber cómo ha evolucionado Morning Drivers.

Ha sido un proceso natural, el proceso natural de cinco amigos. Aunque la verdad es que ha sido muy importante que los cinco hayamos tenido los mismos objetivos, porque nos hemos dejado llevar todos hacia una misma dirección. Era lo que necesitábamos, lo que buscábamos y lo que nos ha pedido el cuerpo, en este caso.

¿Cómo ha sido todo el proceso creativo y compositivo de este disco?

Pues ha sido bastante largo, porque las canciones han tenido millones de versiones: no sabemos la cantidad de veces que las hemos cambiado. Sí que es verdad que tenemos una manera de componer bastante peculiar, porque nace primero la música y luego encima, va la voz. Entonces durante este proceso cambiaron muchas cosas, igual que en el estudio. No queremos decir que ha sido un proceso durillo, pero sí que ha sido sacrificado: de estar a diario durante años y no conformarse con lo primero que llega y te gusta, siempre con la idea de que se puede mejorar e ir a más. Y es difícil, porque hace mucho tiempo, nosotros dejamos de ser objetivos con nuestras canciones, entonces cuando ya estás tan viciado con tus temas, te entran dudas. ¿Estará ya bien?, ¿lo estaré haciendo bien? Por eso ha sido complicado. No ha sido un proceso de crear y grabar al día siguiente. Cada canción ha estado macerando durante mucho tiempo y hemos cambiado cosas por el camino, pero al final, siempre hay que encontrar el punto y parar.

En ese sentido, el trabajo con Joan Barbé y Omar Gisbert habrá sido clave. ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con ellos?

La verdad es que la figura de ambos ha sido importante, ha sido como aire fresco: ellos han tenido la mente clara y fresca para guiarnos y ayudarnos, cuando nosotros ya estábamos muy viciados y no sabíamos qué cambiar y cómo hacerlo. Además, Joan Barbé y Omar Gisbert son dos personas con mucho peso en la escena musical de Ibiza y saben muchísimo. Así que para nosotros han sido una ayuda y un empujón increíbles: gracias a ellos, no somos cinco en la banda, somos siete.

En este disco, ¿qué peso tiene el mensaje, las letras?

Creemos que estas once canciones recogen historias y sensaciones que nos han pasado o que hemos sentido la mayoría. Aún así, hemos tenido como base en este disco, enviar un mensaje de optimismo a la gente. Es como ver el vaso medio lleno o medio vacío: en nuestro caso, lo hemos querido ver medio lleno y transmitirlo de esta manera al público. Al fin y al cabo, «Nuevas Intenciones» es un disco que habla de sacrificios y de heridas que aunque duelan, siempre se terminan curando.

En cuanto al sonido, ¿cómo construye Morning Drivers todo ese universo sonoro?

Siempre empezamos en el local y todo probando. Sabemos lo que nos gusta y lo que no, y en base a eso, funcionamos a base de prueba y error, dándole también una vueltecita al sonido que llevamos usando toda la vida.

«Sabe a Poco» y «Salto Cuántico» fueron los primeros adelantos, ¿por qué escoger estos dos temas?

«Sabe a Poco» la escogimos porque consideramos que era lo más fresco, lo más alternativo que hay en el disco. Nosotros, en ningún momento, nos hubiéramos imagino que saliera un tema como este. Es muy diferente, son prácticamente todo arreglos y no hay ningún tipo de relleno. La canción salió así, tal cual. Y nos sorprendió tanto a nosotros mismos, que enseguida entendimos que tenía que ser uno de los adelantos.  En cuanto a «Salto Cuántico», decidimos que fuera esa, porque era un poco lo contrario a la primera: es un tema más movido y que invita más a bailar y a pasárselo bien. Creíamos que era una buena opción demostrar que éramos capaces de una cosa y de la otra.

Otra de las cosas que nos han llamado la atención ha sido el diseño del disco. ¿Cómo surge?

El diseño de lo que es el disco está hecho por nosotros, junto a un compañero diseñador en el que hemos confiado. Al final, refleja de manera metafórica y a través de sus ojos, el camino o la propia trayectoria de la banda. Y, en cierto modo, creemos que también cierto pie a la ilusión, nuestra ilusión. Por eso nos gustó tanto.

¿Os imaginasteis en este punto cuando empezásteis?

Cuando empezamos no, también porque comenzamos haciendo algo completamente diferente, inicialmente y antes de crear nuestras canciones propias, nos dedicábamos a versionar temas de Two Doors Cinema Club, Foo Fighters. No recordamos qué pensábamos hace seis años cuando nos metimos de lleno en esto, pero seguro que no era esto. Aunque más adelante, sí que nos planteamos qué hacer y hacia dónde dirigirnos. Fue ahí cuando empezamos a buscar lo nuestro y cuando decidimos que una de nuestras bases sería pasárnoslo bien y disfrutar. Ahí ya sí que nos lo imaginamos, porque ya íbamos decididos a por ello.

Ahora llega de presentar el disco en directo, ¿cómo lo afrontáis y cómo os preparáis para ello?

Lo afrontamos con ilusión y con muchas ganas, porque poder salir de gira es un auténtico lujo. Hay gente que no puede hacerlo, así que el hecho de poder hacerlo nosotros es un regalo. Así que estamos totalmente agradecidos de poder salir, aunque después vengan solo 50 personas. El punto es ir llegando, poco a poco, a más gente. En cuanto a cómo nos preparamos los directos, vamos al dedillo en cada sitio. Y es que cada bolo en cada ciudad, es único y exclusivo del lugar al que vamos. La idea es que la gente vea algo diferente en cada ciudad. Es un trabajo que nos gusta y que nos mantiene en forma.

¿Qué canción de Morning Drivers define mejor el momento en el que estáis y por qué?

Quedarnos con una es complicado, pero diríamos «Fronteras» y eso que no es de este disco. Pero creemos que es la canción que más necesitamos ahora mismo, porque habla un poco de expandirse, de celebrar todo lo que estamos consiguiendo, de romper cualquier tipo de barreras. Barreras que todavía seguimos teniendo y es que aún nos queda mucho camino por recorrer y mucha gente a la que llegar. Por eso, «Fronteras» es la canción con la que nos quedaríamos a día de hoy.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

Sin duda alguna, la mayor locura que hemos cometido es compartir hotel. Es horrible.

No sé si preguntar por qué o no…

Eso ya es secreto de estado, pero es horrible [risas].

PRÓXIMAS FECHAS

14 de Febrero – Sala Azza + L’home brut – Valencia. 
15 de Febrero – Sala Musik + Joven Dolores – Murcia. 
28 de Febrero – Sala La Trinchera – Málaga. 
29 de Febrero – Sala X + Joven Dolores – Sevilla. 
16 de Abril – Sala Boogaclub – Granada. 
30 de Abril – Sala Sidecar – Barcelona.
01 de Mayo – Sala El Perro – Madrid.


También podría interesarte