Carletti Porta: «En Especies de Sombras quería recoger el imaginario en el que convivo»

«Especies de Sombra» es el nuevo trabajo de Carletti Porta y lleva apenas nueve días en la calle: atención a lo que nos contó cuando hablamos con él

«Especies de Sombra» tiene ya nueve días de vida. Se trata del nuevo trabajo del artista albaceteño Carletti Porta, a quien conocimos hace cerca de un año con el final de gira de su «Caballero». Mucha atención a esta auténtica joya que acaba de ver la luz y que está recorriendo ya escenarios de cabo a rabo. Mientras, podéis disfrutar de la entrevista que le hicimos a Carletti Porta y de todo lo que nos estuvo contando.

¿Cómo surge este «Especies de Sombra», el último adelanto que presentaste junto a Ricardo Lezón?, ¿cómo nace el tema y la colaboración con él?

Pues esta canción es una de las más antiguas que tenía en los cajones que, además, da título a mi nuevo álbum. Y nada, hace unos meses tocaba en el Coppola de Bilbao, una sala a la que suelo ir con frecuencia, y una de las noches fue Ricardo Lezón, a quien conocí gracias al dueño del local. Desde el principio, congeniamos genial y enseguida le pregunté si quería colaborar. A mí lo que más me gustaba de Ricardo eran sus letras, más que las mías. Así que entendí que si metía unos versos en «Especies de Sombra», iba a mejorar un montón. Al final, este tema habla precisamente de nosotros, de los que hacemos canciones y estamos en las sombras.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con él?

Creo que la frase que mejor podría definir esta colaboración es la de «Dios los cría y ellos se juntan». Estaríamos solo como una hora o tres cuartos hablando en Bilbao, pero nos caímos bien al instante. Fue ahí cuando le tiré el tejo. A partir de ahí, el contacto ha sido a través de correo electrónico: yo grabé la canción en mi estudio, se la pasé y él grabó en Bilbao. Aún así, se ha creado ya un vínculo entre nosotros, como si nos conociéramos de toda la vida ya. Ha sido algo increíble, la verdad. Además, la canción ya nos une para toda la vida: nuestras voces están ya unidas en un mismo tema. ¿Es algo muy potente, no?

Continuando con el tema de colaboraciones, también podemos escuchar a Marlango en este nuevo álbum. ¿Cómo surge y cómo fue trabajar juntos?

A Marlango los conocí en Albacete, donde me invitaron a tocar en un concierto con ellos y la verdad, es que genial. Luego, para devolverles la pelota, los invité al final de gira de «Caballero», en el Café La Palma. Justo después de esta primera toma de contacto, me invitaron a telonearlos durante su gira «Technicolor». Lo cierto es que son gente súper sencilla con la que da gusto trabajar. Y todo ello nos sirvió para mantener el contacto, de ahí que hayan participado en «Cómo no voy a morir por ti»: Alejandro puso su sello al piano y Leonor hizo lo propio con la voz. Así surge la colaboración, a base de cotidaneidad. Trabajar con ellos, para mí ha sido una escuela de calor: Alejandro Pelayo es un mago de las teclas y Leonor Watling es una de las damas de la música.

Respecto al álbum, ¿cómo surge todo el concepto de «Especies de Sombra»?

Pues «Especies de Sombra», en realidad, es un término botánico y hace referencia a todas aquellas especies que necesitan de las sombras para poder crecer y salir hacia la luz. Era un concepto en sí que me atraía, porque en la vida real, los músicos somos unas especies de sombra que necesitamos salir a la luz o no. Igual que nuestras canciones. O que los niños. Entonces quería recoger en este álbum todo ese imaginario en el que convivo, de música, familia, casa, vida. Además, precisamente estas canciones eran canciones que estaban a la sombra desde hace bastantes años. Así que viene de ahí.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo de este trabajo?

Yo suelo componer canciones siempre desde la cotidianidad: soy un tipo tranquilo con una vida normal, pero lo que aflora dentro de mí lo saco y suele encontrar su hueco en las canciones. Las necesito para convivir conmigo mismo y, la verdad, es que no suelo buscar nada en concreto, sin trucos y sin ataduras.

¿Y qué importancia han tenido las letras, el mensaje de cada una de las canciones de este trabajo?

Creo que según voy haciéndome más mayor, voy encontrando más refugio en las canciones. No sé qué poeta decía que escribía poesía por estar un rato solo; y a mí me pasa un poco lo mismo. La música, las canciones me hacen sentir más sano, más fuerte en mi día a día. Además, saber que algunas de mis canciones han ayudado o han conmovido a algunas personas, también me sirve a mí como motor. Que tengan sentido para otros, me reconforta, me hace sentir bien. Al fin y al cabo, lo único que quiero es seguir caminando.

¿Cómo te sentiste ante el lanzamiento de este «Especies de Sombra»?

Hay una cosa que me pasa siempre que publico single o disco: y es que las canciones, la noche de antes del lanzamiento, no me suenan igual. Es una necesidad de expulsarlas y de que vean la luz, para que empiezan a ser parte del público y no solo mías. Todo ello, termina haciéndome sentir más ligero.

¿Y de qué manera ha evolucionado Carletti Porta desde «Babyhannah’s Album»?

Hace poco me preguntaron que por dónde recomendaría empezar a escuchar mi música. Yo recomendaría, a quien fuera, empezar por este último trabajo. Y es que en este «Especies de Sombra» hay mucha más madurez, mucha más conciencia del trabajo y, sobre todo, como más ímpetu o conciencia de estar en el mundo. «Babyhannah’s Album» y «Caballero» fueron dos trabajos inevitables, casi que no fueron intencionados. Eran trabajos que, de cualquier manera, tenían que salir. Así que resumiría la evolución en dos palabras: madurez e intención.

¿Cuáles serán los siguientes pasos de Carletti Porta?

Pues seguir con la gira, tras el concierto del pasado 1 de febrero en Madrid. El 15 de febrero tocaré también con banda, en la Black Note de Valencia. A partir de ahí, seguiré solo el día 28 en Alicante, Zaragoza, La Roda, Barcelona. y en mayo regresaré a Madrid. Al final, la idea es no parar de tocar. Es lo que conlleva, es lo que lleva implícito el hacer canciones.

¿Cómo te preparas los directos y más actuando en dos formatos diferentes, con banda y tú solo?

Pues cuando voy solo, me he dado cuenta de que la manera en la que más cómodo me siento es ir sin setlist, sin guión. Unos veinte minutos antes sé con qué canción voy a empezar, pero ya está. Voy tocando los temas que voy sintiendo, que me van surgiendo. Y de esta manera, el concierto también es mucho más fluido y más natural. No me voy interrumpiendo mirando el papel. Para mí esto ha sido muy importante, porque ha hecho que vaya mucho más relajado al concierto. Ha sido como un salvavidas.

Cuando voy con banda es diferente. Lo preparamos todo de tal manera para que todos los músicos tengamos bastante margen de maniobra, ya que tenemos muy pocos ensayos. En estos casos, cada uno de nosotros aportamos lo que consideramos que es mejor, siempre con un criterio, y salimos al escenario a darlo todo.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Pues llamé a mi jefe y le dije que no seguiría trabajando con él, incluso ofreciéndome una mejor en mi puesto. En ese momento, me dije a mí mismo: «voy a dedicarme a la música». Y cuando colgué el teléfono, me llamaron de Marlango para colaborar en una canción y trabajar mano a mano con ellos. Al final, ha sido la locura más cuerda que he cometido en mi vida.

PRIMERAS FECHAS DE CARLETTI PORTA

15 DE FEBRERO – BLACK NOTE CLUB – VALENCIA

28 DE FEBRERO – VILLAVIEJA 6 – ALICANTE

7 DE MARZO – SALA SARAMAGO – ALBACETE

13 DE MARZO – SALA CREDEENCE – ZARAGOZA

21 DE MARZO – SALA SIGÜENZ(A)RTE – SIGÜENZA

4 DE ABRIL – REVOLTA – BARCELONA

También podría interesarte