Atraco: «Nuestros mejores sellos identificativos son la locura y la energía»

Tras publicar su debut homónimo y tras conseguir grandes hitos como su gira por Argentina, hablamos con Atraco para ver cómo han vivido estas experiencias

Con un tesón increíble y unas ganas de trabajar inmensurables, Atraco llegó a escena con su debut homónimo y consiguieron revolucionarlo todo de arriba a abajo. Incansables, viajaron hasta Argentina para presentar sus temas y han colaborado con artistas de primera línea en lo que a rock&roll se refiere. Y lo cierto, es que es una auténtica maravilla. Ahora, se encuentran ya pensando en su siguiente trabajo. Hay Atraco para rato.

Hace algunos días, pudimos charlar un buen rato con Diego, vocalista de la banda. Mucha atención a todo lo que nos contó.

¿Cómo surge el concepto del álbum «Atraco»?

Pues el disco, la verdad, es que era algo como lógico, que tenía que llegar, tenía que suceder en algún momento porque llevábamos mucho tiempo con la banda, llevábamos desde 2012. Íbamos haciendo temas, íbamos haciendo temas, y al final, teníamos como esa cosa de querer sacar EPs o maquetas, y nos apetecía sacar un disco con 11 o 12 temas y decir: «bueno, esto es lo que tenemos». Por lo tanto, viene un poco de ahí. Era algo que tenía que suceder.

¿Cómo ha sido la acogido desde que salió el disco?

La verdad es que ha ido in crescendo. Porque nos hemos dado cuenta al sacarlo, que es algo que es un proceso que tiene un largo recorrido. Tú sacas un disco y le va llegando a la gente de una manera muy escalonada. Primero hay una oleada de gente que te va dando su feedback, pasados unos meses hay otra oleada y así sucesivamente. Siempre hay como un goteo de gente que te da su opinión del disco. Y, por suerte, casi todas han sido buenas.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo del disco?

Pues la verdad es que tampoco hubo un proceso como tal, porque eran temas que llevábamos acumulados de hace tantos años, no tuvimos un método concreto. No dijimos: «tenemos que componer un disco, consigamos tener 14 canciones y que después se queden 11». Todo esto, nos pone en un compromiso, porque en el próximo disco sí que vamos a tener que seguir un poco este proceso y decir: «tenemos dos años para componer X temas». Ahora, es lo que se suele decir de que el primer disco es el mejor, porque es para el que has tenido más tiempo y, además, has tenido más tiempo para vivir esos temas.

¿Cuál es el sello identificativo de Atraco?

Pues yo diría que la locura, que se refleja bastante en el disco, pero sobre todo en los conciertos. Esa energía y ese buen rollo, ese sentir y ese querer que todo sea una fiesta, creo que lo transmitimos y queda muy bien reflejado en el disco.

¿Y qué inspira Atraco?

Nunca hemos sido una banda que quisiese cambiar el mundo como premisa principal. Lo que nosotros queremos inspirar es que el tiempo que una persona nos ve sobre el escenario. se olvide de sus problemas. Con nuestros directos y nuestra música, queremos ayudar a la gente a evadirse y a olvidarse e invitar a bailar y a gozar. «Hacemos rock&roll y no vamos más lejos», como decía Leño.

¿Creéis entonces en el poder de la música como algo curativo?

Sí, creemos que es una de las grandes cosas que tiene la música. Lo primero, es que es muy capaz de unir a las personas o de hacernos entender muchas situaciones gracias a ella. Pero también es capaz de hacer que la gente se evada o de que recuerde buenos momentos. Es como comerse el cocido de la abuela, que te sana por dentro. Pues tal cual [risas].

Volviendo un poco al disco, hemos podido escuchar algunas colaboraciones como con Ariel Rot o Alejo Stivel. ¿Cómo surgen un poco todas ellas?

La verdad es que ellos conocen nuestro proyecto, tanto ellos como Julian Kanevsky y Juanse. Y creo que, de alguna manera, se sienten identificados con lo que hacemos y se ven un poquito reflejados. Ellos han sido jóvenes, también han tenido bandas y saben lo que es admirar a alguien. Por ejemplo, Tequila colaboraron en el disco «Fiebre de vivir» de Moris. Así que el vivir ese tipo de experiencias al principio de una carrera, hace que a lo mejor, también posteriormente, se vuelquen. Es como un ciclo. Es como que se lo regalas también después a otra persona o a otra banda.

Habéis estado de gira por Argentina también. ¿Cómo vivisteis los conciertos allí?, ¿cómo fue?

Pues la verdad es que es maravilloso. Es un país que trata el rock&roll y la cultura de una manera increíble. Muchas veces, cuando la gente nos pregunta cómo sienten el rock&roll allí, no sabemos cómo contestarle. Porque en Argentina, desde una niña de 7 años hasta un anciano de 107, sabe quién es Juanse de Ratones Paranoicos, sabe cómo es un concierto de ellos y se sabe, mínimo, tres temas. Y, además, lo vive. Y aquí creo que no hay ninguna figura parecida a lo que pueda significar Juanse allí. Para ellos es un sentimiento más. La cultura argentina tiene una cosa muy curiosa y es que consigue coger cosas que no son propias, como el fútbol, y lo hace suyo. Y no solo eso, también lo convierten en un sentimiento y la sociedad palpita con ello. Es curioso y es maravilloso. Ver a la gente vivir nuestro concierto, ver cómo viajaron para vernos, fue increíble.

Precisamente, un poco el homenaje a esa visita a Argentina, lo hemos visto en el videoclip de «Amigos de poca monta». 

Sí, es una suerte haber podido reflejarlo en ese vídeo. Nos lo hizo un amigo de allí de Argentina, que se llama Damián Pantaleone y es un verdadero genio. Nos acompañó durante todo el viaje y pasamos muy buenos momentos con él.

¿Qué canción refleja el momento en el que se encuentra Atraco y por qué?

«Sábado en la noche» de Moris. Porque últimamente salimos mucho los sábados en la noche a tocar [risas].

Un escenario en el que tocar.

En el de La Riviera.

Un escenario al que volver.

Jo, qué difícil. Te voy a decir la Sala RockSound de Barcelona.

Alguien con quien compartir escenario. 

De nuevo con Tequila.

¿Cuáles son los siguientes pasos de Atraco?

Pues seguir componiendo el siguiente disco, terminar la gira en la Sala El Sol de Madrid y preparar el verano de 2020, con todo lo que es el tour de festivales, Y, por supuesto, seguir adelante.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido vosotros por la música?

Pues la verdad es que no sé cuál es la mayor locura que he cometido por la música, porque seguramente cualquier cosa que hayamos hecho, para las personas que no estén metidas en esto, sea una locura. Pero sí que te puedo contar algo muy loco que nos pasó por la música. Una vez nos dejamos parte del equipo olvidado en la calle y, claro, las personas que se lo encontraron fliparon. Porque había una maleta entre el material, con pedales de la guitarra, con cables. Y al abrir, encontraron el setlist y leyeron: «Atraco en Cruz Roja», que era donde tocábamos. Pero claro, al seguir viendo los títulos de las canciones: «Carro blindado», «Pólvora Ardiendo», se asustaron aún más. Y llamaron a la policía enseguida, porque pensaron que se trataba de algo grave. Al final, terminamos yendo, explicando y demostrando que todo ese material era nuestro y que, bueno, que éramos una banda y que íbamos a tocar [risas].

También podría interesarte