Tesa: «Rural está muy relacionado con lo que soy yo»

«Rural» fue el último trabajo de Tesa, con el que ha estado rodando por multitud de escenarios: hace unos días, la rapera nos estuvo hablando sobre él

Comenzó sus andadas en El Delito y ahora, en solitario, continúa con el mejor legado que ha sabido crear: su música. Y es que aunque el rap llegara a su vida por pura casualidad, Tesa ha sabido transformarlo, hacerlo suyo. Ha pegado un golpe en la mesa, convirtiéndose en todo un referente y en una luchadora nata. La lucha por el feminismo, la lucha per la llengua, la defensa del poble y la invitación constante a la fiesta. Todos ellos, son los pilares fundamentales de la rapera valenciana. Unos pilares que se aprecian en todas y cada una de las canciones de «Rural», su último trabajo y del cual hablamos con ella, hace apenas unos días.

¿Cómo surge todo el concepto de este nuevo álbum, «Rural»?

Llega un poco de manera natural, tras el anterior trabajo. Y, la verdad, está muy relacionado con lo que soy yo, que vengo de un pueblo. Además, es un concepto que me gusta, conforme me llegó la palabra «Rural» y empecé a darle vueltas, cada vez me empezó a enganchar más. Y sí que es verdad que el disco bebe de muchos estilos, porque a mí me gusta ir probando, ir experimentando. Pero tiene varios pilares en los que se apoya: feminismo, la defensa de la llengua y la cultura, la crítica social del yo, y como contrapunto, la diversión o la fiesta.

¿Cómo viviste que «Rural» ganara el Premi Ovidi al Mejor Disco de Hip Hop 2019?

Pues la verdad es que fue un momento muy feliz, porque mola que se te reconozca el trabajo y el esfuerzo. Y es que al final, si echas la vista atrás, publicar un disco supone un proceso muy largo: composición, grabación, producción…Un proceso en el que también están implicadas muchas personas, que trabajan de manera muy intensa. Así que, que te reconozcan de esta forma, es increíble. La verdad es que a mí me hizo mucha ilusión recibir el Premi Ovidi. Ahora estamos pendientes de los Premis Carles Santos, en los que también estamos nominados. A ver qué pasa en la gala, el próximo 12 de diciembre [risas].

Mark Dasousa fue el encargado de la producción en este disco. ¿Cómo fue trabajar con él?

Pues la verdad es que muy bien. Es muy simpático y una persona con la que se puede hablar de todo y es muy accesible. Además, a nivel profesional es un crack, sabe muchísimo y aprendes con él. Lo único es que es un tío muy, muy ocupado [risas].

¿Y cómo ha sido la acogida y la respuesta del público desde que el disco saliera en marzo?

Pues yo creo que está gustando, la verdad. De hecho, con el último tema que publicamos, «La cançó més bonica del món», estamos teniendo muy buenos comentarios. Y la verdad, es que todo esto me hace muy feliz, estoy muy contenta.

A propósito de «La cançó més bonica del món». ¿Qué tiene de especial?

Es una canción muy especial, porque es la que le dediqué a mis padres, que son las personas que me han dado la vida y que han hecho todo por mí. De hecho, el día que la presentamos en Barcelona, hice que ellos vinieran a verme. Pero claro, no sabían que había hecho una canción y, menos, que se la había dedicado. Fue todo una sorpresa para ellos. Mi madre llorando como una magdalena, todos con la emoción a flore de piel [risas]. Pero fue un momento muy guay.

Siendo tan necesaria la lucha feminista y siendo la escena musical tan desigual, ¿cómo se vive desde dentro la escena musical?

Evidentemente, es un hecho que falta paridad y que las mujeres estamos todavía en situación de desigualdad. Por eso es tan importante tomar conciencia, en unos lugares más que en otros. Porque hay mucha calidad y talento musical curtiéndose en conciertos, aprendiendo, evolucionando. Así que es momento de pegar un golpe en la mesa para que toda esta situación empiece a cambiar.

En este sentido, ¿qué importancia tiene tener referentes femeninos y cuáles son los tuyos?

Es importante tener referentes, al final, creo que es una figura súper necesaria. De hecho, cuando yo empecé a rapear escuchaba a muchas otras raperas, con las que me sentía identificada en diferentes aspectos: por cómo eran, por lo que transmitían. Cuando yo empecé, escuchaba mucho a Úrsula o a la Mala Rodríguez.

Otro de los pilares de Tesa es la defensa de la llengua. ¿Crees que queda aún por recorrer, para que se le de al valencià la relevancia que merece?

Pues parece que ha habido una revalorización de la llengua, lo cual es importante. Gente que, a lo mejor, hace diez años no era capaz de hacer el esfuerzo por hablar valencià y ahora sí que lo hace. A nivel popular, creo que se valora y se es consciente del valor cultural que tiene una lengua. ¿Que después haya detractores que les da hasta urticaria? Pues sí, puede haberlos. Pero creo que a nivel general, he visto una gran mejora.

En este aspecto, creo que la música ha ayudado mucho. Cada vez hay más artistas y bandas que cantan en valencià y que fuera lo petan. 

Sí, totalmente y es increíble. Aunque claro, toda la vida también hemos escuchado música en inglés sin entender «ni papa» y nos ha gustado igual, la hemos escuchado igual. Así que ya es momento de enterrar completamente el discurso de rechazo a la propia cultura.

¿Cuáles son los próximos pasos de Tesa?

Aunque a «Rural» aún le queda vida y quiero seguir presentándolo, la verdad es que también tenemos en mente algún nuevo tema en mente, en el cual la cultura del yo será la víctima. Lo cierto es que tenía muchas ganas de sentarme a escribir, porque es algo de lo que disfruto y el pasado año apenas tuve tiempo de hacerlo.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Complicado, no sabría qué decir [risas]. A ver, no sé, tampoco lo considero una locura, porque algo que haces con pasión y desde el corazón, locura no es. Sí que es cierto que la música se ha convertido en una de las prioridades de mi vida y es algo a lo que le dedico muchísimo tiempo.

También podría interesarte