Nunatak: «En este álbum buscamos la belleza en lo auténtico y lo imperfecto»

Con la llegada de «Nunatak y las flores salvajes», pudimos hablar con Adri, voz de la banda: y es que él nos dio todos los detalles de este cuarto álbum

Después de haber sorprendido el pasado año con su «Nunatak y el tiempo de los valientes», con el que nos dieron una lección en toda regla, desde Cartagena regresan de nuevo Nunatak. En este caso, con una aventura nueva: «Nunatak y las flores salvajes». Un cuarto disco en el que evolucionan, se hacen mayores y su personaje da un paso más. Como ellos.

Aprovechando este recién lanzamiento, hace unos días nos sentamos con Adri, vocalista de la banda, y esto es lo que nos contó sobre Nunatak. Mucha atención.

¿Cómo surge el concepto de este «Nunatak y las flores salvajes»?

Pues estuvimos mucho tiempo dándole vueltas, sobre todo a la idea de si hacíamos un disco conceptual o si preferíamos seguir con la trayectoria de los anteriores discos; de si seguíamos un poco con la estela o si nos liberábamos un poco y hacíamos canciones, cada una de una temática. Y al final, hemos hecho un híbrido. Entonces sí que hay un concepto que está presente en el disco, en el nombre y en algunas canciones. Pero el grueso de ellas. no siguen un único hilo conductor. Lo que hemos querido representar con «las flores salvajes» es la idea de buscar la belleza en lo auténtico y en lo imperfecto, sin centrarte tanto en detalles como la foto perfecta de Instagram o el «sold out» en determinada sala. Este disco aboga por la belleza de la mediocridad y de la imperfección.

El amor, la familia o la situación política son algunos de los temas que aparecen en el disco, ¿crees que la música debería rescatar aún más este tipo de temáticas más cotidianas?

Yo siempre lo he visto así, aunque creo que la música no parece demandar eso. De hecho, la música que más se consume habla de cosas muy superfluas y muy banales. Y a nosotros, nos gusta consumir un tipo de arte un poco más trascendental, que tengan más poso, que te hagan reflexionar o que te emocionen. Sí que creemos que la música debería dejar un poco más de hueco y debería invitar más a pensar cómo van las cosas y reflexionar.

El álbum vio la luz en octubre, ¿cómo está siendo la acogida?

La verdad es que está siendo muy buena. De momento, no hemos tenido demasiadas ocasiones de presentarlo en directo, pero por redes sociales, la gente nos está diciendo cosas muy guays, los medios de comunicación nos están diciendo cosas buenas y nuestros colegas también, que eso es muy importante [risas]. Ahora a ver qué tal va funcionando en directo, aunque creemos que la gente reaccionará de manera positiva, porque las sensaciones son muy buenas.

Fotografía: Lourdes Martínez

Hablando un poco del concepto de este disco, observamos mucho la presencia del «Nunatak y…» en los títulos, como si se tratara de una saga muy cinematográfica o literaria. ¿Por qué apostar por esta fórmula?

Nosotros somos muy cinéfilos y seriéfilos, aunque sí que es cierto que somos malos lectores. Pero al final, todo esto viene muy del rollo sagas, que nos encantan. Así que nos imaginamos a Nunatak como un personaje que vive aventuras y, por decirlo de alguna manera, en cada disco pasa por unas diez pruebas, que le hacen cambiar, evolucionar, crecer. Aunque en este disco ya se ha hecho mayor y, como nosotros, se enfrenta a la paternidad [risas], porque en Nunatak han nacido tres niños en el último año.Y, bueno, es un poco el reflejo de nosotros mismos plasmado  en Nunatak y una aventura.

¿Cómo fue todo el proceso creativo y compositivo de «Nunatak y las flores salvajes»?

Pues fue todo muy rápido, porque sacamos en marzo de 2018 «Nunatak y el tiempo de los valientes». Después del verano, vio la luz el primer single de las «Sesiones Valientes» y ya en 2019, salió el último de estos singles. Además, coincidieron en el tiempo la grabación de la última colaboración con Carlos Sadness y la de «Creéme», primer single de este nuevo disco. Así que ha sido todo una locura de solapamientos, de ir con la lengua fuera, de correr. Pero estamos muy contentos con el resultado. Aunque pensaba que no llegábamos [risas]. Ahora cuando pase un poco de tiempo, podremos analizar más fríamente.

En este trabajo, habéis vuelto a trabajar con Raúl de Lara. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Pues muy bien, la verdad. Con él tenemos ya un vínculo muy especial creado, ya nos conocemos y sabemos por dónde quiere ir cada uno. Así que ha sido muy fácil y muy agradable. Además, trabajar con Raúl es un placer porque es un máquina y siempre tiene soluciones para todo. Se ha sumado al carro y ha estado dándolo todo con nosotros, a pesar de los tiempos tan ajustados que teníamos.

Además, Jorge Guirao de Second también ha colaborado en este disco. ¿De qué manera lo ha hecho y cómo surge?

Pues precisamente hablando con Raúl, le comentamos que queríamos darle más peso a las guitarras. Entonces él nos propuso contar con Jorge, que es el mayor friki del universo en lo que se refiere a guitarras y también de teclados. Pero principalmente de guitarras. De hecho, tiene un arsenal increíble y se lo trajo al estudio. Meterlo todo nos llevó un buen rato [risas]. Así que, bueno, entre él, nuestro guitarrista Gonzalo y Raúl han ido canción a canción, mirando qué efectos se les puede meter. Ha sido un trabajo muy chulo de orfebrería, que creo que se nota y se va a notar.

De hecho, si bien es cierto que seguís teniendo ese sello folk tan Nunatak, pero empieza a observarse un cambio en cuanto a potencia de sonido. ¿A qué se debe eso y cómo surge?

Pues teníamos muchas ganas, la verdad. Sí que es cierto que en el anterior disco ya empezamos a meter un poco más de empaque de guitarras. Y ha sido así porque hemos tenido una evolución muy progresiva: comenzamos de manera muy acústica y, poco a poco, hemos ido derivando a la electrónica. Y en este disco, sí que hemos eliminado un poco lo que son los vientos y las cuerdas, que solo están en un tema, para introducir elementos más eléctricos, para darle más fuerza y más contundencia. Y es algo que se notará en los directos. De hecho, yo que siempre estoy acostumbrado a tocar la guitarra acústica, voy a dejarla más y voy a empezar a coger la eléctrica. En definitiva, estamos muy contentos con este cambio, porque queremos empezar a mostrar una cara nueva de Nunatak.

¿Cómo afrontáis el momento directo?

Pues con muchísimo trabajo, hemos currado como cabrones para llegar. De hecho, los conciertos de Valencia y de Barcelona fueron los primeros de esta gira y aunque estaba la cosa súper ensayada, los nervios se notaban, estaban ahí.

Una canción que defina el momento en el que estáis.

«Ya he ganado», de Nunatak.

¿Por qué?

Porque estamos en un momento en el que hemos trabajado duro, hemos remado muchísimo y aún no ves la luz del camino y te sientes un poco frustrado, porque piensas que no llegas. Sin embargo, últimamente me han pasado cosas en la vida que me han hecho darme cuenta de lo que es verdaderamente importante.Y como esa parte de mi vida está cubierta, me siento tranquilo.

Un escenario en el que tocar por primera vez.

En el de MadCool estaría muy guay.

Un escenario al que volver.

A la Plaza del Trigo del Sonorama. O al BBK, que también es la hostia.

Un artista o banda con el que compartir escenario.

Con Bon Iver o con Foo Fighters.

Próximos pasos de Nunatak.

Pues ahora estamos inmersos con esta nueva gira de salas, con la que paramos en Navidad peri que retomaremos a partir de 2020 con muchísima fuerza y energía.

La mayor locura que hayas cometido por la música.

Pues haber tenido un hijo y estar de promoción [risas].

También podría interesarte