Virginia Maestro: «Del Sur mezcla mis raíces andaluzas con la estética de la música americana»

El próximo 4 de octubre, verá la luz el quinto trabajo de Virginia Maestro: se acerca «Del Sur», un álbum que terminará de enamorarnos

Virginia Maestro es una de esas artistas mágicas y que son sinónimo de música. Con su voz y su talento, nos enamoró a más de uno en 2008 y desde entonces, no ha dejado de trabajar, convirtiendo en arte todo lo que toca. Y lo hace más allá de las etiquetas o los nombres. Lo hace por puro amor a la música.

Con el inminente lanzamiento de su nuevo trabajo, «Del Sur», pudimos hablar con ella. Y esto es lo que nos ha contado de este álbum, de su carrera y de su visión sobre la industria de la música. Nosotros la queremos un poco más después de charlar con ella.

Todavía quedan unas semanas para el lanzamiento de «Del Sur». ¿Cómo lo definirías? Para avanzar un poco a la gente qué encontrará en este trabajo.

«Del Sur» es un disco con una gran influencia de la música americana y latina; con aromas de folk, soul, country y blues, y también del bolero clásico. Con un sonido fronterizo, «Del Sur» es un trabajo de doce canciones, en su mayoría en español, grabadas en directo. Mi quinto álbum está producido por Colin Linden, y fue grabado en su estudio en Nashville.

¿Cómo surge el concepto de «Del Sur»?

Mi propósito fue mezclar mis raíces andaluzas con la estética de la música americana sureña. Quise hacerlo en mi lengua materna, de ahí el sonido fronterizo del álbum. De niña cantaba boleros de Los Panchos y Antonio Machín, y en los últimos años he bebido del country y el folk. Me pareció que el título del disco era perfecto. He escrito canciones que rinden homenaje a ambos lugares; de los que siento que formo parte y de los cuales me he nutrido y sentado las bases de la artista que soy.

Respecto al videoclip de este tema, ¿cómo surge la idea?

Mi mánager Julián Gutiérrez (Idarte Producciones) me propuso a la productora NOIDENTITY Flims para realizar el vídeo. Fue Joaquín, el director, quien creó el universo e historia para el clip. Nos sedujo al instante. Es una idea fresca y muy original, y teníamos muchas ganas de hacer algo rompedor para el single Disparando. Estamos muy felices y orgullosos del resultado.

«Disparando» ha sido el primer adelanto de este álbum, ¿por qué precisamente esta canción con single?

Lo cierto es que hicimos dos adelantos previos; «Miel, luna y piel» y «Let me be me». Tuvimos nuestras dudas, pero finalmente nos decidimos por «Disparando» por la fuerza del estribillo y porque es muy representativa del concepto del álbum. Nos costó decidirnos, había otras candidatas predilectas sin lugar a dudas. Al final siempre hay que arriesgarse y tomar una decisión. «Disparando» nos parece una canción con fuerza, luminosa y con capacidad para conectar con el público.

Ya en el estudio con Linden hablábamos de lo buena candidata que era para ser single.

¿Por qué las composiciones de Virginia Maestro beben tanto de esas raíces americanas?

Porque me apasiona su tímbrica, sencillez y elegancia. Me transporta a un lugar bello y hermoso. Porque conecto con su paisaje y emoción, y me llega como algo directo y honesto, y me siento muy identificada.

Sin embargo, a pesar de esas raíces tan marcadas, se nota tu sello, tu personalidad en cada canción que has hecho. ¿Cómo fue esa búsqueda de una identidad propia?

Muchas gracias. La búsqueda ha sido compleja, como debe ser, y al mismo tiempo apasionante. He disfrutado mucho del proceso, sobre todo porque no sabía ni lo que estaba buscando, excepto sentirme a gusto y sincera. He querido investigarme e incomodarme hasta encontrar la forma de cantar de nuevo en español; encontrar la forma de expresarme con las letras, lo que necesitaba y quería contar, cómo hacerlo, y cómo hacer armoniosa la mezcla de influencias. Mirando atrás lo recuerdo con mucho cariño y orgullo. La etapa de creación es una de las más bonitas.

¿Cómo fue trabajar bajo la producción de Colin Linden en Nashville?

Trabajar con Colin es muy fácil. Él y los músicos hicieron sencillo algo muy complejo. Su talento y su generosidad son enormes. Linden respetó al cien por cien las canciones tal y como le llegaron en la maqueta, detalle que me encantó. 

Creo que Colin es un productor magnífico porque saber extraer de cada uno lo mejor, así lo sentí conmigo y así fui testigo de su relación con el resto de la banda. Fue una delicia dejarme llevar y disfrutar cada día de la grabación. Él lo tenía muy claro y por supuesto contaba conmigo y siempre me preguntaba. Fue maravilloso comprobar que estábamos de acuerdo en cada decisión, como ya sospechaba.

Te conocimos en el año 2008, ¿cómo ha evolucionado Virginia Maestro desde ese momento?

Quiero pensar que soy mucho mejor, así lo siento yo. Hace once años del programa, y siento que he tenido la gran suerte de aprender mucho tocando y escribiendo de aquí para allá. Ha sido un largo camino hasta aquí, sobre todo porque he estado buscándome, buscando la manera de expresarme. Cada paso que he dado me ha servido para estar más cómoda y tener más confianza, en todos los aspectos.

¿Cuáles son las mayores dificultades que te has encontrado por el camino?

Sin duda adaptarme y mantenerme firme ante los bruscos cambios de mi carrera. La toma de decisiones artísticas siempre encierra momentos de mucha tensión, pero no son lo más complejo para mí.

Además, durante todos estos años te has mantenido en una posición bastante independiente. ¿Cómo de complicado es mantenerse en ese camino, sin caer en las fauces del sector más mainstream? 

Me desagradan las etiquetas, y me desagradan bastante. 

Lo único que he hecho es buscarme, ser fiel a mí misma en cada etapa vivida. Para mí lo único difícil es quedarme en casa y no tocar. No creo en la falsa religión de que el indie es muy cool y el mainstream no mola.

A mí lo que me gusta es la música, las canciones y los artistas. Detesto el empeño en separarnos y etiquetarnos como si fuéramos cosas en vez de artistas. La palabra mainstream e indie se han desvirtuado y a menudo se utilizan como arma arrojadiza. De ahí mi rechazo. 

He vivido las dos etiquetas y honestamente nunca me he sentido identificada con ninguna de las dos, no entiendo la necesidad. Los artistas que conozco no las utilizamos para hablar de música o de estilos, no nos importa lo más mínimo. Lo que queremos es tocar, componer y grabar.

En cualquier caso me encanta que me hayas dado la oportunidad de expresar mi opinión al respecto haciéndome esta pregunta. De veras lo digo. 

Nunca he pensado ni me ha importado ser una cosa u otra, lo único que me importa es hacer canciones que signifiquen algo para mí para poder conectar con los demás. Y honestamente me da igual si es en un concierto de Los 40 o si es en el Sonorama Ribera.

Uno de los mayores cambios que se han producido en los últimos en la industria es el modo de consumir música. En este sentido, ¿crees que se ha perdido el poder del disco como discurso?

Soy una romántica, y siento que es una lástima que se haya perdido o se esté perdiendo. También es bueno que haya ciertos cambios e indudablemente hay que adaptarse. En «Del Sur» sigo abogando por ese romanticismo, irremediablemente.

¿Cuáles son los siguientes pasos de Virginia Maestro?

Hacer entrevistas lindas como ésta, contando la aventura maravillosa que ha sido grabar el álbum y no parar de tocar. Llegar a la gente a través de mi música.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Dedicarme a ella.

También podría interesarte