Muñeco Vudú o cómo retratar la música también con sus imperfecciones

Conocimos a Muñeco Vudú tras la publicación de «Gravemente Ilesos» y desde el principio quedamos prendados de su talento, su humildad y su saber estar

Si algo nos ha regalado Madrid es el haber puesto en nuestro camino a los chicos de Muñeco Vudú. Es curioso, porque ni ellos ni nosotros somos madrileños. Pero esa es parte de la magia de la música. Y de las ciudades grandes. Así y todo, lo único claro es que desde que los conocimos, supimos que eran especiales. Esa pasión por lo que hacen, el brillo en los ojos, esa manera de tratar con nosotros y, por supuesto, esos directos espectaculares.

Meses después, hemos tenido la oportunidad de volver a hablar con ellos. En este caso, hablamos con Ivo Pérez (voz y guitarra), a raíz de las sesiones en acústico que han iniciado («One Audio Take Sessions»), tras la salida de «Gravemente Ilesos».

A raíz de la publicación de «Gravemente Ilesos», ¿cómo surge la idea de grabar las sesiones en acústico?

La idea viene por varios frentes. El principal es que queremos tocar y queremos que se nos vea tocando, más allá de que entendemos que la industria te lleva directamente a grabar material para seguir estando en esta rueda. Pero para nosotros, la mejor manera era hacerlo de la forma más directa y arriesgada posible, más allá de hacer vídeos que no fueran estrictamente musicales.

Así que un día, hablando los cinco, se nos ocurrió hacer estas sesiones con una sola toma de audio, con un micro solo de ambiente. Y lo quisimos enfocar hacia lo acústico: queríamos hacer una versión más curva de las canciones, tanto de «Gravemente Ilesos», que fue por donde empezamos; como de nuestros trabajos anteriores. De todo ello, nos ocupamos nosotros: grabación, realización, producción del material.

Es una manera de darle otra perspectiva a las canciones.

Sí, eso nos gusta, porque somos una banda de música popular. No somos ni comediantes, ni ingenieros, ni médicos. Así que al final, creemos que la mejor promo es tocar y que nos vean hacerlo. Y si le damos ese giro autoproducido, de coste cero, es un punto de creatividad extra. Y nos ha parecido una buena idea el hacer esta serie de vídeos, que dan otro giro a las canciones.

Además cada sesión irá acompañada de su respectivo videoclip. Entiendo que en ese sentido, la parte gráfica y visual también es importante para vosotros.

Claro y más en estos momentos en los que redes sociales como Instagram tienen tanto peso. Al final en todas ellas prima o pesa la imagen, también porque vivimos en una sociedad muy visual. Y aunque la música no dejará de ser audio, también hay que adaptarse un poco a ello. Aunque nosotros no abandonamos la idea de seguir grabando estas sesiones acústicas en una toma, para que se pueda apreciar todo: lo que sale bien, las pequeñas imperfecciones, los pequeños fallos en notas, todo. Porque eso también ha sido parte de la música. Hay discos de los 70 en los que se aprecia eso: me viene a la cabeza «Hurricane» de Bob Dylan, que incluso el tempo se acelera en un momento de la canción y después lo recupera. Pero quizás las grabaciones eran mucho más orgánicas y sin determinados efectos.

Al final eso es algo que también pasa en los directos, donde no hay momento para parar o repetir si algo sale mal o hay equivocaciones.

A ese punto quería llegar yo, porque la idea parte un poco de ahí. Si la vida es imperfecta, si un humano es imperfecto, si un árbol es imperfecto, al final, es más real que la música también lo sea. En vez de dar solo una cara de ella, la cara buena y perfecta en la que todo sale bien. La música la vemos relacionada con las cosas buenas, pero también con las imperfecciones. Todo ello, da alma a una grabación.

El primer «One Audio Take Sessions Vol.I» lo hicisteis con «La calle de en medio». ¿Por qué precisamente esta canción?

Pues nos llamaba la atención porque todo este disco, «Gravemente Ilesos», está grabado con guitarras y batería muy potentes. Así queríamos un poco ponernos a prueba y comprobar si las canciones en acústico tenían el mismo empaque y la misma versatilidad. Hemos sustituido batería por cajón, las guitarras por acústicas e incluso una melódica, hemos introducido un banjo. Esa era una primera prueba. Además, nos gusto mucho tocar esa canción y tiene un significado importante. Eso nos ha dado alas para tocar otras canciones e incluso llamar a algún invitado, para darle una nueva perspectiva a los temas.

¿Y cómo está siendo la acogida?

En general muy buena. La verdad es que este disco nos está dando muchas alegrías y nos está dando alas. De hecho, seleccionaron «Antídotos (Para Andar Por Casa)» como Mejor Canción en los Premios A La Música Asturiana (Premios AMAS). Y también han optado por «Canción Para Mi Hermano» para la banda sonora de una serie, de «Allí Abajo». Son cosas que, en un tren tan complicado, estimulan y nos hacen seguir arriesgando.

¿Cómo estáis viviendo todos estos acontecimientos?

Pues con mucha ilusión, pero también con un poco de escepticismo o madurez. De hecho, con el primer disco nos dieron tres de esos premios, pero nos pilló también en un momento completamente diferente. Después de eso, han pasado varios años en los que no hemos dejado de trabajar y hemos tenido tanto frustraciones como alegrías. Vamos teniendo nuestras inseguridades y las vamos superando. Pero también hemos crecido. Así que estos hechos los recibimos con mucha alegría, pero también con prudencia y madurez. Nos lo tomamos muy bien, pero hay que comer.

Siguientes pasos de Muñeco Vudú.

Pues la verdad es que nosotros tenemos un poco la «filosofía Simeone», que es la de ir partido a partido, poco a poco. Estamos buscando cosas, cerrando, avanzando. Este verano, tenemos un par de fechas en Asturias. El 5 de julio, estamos en el Recinto Ferial de Llanera, y el día 6 actuamos en la Semana Negra 2019 de Gijón. Pero después del verano, no sabemos todavía mucho. Solo que queremos volver a Madrid. Además de que nos encantaría visitar el norte, desde Galicia, Navarra, la zona de Castilla y León.

En cuanto a material musical, aunque estamos pensando en cosas nuevas, nos gustaría seguir rodando con «Gavemente Ilesos», porque creemos que aún le queda vida. Así que seguiremos con él y continuaremos con las sesiones en acústico.

También podría interesarte