Penny Necklace: «Sólidos es un proyecto deleite de todos los sentidos»

Penny Necklace regresa a escena con un nievo trabajo. «Sólidos» es ya una realidad y sobre él, estuvimos hablando con Odette.

Ya nos sorprendió con «La Luz», pero es que con «La materia» lo está volviendo a hacer. Se trata de Penny Necklace, quien acaba de lanzar el primer EP de este nuevo trabajo tan conceptual. «Sólidos» es ya una realidad. Y ya han llegado los dos primeros videoclips de este nuevo universo de la banda madrileña.

A raíz de la publicación de «Sólidos», quedamos con Odette Suárez, vocalista y «front-woman» del proyecto. ¿Queréis saber lo que nos contó sobre lo nuevo de Penny Necklace?

¿Cómo surge el concepto de «Sólidos»?

Es un poco la continuación de «La Luz». Cuando acabé el disco anterior, que fue bastante revelador para mí, me moló mucho la idea que había forjado de la sinestesia, de ir juntando canciones o sonidos con otros conceptos no ligados a la música (en ese caso fue el color). En este caso, decidí relacionarlos inicialmente con los metales. Quería sacar temas en esa línea, que se llamaran «Oro», «Cobre». Pero eso se me acotaba demasiado. Así que opté por enfocarlo hacia «La materia», ya que había sacado un trabajo previo que se llamaba «La luz». La idea es cerrar posteriormente la trilogía, con «La forma».

Me puse a trabajar en «La materia» al año de salir «La luz», porque intuía que se retrasaría un año más. Así que en base a eso construí y dividí el trabajo en tres, en «Sólidos», «Líquidos» y «Gaseosos».

En lo que respecta a las tres canciones de «Sólidos», reflejan un poco el cómo me encontraba yo en ese momento. Justo tuve problemas de salud y en esos instantes, como que necesitaba apoyarme en ellas. Así que los temas hablan un poco de eso: del miedo y de cómo afrontarlo.

¿Por qué extrapolar a la música ese tipo de conceptos tan abstractos: la luz, la materia?

Yo creo que cuando hablas de cosas que no son tan directas y que dan libertad al público para que interprete. Justo cuando estaba con «La luz», tocaba las canciones y preguntaba a la gente que qué color creían que era y, casi siempre, acertaban. Creo que hay como una sensibilidad subyacente, que te hace captar, que te hace sentir, sin saber muy bien cómo. Las conexiones directas pueden ser más fáciles, pero son menos sorprendentes. Y eso es lo que más me gusta. Que haya conceptos abstractos tan sinestésicos, que te hacen mezclar sentidos.

Un titular que defina esta primera parte de la materia, que defina «Sólidos».

Si tuviera que vender a Penny Necklace por «Sólidos» y a alguien que nunca hubiera escuchado a Penny Necklace, diría que es un proyecto deleite de todos los sentidos. De hecho, la presentación del proyecto no será un concierto al uso. Será en una localización secreta, en una especie de hangar. Y para ello, hemos montado una especie de show, con toda su escenografía y juego de luces, de olores. El formato del CD también tiene su textura, ya que lo imprimimos en papel cebolla. Todas las canciones tienen su respectivo videoclip. Así que creo que es un proyecto esférico, en el que hay que sumergirse.

En todo este espectro, ¿qué importancia tiene la imagen para el proyecto de Penny Necklace?

Creo que al final la música es como el amor. Te enamoras de una persona por muchas cosas, aunque una de ellas te flipe. Pero siempre te fijas en detalles: en cómo es, cómo te trata, cómo huele, cómo piensa. Y creo que un proyecto artístico es similar, de ahí la importancia de cuidar todos los detalles, no solo la música.

«Piedra» fue el primer adelanto de este EP. ¿Por qué? Y también, ¿cómo surgió la idea del videoclip?

Seguro que en alguna ocasión, te habrán dicho muchos artistas que ha habido canciones que les han surgido en un momento. Sin embargo, otras han tardado mucho más. En el caso de «Piedra», surgió de manera casi instantánea. De repente, un día me senté, hice un tema y tal cual se quedó. Ha cambiado un poco el sonido, pero los arreglos son los mismos. Eso es síntoma de sinceridad con uno mismo, como si hubieras vomitado algo que llevas dentro. O al menos así lo veo yo. Eso es muy guay para abrir brecha.

Luego el videoclip, surgió de otras referencias de vídeos que tenía de Billie Eilish o Amaia. Vídeos en los que hay espacios muy vacíos y en los que solo importa la persona que te está cantando la canción como si estuviera en la misma habitación que tú. También estaba la idea recurrente como del subconsciente, de que te atrevas, de que arriesgues. De ahí la idea de girar, el círculo.

¿Cómo ha sido la experiencia de dirigir tú misma el videoclip?

Pues tiene cosas muy guays, porque te permite llevar a cabo las ideas tal cual las tienes. Aunque cuando tienes dudas, no es tan guay. Tengo la suerte de que mi equipo se involucra y está muy por el proyecto. Al final, lo haces lo mejor que puedes. Y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado.

Justo ha salido también el segundo videoclip, el de «Metal». Cada uno de ellos es como un parto, piensas que no va a salir y cuando lo haces y lo ves con retrospectiva, dices: «pues ha quedado muy bien» [risas].

En todo el proceso de grabación del EP, ¿cómo ha sido trabajar con Víctor Cabezuelo?

Era necesario. Es como una de las piezas del engranaje que a mí me hace sentir segura. Con Víctor sé que las cosas, al final, van a llegar a buen puerto. Confío mucho en su criterio, además es una persona muy respetuosa con las opiniones de los demás. También es muy humilde y tranquilo. Siempre opina y habla desde el cariño y respeta mucho que cojas o no su idea. Además, se involucra mucho. Cuando está con tu proyecto, se mete a fuego con él. Estoy muy contenta y orgullosa del trabajo con él.

Siguientes pasos de Penny Necklace.

Así de manera inmediata, está el concierto de presentación en Madrid. Como contaba será en un lugar diferente a una sala de conciertos. Solamente se puede ir comprando el disco o el totem. La idea es un poco post-mecenazgo y financiar un poco lo que hacemos a posteriori, adquiriendo el EP. Al final, el lugar de la presentación no está preparado para vender entradas, así que la mejor manera que se nos ocurrió fue regalarla si el público se hacía con el disco. Tengo muchas esperanzas en ese día, porque nos vamos a currar mucho la escenografía. Estoy muy emocionada. Así que nada, será el 17 de mayo.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Pues me he ido a Chile y México, y básicamente todo mi equipaje eran instrumentos y dos mudas [risas]. No tenía nada más porque no me cabía más. Encima dormí en el aeropuerto, haciendo escala entre un país y otro. Y la ropa, bueno, me compré ropa allí [risas].

Fue una experiencia enriquecedora. Todo el mundo fue muy agradable. Además, tuve la oportunidad de tocar en escenarios grandes, ante público que no conocía de nada. Buena locura.

También podría interesarte