Gentleman Clef y el equilibrio en «It’s all about balance»

«It's all about balance», lo nuevo de Gentleman Clef, lleva ya semanas en la calle e incluso llenaron con él El Sol. También nos dieron todos los detalles de este nuevo trabajo.

«Storm» supuso el descubrimiento de Gentleman Clef, a los que no hemos dejado de seguir la pista desde entonces. Pero desde ese momento ya han pasado dos años y ahora, la banda formada por los hermanos Serrano, ha lanzado su nuevo trabajo. Un trabajo que supone su primer larga duración.

Efectivamente, estamos hablando de «It’s all about balance». Un álbum con el que lo «petaron» en la Sala El Sol hace algunas semanas, colgando incluso el cartel de «entradas agotadas». Y sobre él, nos estuvieron hablando hace unos días. ¡No te pierdas la entrevista!

¿Cómo surge el concepto de «It’s all about balance»?

Germán. La idea de base era hacer un larga duración, pero con un enfoque distinto, con mucha pre-producción y mucho trabajo de producción. Queríamos que estuviera muy trabajado y que estuviera mucho más cerca a la escena internacional. Así que ahí empezamos a recapitular todas las composiciones hasta el momento y comprobamos que estuvieran en equilibrio entre sí, de ahí también un poco el título. Y a partir de ese momento, comenzó también el trabajo con Charlie Bautista, que nos ayudó mucho a darle identidad a las canciones y ya, a grabar.

¿Por qué esa especie de búsqueda del equilibrio.

Juan. Sí que es verdad que mucha gente dice que nuestro estilo es difícil de encasillar y que cada canción es distinta. Así aparte del significado del propio título, queríamos que todas tuvieran un mismo hilo conductor o que tuvieran un mismo nivel, en lo que a producción y sonido respecta. Así que tanto en lo musical, como por la importancia que tiene para nosotros el equilibrio, queríamos que siguieran todos los temas una misma línea.

Germán. Hay canciones más tranquilas, otras que tienen más marcha y había que conjugarlas todas bien. Queríamos que el disco tuviera una misma esencia, que se viera homogéneo dentro de tanta variedad.

¿Cómo fue todo el trabajo con Charlie Bautista y Dani Richter?

Germán. Pues genial, la verdad. El trabajo con Charlie Bautista ya empezó con buen pie porque él ya había escuchado un poco lo que habíamos hecho anteriormente. Además de pasarle los temas del disco al desnudo. Y desde el primer momento, supo captarnos muy bien en todos los aspectos. Respetó muy bien la raíz de los temas, pero consiguió al 100% que crecieran. Ya a partir de ahí comenzamos a trabajar, dándole mucho tiempo y mimo a las canciones. Y, sobre todo, hubo mucho trabajo de entendimiento, ya no solo con Charlie, también con Dani Richter.

Juan. Lo bueno es eso, que supieron entender desde el principio que es lo queríamos, nos leyeron al instante. Y lo potenciaron. Esto para nosotros era lo más importante.

Permanece la esencia, pero sí que se ve evolución. Sobre todo con el tema de la voz. No sé si vosotros lo veis igual o si ha sido un cambio natural.

Germán. Ha sido algo natural de la edad, porque ya han pasado dos años desde «Storm» [risas]. Y luego también sí que es verdad que quisimos trabajar mucho el tema de la voz, queríamos pronunciar bien, que todo estuviera perfecto. De hecho, contamos con la ayuda de una profesional nativa en inglés, para repasar todas las letras y para repasar todo el tema de dicción. Y ahí pusimos mucho curro. Así que una alegría que se haya notado.

Un titular que defina «It’s all about balance».

Germán. Para mí, la frase que le da título al disco, sintetiza muy bien lo que hay en el disco. Porque hay canciones muy distintas y diversas, pero conviven muy bien. También refleja muy bien lo que es nuestra música, en la que hay un equilibrio entre la voz, el piano y el resto de elementos. De alguna manera, creo que resume muy bien lo que es la obra.

Juan. Al final, es un poco también el orgullo de haber grabado un disco tan bueno como este. Porque en otros trabajos que hemos hecho, por falta de recursos, los hemos grabado como hemos podido. Pero en este ha habido un gran salto y el resultado ha sido genial. Para nosotros ha sido un hito.

«Done Waiting» fue el primer adelanto. ¿Por qué este tema y cómo surge la idea del videoclip?

Germán. El título ya fue revelador, fue como un: «ya estamos hartos de esperar». Además, a nivel musical es mucho más animada y tiene más gancho. Es una canción muy fresca para entrar y abrir un disco. Y respecto a la idea del videoclip, dimos muchas vueltas. Al final, hablando con Pipo Velasco, que es quien se ha encargado de la producción, hablamos de representar lo que la canción en sí transmite. El atreverse a hacer las cosas, el dar el paso. Entonces nos planteó el presentar a una persona que se fuera convirtiendo en un camino. Lo hicimos a cámara lenta, en una misma toma. Fue una locura, porque hubo que grabarlo en 40 segundos y a una sola toma.

Juan. Además, lo hicimos en una sola tarde, para aprovechar bien las horas de luz que había. Nos daba un poco de miedo, por si no salía bien [risas]. Pero fue perfecto.

Siguientes pasos de Gentleman Clef.

Juan. Pues ya plantear gira por varias ciudades, para mover y promocionar mucho el disco. De hecho, seguramente vayamos los dos en acústico en las ciudades a las que vayamos. Y, bueno, también estamos metidos en varios concursos de festivales, a ver si salen.

Germán. Otro «check» sería dar con una agencia de booking y management, para conseguir acceder a todo este circuito.

¿Cuál es la mayor locura que habéis cometido por la música?

Germán. Bueno, yo dejar un trabajo de gerente de recursos humanos [risas]. En parte, por la música, para meterme de lleno en este mundo repleto de incertidumbre.

Juan. Bueno, tuvimos un primer intento con el videoclip del piano, en el que aparecemos en mitad del campo. En un primer momento, lo íbamos a hacer en un pinar y teníamos que pasar con el piano por una presa de agua [risas]. La empresa con la que grabamos, había hecho miles de cosas, pero por ahí no pasaron [risas].

También podría interesarte