Gallos: «Hacemos rock & roll de toda la vida, pero a nuestra manera»

El pasado viernes 5 de abril, Gallos lanzaba su nuevo álbum «Squirt». Por ese mismo motivo, nos sentamos con ellos y les lanzamos algunas preguntas.

El rock & roll sigue vivo gracias a bandas como Gallos, quienes con su talante y su talento, han sacado verdaderos «discazos». Como «Squirt», su nuevo trabajo de larga duración, que vio la luz el pasado viernes 5 de abril. Precisamente, unos días antes nos sentamos con ellos y nos dieron muchos detalles de este incansable proyecto.

No los perdáis de vista, porque pronto van a comenzar a girar por multitud de salas. ¡Y ojo, menudas fieras sobre el escenario!

Salisteis a escena con «Squirt», que ha sido el primer adelanto. ¿Por qué precisamente este tema?

Escogimos esta canción porque creíamos que era la que tenía más formato single. Además, a nivel conceptual, «Squirt» es muy rock and roll. No solo es un término «comercializado» por el porno. En realidad, es la contención de mucho placer, hecho líquido. Y cuando ya no puedes aguantar tanto placer, simplemente sale. Es un poco la vida: tienes tu trabajo, en el que tienes que guardar las formas y el tipo; pero de repente, llegas al local de ensayo o a un concierto y ahí es donde sale el chorro de placer, ahí es donde sale tu «Squirt», en ese momento en el que haces lo que verdaderamente quieres hacer y disfrutas con ello.

¿Cómo ha sido la acogida de este tema?

Pues la verdad es que estamos satisfechos con el tema escuchas, que es como se mide todo actualmente.Estábamos en un punto en el que los temas sí, tenían escuchas. Pero fue salir «Squirt» y hemos notado un «subidón», sobre todo, en Spotify, que es la que más utilizamos.

Un titular que defina «Squirt», el disco.

En «Squirt» se puede ver muy bien de dónde venimos – de un rock más clásico -, pero se mezclará mucho con el a dónde vamos, que es un sonido más moderno y más actuales. Así que el titular perfecto sería: «seguimos haciendo el rock de toda la vida, pero a nuestra manera, importándonos solo el cómo. Y ese cómo, tiene que ser sucio, elegante y mojado».

¿Creéis que se ha perdido el poder del disco como discurso?

A ver, creemos que siempre habrá gente muy melómana que sepa apreciar el poder del disco como discurso y que valore el disco como lo que es, una obra. Si nosotros lo hacemos, ¿por qué no lo van a hacer otras personas? Sí que es verdad, que ahora mismo esa gente es minoría y que los discos están hechos para los más románticos.

El consumo es abrasivo y sí que es verdad que, por ejemplo, la última canción del disco la escucha muy poca gente. Pero por otro lado, desde hace un tiempo parece que también se ha recuperado un poco lo que es la venta de vinilos.

Tras la salida del disco, llega el momento de la gira. ¿Cómo la afrontáis, cómo os sentís?

Bueno, al final, sacar disco es un poco la excusa para salir a girar. Es como cuando te compras unas zapatillas y quieres salir ya a la calle con ellas puestas. Así que, en este caso, igual. Es el momento perfecto para salir y tocar las canciones nuevas. Y, por supuesto, es el motivo perfecto para que el público también salga y vaya a verte.

¿Cuál es la mayor locura que habéis hecho por la música?

Ir a Alemania a tocar, liarla mucho por allí y que al final, el bolo nos saliera a pagar. Y que te amenacen incluso con denunciarte si no pagas todo lo que has reventado [risas]. La verdad es que ha habido muchas.

Aunque, en definitiva, el dedicarte a esto es una locura. Y más cuando ves que toda la gente a tu alrededor tiene ya su vida hecha, con sus trabajos y sus familias. Y tú continúas peleando por esto. Es que con la música, no te estabiliza nada. Inviertes tu tiempo y tu dinero, sin saber al 100% si después recuperarás todo eso. Así que tienes que estar muy pirado para meterte en esto.

También podría interesarte