Una Vez Medianoche inundan La Palma con su «Amanecer»

Los madrileños Una Vez Medianoche presentaron el jueves pasado los temas de su debut, «Amanecer». La banda Viaje a Sidney estuvo con ellos en La Palma.

Hay bandas con`una sensibilidad y un talento infinitos. Bandas desconocidas que se merecen que las conozcan, que les abran puertas. No solo por su música, también por las personas que se esconden detrás. Las mismas que, una vez subidas al escenario, se transforman. Una Vez Medianoche es una de esas bandas.

A veces me pasa que me cuesta escribir con objetividad. Bueno, ¿y qué? La música no es objetiva, no sigue normas. Te hace sentir o no. Así que no le pongamos límites a la música.

El pasado jueves 7 de marzo, pisamos el mítico Café La Palma, para ver en vivo a los madrileños Una Vez Medianoche. Un grupo con el que tuvimos la oportunidad de cruzarnos un año atrás, pero al que todavía no habíamos tenido la oportunidad de ver. Lo que sí que sabíamos es que se habían marcado un álbum debut brutal. Extremadamente cuidado al detalle, «Amanecer» ha sido uno de nuestros mayores descubrimientos del 2018. Precisamente por eso, teníamos tantas ganas de ver cómo lo defendían en directo.

Eran cerca de las 21.30 horas, cuando Pascal y Cobos aparecían entre el público cantando «Halos de sal». Ya desde el principio, apoteósico, mostrando esa faceta tan diferente y especial que los caracteriza. Así, poco a poco, y ya subidos sobre el escenario del Café La Palma, fueron presentando las canciones de su debut. Es el gran momento de «Amanecer».

Así fue cómo hicieron aparición temas como «Milovati», «Australia», «Barcos de papel», «Una vez medianoche» o «Bomba Extrerior». Además de los dos singles que la banda lanzó de manera previa al disco. Y es que «Siento» y «Domador» cerrando el concierto, no podían faltar en este show tan sumamente especial.

El tiempo con Una Vez Medianoche pasó demasiado rápido. Se hizo breve pero intenso y, al igual que el resto de público, los disfrutamos. Sin duda, el directo de la banda fue un descubrimiento total y fue la demostración de que las bandas más desconocidas también pueden ofrecer grandes espectáculos. Y más cuando poco a poco, se les va notando más cómodos sobre el escenario. Un escenario que son perfectamente capaces de «comerse» dentro de poco.

Además, lo bueno es que el show todavía no había llegado a su fin: llegaba el momento de otra gran banda, como es Viaje a Sidney. Los madrileños, cuyo trabajo pronto verá la luz, llegaban al Café La Palma dispuestos a presentar sus canciones. Canciones que pudimos empezar a tararear con la llegada de «Volcanes», «Piezas de montar», «Ley de sombras» y «La Salvación», entre muchas otras.

Sin duda alguna, la pasada noche de jueves fue mágica. La demostración perfecta de todo lo que podemos descubrir en la noche madrileña. Y es que, sí, amigos, las bandas más desconocidas son igualmente buenas. Y sí, hay mucho talento aún por descubrir en esta ciudad.

También podría interesarte