El «Cara a Cara» con la vida…¡y con Isma Romero!

Hace unos días, estuvimos hablando con Isma Romero, quien nos dio todos los detalles sobre su nuevo EP y sobre «Cicatriz», primer single de este trabajo.

Lo conocimos con «Luminiscencia» y, desde entonces, no le hemos perdido la pista. Se trata de Isma Romero quien, hace nada, ha lanzado el primer single del que será su próximo trabajo. «Caraa a cara» se acerca, pero todavía queda mucha «Cicatriz» por disfrutar.

Hace poco más de una semana, nos sentamos con él y le estuvimos haciendo algunas preguntas. ¿Quieres saber qué nos contó?

¿Cómo nace «Cicatriz»?, ¿cómo surge el concepto de este tema?

La canción nace el día de fin de año, hace algo más de un año. Poco tiempo después de que viera la luz «Luminiscencia». Surge mientras estaba en Valencia y lo hace con la intención de mostrar que las cicatrices son las que nos construyen cada día y las que nos ayudan a crecer y evolucionar. Pero quería mostrar una cicatriz bonita, bella, que es la que nos queda cuando ya ha pasado lo malo. Como el recuerdo de lo que fuimos.

En este caso, «Cicatriz» habla de una historia de amor, de una relación. Pero en vez de hablar de la marca que nos deja el desamor, hablo de la que nos deja el amor, de la cicatriz bonita que nos deja.

En torno a esta canción, ha surgido la «Ruta Cicatriz». ¿Cómo surge la idea y qué importancia tienen para ti los lugares en los que estaban ubicadas las paradas?

La idea de la ruta surge gracias al equipo de trabajo de RLM y Estrés, que es un equipo de puta madre. A ellos les quiero agradecer enormemente todo lo que han hecho, porque toda la idea creativa y toda la ejecución fue suya. El objetivo era mostrar algo diferente, interactuar con la gente y que hubiera una conexión con ellos. Al fin y al cabo, presentar la canción de otro modo, porque a día de hoy hay tanta información, que terminamos perdiéndonos cosas.

Se escogieron estos diez sitios porque desde que llegué a Madrid, me he criado en ellos. Y ahí han nacido muchas de mis canciones. Así que los escogí, a modo de cicatriz, no solo de esta canción, también de muchos momentos de mi vida.

En relación a esto, ¿qué importancia tiene para ti la imagen? Más allá de la música.

Para mí es súper importante, porque las canciones tienen que tener una conexión con la gente más allá de lo digital. Vivimos en una era tan digital, que lo físico se nos olvida. Por eso, la idea de avanzar con el tema de la ruta, era un poco la excusa, para que la gente tuviera una interacción directa con la canción. Lo estructuramos como en diez pasajes, para que la gente no solo pudiera escuchar la canción, también para que conociera lo que hay detrás de ella.

¿Crees que se ha perdido el poder del disco como discurso?

Yo creo que se ha perdido bastante. Al final, si la industria cambia es porque las cosas están cambiando. Las tecnologías, las formas de expresarnos y las maneras de contar una historia, evolucionan. Entonces creo que estamos en una época en la que el formato disco, para mí, está pasado de modo. Quizás el disco tenga un lado romántico. Así y todo, tenemos una manera de vivir tan rápida, que la gente ya no se para a escuchar un álbum de 10 o 12 temas. Y creo que cualquier banda que empezara ahora, apostaría por el formato single o EP. Creo que es la manera de conquistar al público a día de hoy. Mejor hacerlo con canciones y no con un disco, del que no van a escuchar las cinco últimas canciones.

Una buena reflexión y diferente a la que habitualmente me dicen.

Lo interesante es llegar a la gente. El romanticismo para los libros de Neruda [risas].

Volviendo un poco al tema del single. ¿Cómo surge la idea del videoclip de «Cicatriz»?

Queríamos reflejar lo que es la presentación de mi historia. Los dos discos anteriores, son dos pasajes mucho más rockera. Creo que con ellos, he cerrado una etapa y he empezado a abrir otra. Quería, además, mostrar nuevas facetas mías. Salir tocando el piano, refleja muy bien cómo surgió «Cicatriz». Para mí era una manera muy mágica de sacar a relucir cómo se creó el tema, pero trasladándolo a un plano más real: haciendo un videoclip.

Por otro lado, queríamos mostrar la «Cicatriz», pero no de la manera típica. Queríamos huir del tópico de la relación de amor. En este caso, contamos con la espectacular Esther Acebo, a quien admiraba mucho. Así que en el videoclip, optamos por contar la historia de dos amigos que viven juntos, pero uno de ellos termina yéndose a vivir fuera. Y al tiempo, regresa y me da la sorpresa.

Al final, las cicatrices pueden ser de diferentes tipos. Pueden ser de amor, de amistad, pueden reflejar las relaciones familiares, las enfermedades. Son una marca de absolutamente todo.

«Cicatriz» es la antesala de todo lo que está por venir. ¿Escucharemos pronto nuevo trabajo de Isma Romero?

Sí, sí, claro. Ahora estiraremos un poco «Cicatriz», porque está funcionando muy bien y los medios están respondiendo de manera maravillosa. También avanzo que aún pueden haber sorpresas con esta canción. Pero no vamos a adelantarlas todavía.

El EP verá la luz en un par de meses. Llegará acompañado de un nuevo single y de tres colaboraciones muy especiales.

Un titular que defina el EP que está por llegar.

El título es el mejor titular: «Cara a cara». Es un cara a cara con la vida.

Siguientes pasos de Isma Romero.

Como vivo en el presente, mis siguientes pasos después de terminar esta entrevista son hacerme unas fotos para La Razón [risas]. Luego ya veremos.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Yo creo que he hecho un poco de todo. Pero por contar una anécdota un poco graciosa. Hace unos cinco años, vivía un poco a las afueras de Madrid y estaba mal de pasta. Me acuerdo que estaba con las clases de guitarra y tocando versiones en algunos locales, para sacarme algo de dinero. En esos momentos, mi compañero Iván, que era programador de la Sala Bumerang de Guadalajara, me dijo de ir a tocar allí un día. Al final fui y toqué para él y para el camarero. Pero tuve el despiste enorme de no mirar ni los cercanías de vuelta, ni ningún sitio para dormir en Guadalajara. La cosa es que cuando termina el concierto y empieza a entrar gente. Y yo, que no sabía qué hacer, me metí en el camerino a dormir hasta las 5 de la mañana que cerraba el garito y salía el primer tren. Ahora mismo, no lo haría.


El próximo 8 de mayo, Isma Romero actúa en el Café Libertad 8. ¡Hazte ya con tu entrada!

También podría interesarte