Cuando la magia de Dan Millson llegue hasta El Sol

Tras sorprender con «Lost Track Of Time» y «Queen Without a Crown», Dan Millson anunciaba que en abril actuará en El Sol. Sobre esto y más, hablamos con él.

Lo conocimos hace poco más de un año y, desde ese momento, no hemos dejado de verlo crecer. El caso de Dan Millson es especial. Es uno de esos artistas con estrella y por los que, al final, es inevitable no alegrarse cuando las cosas le marchan bien. Talento, trabajo, suerte. La combinación perfecta para que, sí, las cosas le marchen bien.

Hace algunos días, hablamos con él, a propósito del lanzamiento de sus dos últimos singles: «Lost Track Of Time» y «Queen Without a Crown». De hecho, el videoclip de esta última canción, vio la luz el pasado viernes y es el ejemplo perfecto de que menos es más. Y de que se pueden contar grandes historias, con pequeños detalles.

¡No os perdáis lo que nos contó! Y tampoco os lo perdáis en directo: el próximo 10 de abril, inundará el escenario de la Sala El Sol.

En las últimas semanas, nos has sorprendido con el lanzamiento de «Lost Track Of Time» y «Queen Without a Crown». ¿Cómo surge el concepto de ambos temas?

Bueno, como sabes, yo venía de publicar mi EP «Little Box Of Treasure» y luego llegó «Shine a Light». Todas estos temas estaban bastante producidos y eran rollo más canción «hit». Entonces quería sacar algo completamente diferente. A una parte de mí, le encantan las baladas, la crudeza de la música antigua y, sobre todo, cómo se grababa: con micrófonos, con piano, con un cuarteto de verdad. Y quería probarlo.

La verdad es que las dos canciones son como las dos caras de la moneda. En una está el lado negativo, la del pasado oscuro, que en cierto modo, aún está. Es como cuando te pasa algo y no sabes cómo afrontarlo. Hay gente que llora, hay gente que se queda en casa y no sale. Yo tuve cierta agresividad, que la saqué por ese camino. Intenté afrontar mis miedos y así es como los supe gestionar. «Lost Track Of Time» habla un poco de eso, de olvidar de quererte a ti mismo.

Sin embargo, «Queen Without A Crown» es una canción de amor. Pero no es una canción de amor al uso. Lo que quiero transmitir con ella es que para querer a una persona, te tienes que querer a ti mismo. Entonces son como las dos caras.

¿Será la sala de un nuevo trabajo de Dan Millson?

La intención es publicar nuevo trabajo. Me encantaría que fuera a final de año, pero no sé si será posible, porque tengo que pensar muy bien cómo hacerlo y cómo prepararlo. Me gustaría que fuera un disco un poco conceptual, que todos los temas estuvieran unidos de alguna manera. Pero antes, hay que ver qué sucede con estas dos canciones y dónde nos llevan. Además, ahora estamos muy centrados en el concierto del próximo 10 de abril en la Sala El Sol. Después, voy a Inglaterra a girar y en septiembre vuelvo a Suecia. Están pasando muchas cosas, así que quiero ver si me da tiempo a componer.

¿Cómo has vivido la acogida de ambos singles? Porque en plataformas digitales han sido una verdadera revolución.

Yo estoy muy emocionado, la verdad. Si analizamos los datos de mis otras canciones, «Shine a Light» tiene 18k reproducciones ahora, pero «Queen Without A Crown» tiene 20k y salió hace poco más de una semana. Es una diferencia muy grande. También hemos trabajado con otro equipo y creo que las canciones han salido en buena época, además de que ahora tengo más seguimiento que antes.

Así que feliz. Si todo va así y con esos pasos tan agigantados, quién sabe lo que pasará en 2020.

¿Y cómo afrontas ante el concierto de abril en la Sala El Sol?

Lo afronto con nervios, la verdad. Porque es un paso muy grande para mí. Siempre he tocado en salas más pequeñas y, de hecho, lo más grande que he hecho en los últimos meses ha sido la Sala Siroco. Estuve con la banda y la verdad es que funcionó muy bien, la gente me habló genial.

Después de eso, he decidido dar un paso al frente e ir a por El Sol. He pensado en un formato diferente. Además de ir con la banda, también quiero llevar un cuarteto de cuerda. Así que estoy con muchas ganas, a pesar de los nervios.

¿Cómo ha evolucionado Dan Millson desde «Little Box Of Treasure»?

Pues en realidad sigo siendo el mismo. Llevo mucho tiempo dedicándome a la música y siempre he tenido claro lo que quería. Lo único es que ahora creo que me encuentro en otro capítulo diferente, en el que creo que aún estoy más seguro de lo que quiero. Al final, vas viendo las reacciones del público y cómo reciben lo que haces. Quizás queda un poco feo decirlo, porque a la gente no le gusta verlo así. Evidentemente, todo lo que haga va a salir del corazón y lo voy a hacer convencido. Pero lo que es la imagen, el concepto, la marca, en qué salas tocar, con quién hacer entrevistas…todo eso ayuda a ver un camino más claro.

¿Cómo has vivido este último año? Porque además de lanzar temas, también has girado por dentro de España y por fuera. Y este año vas a repetir.

La verdad es que ha sido un año de locura y muy intenso. En 2017 salió «Little Box Of Treasure», en 2018 comencé a girar y publiqué «Shine a Light», estuve en Reino Unido, Italia y Suecia. Ahora ven la luz estos dos nuevos temas y volvemos.

Es curioso, porque al final creo que el mayor público está fuera de España. Precisamente por eso, no voy a dejar de salir y girar por fuera si se me plantea la oportunidad. Aunque España y Madrid me encantan y aquí me quedo. Pero sé que fuera hay más mercado.

Ahora que se apuesta por el formato single y que vivimos en la cultura de lo efímero, ¿crees que se ha perdido el poder del disco como discurso?

Lo de los singles es algo que ya pasaba en los años 50, con los singles de dos caras. Los lanzaban a la radio y si funcionaba, te daban la oportunidad de grabar un EP. Aunque sí que es cierto que hay cosas que han cambiado. Antes costaba mucho más grabar. Lo del CD fue una manera de darle salida a más canciones y vender más.

Lo que me molesta un poco más es que haya gente que no se molesta en escuchar la canción completa y se quede en los 10 primeros segundos, porque estamos tan saturados de información. Pero no lo mezclaría con el tema de los discos. Al final, si te gusta un artista, te paras, te sientas y lo escuchas.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido por la música?

Dedicarme a ella. Dejar todo por ella.

Es una de las respuestas más comunes. Pero lo cierto es que es arriesgado.

Sí, es que es verdad. Lo he dejado todo por ella. De hecho, yo no vivo donde nací, en ocasiones me puede generar conflictos con familia, es una preocupación continua para mí. Pero me va bien, porque no he dejado de trabajar y porque también estos dos últimos años he tenido suerte. Cuando yo me vine a Madrid, no teníamos ni piso, los primeros días dormíamos en el coche o en casa de algún amigo. Tuvimos antes local de ensayo que casa. Subimos, dejamos todo en el local y esa noche dormimos en el coche, mientras buscábamos piso.

También podría interesarte