Denea nos regala una noche de cine, despidiendo su «8 Rojo»

La banda madrileña Denea consiguió colgar el cartel de «sold out» el pasado sábado en la Sala Juglar. En esta aventura, los acompañaron Fulcanelli.

Es una de las bandas que más veces hemos visto en directo. Igual que también es una de las bandas cuya evolución ha sido más patente, en este último año y medio. Los conocimos cuando apenas estaban comenzando a presentar su «8 Rojo» y ahora, están ofreciendo los últimos directos de un disco que tanto nos ha regalado. Se trata de Denea, que el pasado sábado 2 de febrero, comenzaron a despedirse de su debut en la sala Juglar de Madrid. Aunque antes, pudimos descubrir a otra gran banda, llegada directamente desde Barcelona. Ellos eran Fulcanelli.

Con bastante puntualidad y sin nada de tiempo que perder, los catalanes salieron al escenario de la Juglar, para comenzar a presentarnos los temas de «Tercer Intento». Todavía no eran las 10 de la noche. Una a una fueron apareciendo canciones como «Planes de futuro», «Turistas», «Inventario», «La dinámica de los cuerpos» o el tema inédito, que no aparece en ninguno de sus trabajos, «Dudar de todo».

Lo cierto es que íbamos sin ningún tipo de pretensión con Fulcanelli, porque nunca antes los habíamos escuchado. Y, sin duda, fue una grata sorpresa. Con su potente concierto y sus letras directas, la banda catalana nos enganchó desde el primer segundo. Sin duda, será uno de nuestros grandes descubrimientos de este 2019.

Y llegó el gran momento de Denea. Eran apenas las 22.30 horas y, para entonces, la sala ya estaba llena. Como siempre, el público parece llegar a cuenta gotas a las salas. Pero aquella noche era especial. No solo por el cartel de «sold out», colgado apenas el día de antes. También porque la banda madrileña nos había preparado alguna que otra sorpresa en forma de canción nueva o algún que otro cambio en las que ya conocíamos.

Empezaron con «100», como el número de personas que esa noche nos encontrábamos en la sala. Y poco a poco fueron apareciendo las demás. Los cambios se notaban y las canciones comenzaron a adquirir una dimensión mucho más potente, mucho más eléctrica. «Su Templo», «2 de noviembre», «Detrás de una vela», «Despertad» o «No me ves», nos trasladaron de repente, a otros lugares que para nosotros eran desconocidos. Y ellos estaban transformados, diferentes, como si fueran una especie de «Superser», capaces de todo. Probablemente esa sea la grandeza de un artista, hacerte sentir diferente emociones con una misma canción.

Tal fue la evolución, el cambio o el paso agigantado que Denea dieron con este concierto que, nos sorprendió de manera muy positiva que fuera Irene, y no Borja, quien comenzara a cantar gran parte de «Frágil». A partir de ese momento es cuando empezó la acción, el material inflamable, las emociones fuertes. Una recta final en la que mezclaron muy bien temas conocidos por todos, como «Tu Voz» o «Nervios», con alguno que otro nuevo, como «Claustrophobia» o el increíble «Incendio».

Eso sí, como no podía ser de otra forma, «La Luz» cerrando. Y es que, precisamente, eso es lo que son ellos: Luz. Y lo volvieron a demostrar una vez más el pasado fin de semana.

También podría interesarte