Feli & The Lemonshakers llenan de color la sala Costello

La banda Feli & The Lemonshakers presentaron el pasado miércoles 23 de enero su EP, «HighLife». La cita, que fue en Costello, estuvo llena de magia.

Hay bandas cuyo talento trasciende a la música. Hay bandas cuyo talento radica en la actitud, en el mensaje, en lo que transmiten. Por esos mismos motivos, el caso de Feli & The Lemonshakers es tan sumamente especial. Porque la sensibilidad y el compromiso que ellos tienen por y para la música, pocos artistas lo tienen. Supongo que será cuestión de la forma de ser, algo tan intrínseco, tan pegado a la raíz de cada uno como ser humano.

El pasado mes de junio, esta particular banda formada por una afro-sueca, un malasio-americano, un español y un chileno, lanzaba su nuevo EP, titulado «HighLife». Y aunque han girado por escenarios como el de Sofar Sounds o Casa Corona, su nuevo trabajo todavía no había tenido su gran puesta de largo. De ahí, el gran concierto que dieron el pasado miércoles 23 de enero, en la Sala Costello de Madrid.

Probablemente, me quedara corta si dijera que el concierto fue como una especie de viaje a través del tiempo. Era algo totalmente perceptible, en sus propias caras, en sus propios gestos e incluso en sus propias bromas. Esas bromas que, en algún punto, forzaron a Felicia e incluso a Anwar a hablar en español. Pero lo que no faltó en ningún momento fue la música. Y, por supuesto, el agitador con forma de limón del que Feli no se separó. Sí, el mismo que da nombre a la banda, como si se tratara de un inestimable compañero de batalla.

Una a una, fueron llegando tanto canciones de los anteriores trabajos de la banda, como del nuevo. Así es como hicieron aparición «Go To Bed», «Double Time», la inestimable «Get Through» o la inconfundible «Naïve». También hubo tiempo para las sorpresas, que llegaron en forma de colaboraciones. Nacho Fernández, vocalista de Lígula, no quiso perderse esta gran fiesta. Y, por supuesto, los «temazos» tampoco dejaron de sonar: momento inconfundible cuando Feli & The Lemonshakers interpretaron juntos el reconocido «Let It Be», de The Beatles.

Si tenemos que destacar algo de aquella noche será, sin duda, la magia que consiguieron recrear los chicos de Feli & The Lemonshakers. Siempre recordaremos aquel 23 de enero, como el día en el que el mensaje de igualdad y de ruptura de todo tipo de barreras, se afianzó por completo.

También podría interesarte