Para empezar, ¡esto no es ni mucho menos el final!

El sueño de todo artista es hacer un proyecto en solitario, y el de Tarque ¡ya es una realidad! El vocalista de MClan llenó por completo, agotando entradas, la Sala REM de Murcia los días 24 y 25 de enero con un ritmo eléctrico al más puro estilo rock que hizo vibrar a todos los asistentes.

Y es que la unión de dos grandes talentos de nuestro panorama musical como Carlos Tarque y Carlos Raya (guitarrista), solo puede tener un resultado: ¡bravísimo! Si a esta mezcla le combinamos un bajista como Iván «Chapo» González, y un batería como Coki Giménez, el cóctel se carga de ingredientes de alto voltaje, de gran calidad y un sabor potente a la vez que familiar, que solo puede, cuanto menos, hacer gozar al público a todos los niveles desde su primera canción intro: «I Love Rock & Roll», el himno de Joan Jett compuesto por The Arrows.

Tarque ha buscado en esta aventura en solitario experimentar nuevos caminos, más duros y llenos de electricidad, un sonido en el que el rock está presente de principio a fin.  

En el escenario, la voz incomparable del artista y su talante único como agitador de masas, siempre con gestos cómplices hacia sus compañeros de escenario, nos hizo mover mucho más que la cabeza con canciones afiladas, directas, crudas, que además de tener como temática el amor, un tema que no se puede omitir en casi ningún género, también hablaban de temas sociales, con un tono crítico, cargadas de ritmo y estribillos pegadizos.  

Temas que invitaron a la evasión, como «Heartbreaker», «Baila», «El Diablo me acompañará» o «Ahora y en la hora», o el blues que cierra este disco «Cactus en el corazón»; se mezclaron con algunos temas de MClan como «Perdido en la ciudad», un tema que compuso el artista junto a su compañero Santiago Campillo en 1992; un blues tan mítico y conmovedor como «Se hizo de noche cuando te conocí», que dedicó a su chica, introduciendo el como «se hizo de día cuando te conocí»;  o «Calle sin luz», uno de los «momentazos» de la noche, en el que Carlos Tarque bajó enérgico del escenario para cantar entre el público.   

Después de interpretar su ya conocido «Electroshock» como última canción del concierto, la banda se despide, ¡pero no del todo! A grito de otra, se subía en el escenario una de las canciones más emocionante y desgarradora de MClan, «Miedo», que conmovió a todos los presentes. Una oda a la desesperación incluida en su disco «Sopa Fría», compuesta por Tarque y Raya, que nos habla del miedo a la pérdida de un modo contradictorio a la vez que desgarrador. Un tema que nos «apapachó» sin remedio a todos los asistentes y que no pudimos evitar cantar y catapultar con nuestros móviles. 

Después de este emocionante momento, la electricidad vuelve a romper el escenario para cerrar, de manera apoteósica, con «Donde nace el rock & roll», dejándonos con ganas de mucho más y, sobre todo, ¡con las pilas bien cargadas! Y es que la aventura Tarque, sin duda, ¡solo acaba de empezar!

También podría interesarte