Una Vez Medianoche: «Amanecer es emoción y color»

A propósito del lanzamiento de su álbum debut, «Amanecer», entrevistamos a Pascal Chahin y David Cobos, que nos dan todos los detalles sobre su proyecto.

Han entrado de lleno en la industria de la música con un álbum debut especial y mágico. «Amanecer», de Una Vez Medianoche, es el típico disco que se merece ser escuchado de principio a fin, sin pretensiones, sin parones y sin ningún tipo de filtro.

La pasada semana, nos reunimos con Pascal Chahin y David Cobos, que nos dieron todos los detalles de su proyecto y de su nuevo álbum.

¿Cómo surge el concepto de «Amanecer»?

Pascal. «Amanecer» surge porque Cobos y yo vivimos la vida muy intensamente [risas]. No, de verdad. Surge por la necesidad de contar un poco nuestras vivencias. Sí que es cierto que yo ando siempre un poco más en las nubes, como en la constelación K-48; y Cobos siempre pone esa parte más terrenal. Con el título, nos decidimos por «Amanecer», por esa relación con el volver a empezar, con el renacimiento.

Pero por remontarnos un poco, hace años nosotros teníamos otra banda, en la que cantábamos en inglés. Y nuestra vocal coach, Patricia Ferro, siempre nos decía que teníamos que pasarnos al español. Hasta que al final cambiamos y comenzamos de nuevo. Al principio, hacíamos un rock más progresivo, pesado y psicodélico, pero necesitábamos un «restart». Queríamos llegar al mayor número posible de personas. Pero tampoco queríamos perder la esencia. Así que estuvimos más de un año trabajando canciones, escribimos a Manuel Colmenero, le mandamos dos de los teníamos por aquel entonces y nos respondió diciendo que quería hacer un disco con nosotros.

He visto también que la imagen y lo audiovisual es muy relevante en vuestro proyecto. ¿Qué nivel de importancia tiene?

Cobos. Tiene una importancia tremenda. Pascal, de hecho, se dedica a ello. No nos gusta subir cosas de baja calidad, es algo que nos gusta cuidar mucho. Y queremos que todo tenga la mayor calidad, como el disco.

Pascal. De todos modos, nos estamos dando cuenta de que es algo que cuesta y va muy despacio. Pero inconscientemente, la gente creo que se fija en cada detalle, en las imágenes y las píldoras cuidadas. De cualquier manera, para nosotros la imagen es igual de importante que la música.

Otra de las cosas que me llamó la atención es el nombre del grupo. Os llamáis como uno de vuestros temas. ¿Por qué?

Cobos. La canción, originalmente, tenía otro nombre: «Monstruos». Y a la hora de escribir la letra, porque en principio era un boceto, Pascal dijo que le inspiraba miedo o terror. Así que recurrimos a uno de los genios de la literatura de terror, Edgar Allan Poe. De él cogimos la primera frase de «El Cuervo»: «Una vez, al filo de una lúgubre medianoche». Eso quedó reflejado en un bosquejo de letra que a Pascal no le gustó nada [risas]. Al final, acabó mutando y se convirtió en «Una Vez Medianoche». Yo no llegué a verlo nunca como nombre, en realidad. Me parecía raro. Pero una vez entras en el juego, es increíble. Pueden ser muchas cosas.

Un titular que defina «Amanecer».

Pascal. Emociones y colores.

Una canción.

Pascal. «Milovati».

Cobos. «Australia» o «Halos de Sal». ¿Pero para qué escoger una si puedes escoger once? [risas]. Y escucharlo de principio a fin, para no perderse nada.

Justo eso iba a preguntar. ¿Creéis que a día de hoy se ha perdido el poder del disco como discurso?

Cobos. Totalmente. De hecho, a mí muchas veces me pasa. Que quiero escuchar una canción en concreto o un solo fragmento del tema. Y es como: «NO». Antes con los cassettes era mucho más complicado, por el tema de tener que rebobinar.

Pascal. Nosotros quizás habríamos sacado más singles. Pero teníamos la necesidad de publicar ya el disco. Al final, todo está ligada al modo de consumo de la gente. Ahora se escuchan mucho más sencillos que discos. La industria en estos momentos, se encuentra así.

Cobos. Pero sí que es cierto que el disco tiene una entidad que no tiene un EP o un single.

Siguientes pasos de Una Vez Medianoche.

Cobos. Tocar y crecer, básicamente [risas].

Pascal. De hecho, nos hemos propuesto tocar una vez al mes en eléctrico, a partir de febrero. Y, por supuesto, también hacer acústicos. Es súper importante ir perdiendo los nervios e ir cogiendo tablas sobre el escenario. A partir de verano, sí que nos gustaría grabar algún tema más, para ir lanzándolos poco a poco. Y que se vaya viendo cierto movimiento.

 

También podría interesarte