«Con uve de verde»: Vlanco, el artista que hay detrás

Hace apenas unos días, pudimos hablar con Vlanco, que vino a Madrid a presentar los temas de «El Mundo Para El Otro», junto a César Poetry y PabloZ.

Viene desde Elda, Alicante. Es cantautor, aunque no puede negar ni obviar que también tiene una faceta literaria brutal, que próximamente lo llevará a publicar su primer libro. Se trata de Fran Blanco. O Vlanco. Sí, «con uve de verde».

Con esa sensibilidad que lo caracteriza, Vlanco se atrevió a responder nuestras preguntas hace apenas unos días, aprovechando su reciente visita a Madrid. En la entrevista, estuvimos hablando de «El Mundo Para El Otro», su álbum debut; de música; y también de literatura.

¿Cómo nace el concepto de «El Mundo Para El Otro»?

Surgió por la necesidad de darle un formato profesional a todo lo que venía haciendo desde hacía tiempo, fue por darle vida a la maqueta. Siempre retrasaba el momento, porque no podía o porque estaba estudiando, así que después de unos años divagando entre el sí y el no, creía que este era el instante perfecto.

¿Cómo terminas metiéndote de lleno en el mundo de la música?

La primera experiencia fue con un «grupito» que tuve y que duró en torno a un año y medio. Era muy de andar por casa, pero sí que es cierto que a nivel local, tuvo cierta repercusión. Así que fue en ese momento cuando me di cuenta de que quizás la gente verdaderamente estuviera disfrutando con ello. Por eso, al finalizar esa etapa, me dejé llevar. Tenía más canciones y comencé a componer más con la guitarra, y terminé metido de lleno en este bucle.

Volviendo un poco al tema del disco, ¿cómo ha sido la acogida del mismo?

Muy guay, la verdad, ha sido muy bonito. Aunque también muy complicado, sobre todo el conseguir visibilidad y llegar a la gente. Pero en la medida de mi capacidad de llegar a la gente, ha sido algo increíble. Con «El Mundo Para El Otro» he tenido experiencias increíbles, ya que me ha llevado a tocar en centros penitenciarios, en colegios, en la plaza de mi ciudad, en fiestas locales. También es verdad que ha sido un disco muy cuidado en todos los sentidos: letras, composición, producción, diseño. 

Un titular que defina el disco. 

No sabría decir un titular, la verdad. Es muy difícil [risas]. «Con uve de verde».

¿Por qué lo de «Con uve de verde»?

Es un poco el nombre que me ha acompañado siempre. Cuando finalicé mi etapa con el grupo musical, estuve un poco parado, también porque coincidió con el fallecimiento de mi madre. Este hecho, hizo que continuara componiendo temas, como «La Reina de mis Recuerdos». Así que en el momento en el que decidí ponerme un nombre artístico que me acompañara en esta nueva etapa, me decanté por «Vlanco, con uve de verde», para que ella me acompañara siempre. Y es que mi madre tenía unos ojos verdes brutales y quería que eso estuviera conmigo permanentemente.

Justo te iba a preguntar ahora por una canción del disco.

Pues sí, probablemente sea esa, «La Reina de mis Recuerdos». Creo que es la más especial, la más sincera y la más en carne viva. No es de las más escuchadas tampoco, aunque en los conciertos es la que hace aflorar más sentimientos.

Compones y cantas, pero también escribes poesía. ¿Por qué aunar esas dos vertientes artísticas?

No me atrevo a decir que sea poesía, más bien creo que es una prosa poética. De hecho, yo comencé a escribir en diversos blogs culturales. Y a nivel emocional, empecé a publicar esos textos más íntimos. Y sí que es verdad, que al principio, utilizaba la página de Facebook de Vlanco para compartir todos estos escritos. Luego ya me atreví a mostrar las canciones.

Digamos que es una vertiente paralela que llevo. Voy escribiendo tanto textos como canciones. A veces, hay textos que se convierten en canciones, y canciones que dan pie a textos.

Estamos muy próximos a una zona en la que está surgiendo muchísimo talento musical. ¿Cómo estás viviendo la aparición de tantos nuevos artistas y bandas en Murcia y Alicante, sobre todo?

Es algo muy guay, la verdad. Lo cierto es que yo me muevo bastante por Alicante, Murcia, la Vega Baja; y hay tanta gente buena y tanto talento. Evidentemente, en Madrid se mueve muchísimo más, también es normal porque es una ciudad mucho más grande y es algo exponencial. Pero aún así, allí hay mucha gente increíble.

El haber conocido a cantautores como yo, además, da una relajación brutal. Porque al final es gente que piensa y sueña como tú. Es increíble compartir la misma visión con más gente.

De hecho, gracias a este mundo, has dado con personas como César Poetry y PabloZ. ¿Cómo surgen las colaboraciones con ellos?

Fue sobre todo, a raíz de la poesía. Y sobre todo, por César, a quien conozco desde hace muchos años y con quien he girado prácticamente, por toda España. Él me ha permitido conocer a muchas personas de este mundo. Al final, colaborar es muy fácil. Y que exista un binomio entre música y poesía, enriquece y potencia mucho los shows.

Siguientes pasos de Vlanco. 

A nivel de conciertos no lo sé, quizás haya un pequeño parón. Quiero centrarme en el proyecto del libro, que autoeditaré muy pronto. Aunque no dejo de pensar en canciones nuevas y en el segundo disco. Quiero dedicarle bastante tiempo a eso, y el tener continuamente conciertos, no te permite eso.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido, bien por la música o bien por escribir?

Igual es una locura para mí, pero no para el resto de gente. Pero diría que el dedicar el 50% de mi vida y de mi tiempo a todo esto. Y más cuando uno tiene su faceta laboral muy marcada. Al final, es cuestión de creer en mí y en la gente que me escucha.

También podría interesarte