Beluga: «Tiempo de leones muestra nuestra necesidad de reafirmarnos»

La banda madrileña Beluga lanzó hace un mes su nuevo trabajo, «Tiempo de leones». Un disco que se presentará el próximo 8 de febrero en la Sala Caracol.

Beluga han regresado a escena con su nuevo trabajo. «Tiempo de leones» está aquí para atraparnos bajo su estela. No es para menos: concepto, imagen y disco que dan un paso más en referencia a «Búmeran» y que muestra a unos Beluga mucho más maduros, mucho más ellos.

Hace unos días, hablamos con Carlos Ortega y José Ramírez sobre este «Tiempo de leones». Y esto es lo que nos contaron.

¿Cómo surge el concepto de «Tiempo de leones»?

José. Lo que es el título surgió incluso antes de plantearnos hacer un disco. En este caso, vino de un viaje de uno de nosotros a Mozambique, que es un sitio increíble, un paraíso. Nos gustó y adoptamos un poco ese concepto a la hora de crear el disco. Lo hemos ido amoldando todo a eso.

Carlos. Ha sido como una visión. Se construye todo en base a eso.

José. Exacto. No es que ya tuviéramos los temas y a partir de ahí creáramos el concepto. Ha sido más bien al contrario. De hecho, el título se ha mantenido, pero estuvimos dudando hasta el final, hasta que vimos que efectivamente, el concepto permanecía.

Un titular que defina el disco.

C. No somos de titulares [risas]. Pero quizás, diríamos, la necesidad de ser quien somos. Aunque suena muy ambiguo.

J. Sí, pero quizás podría ir por ahí. La necesidad de reafirmarnos en lo que somos y en lo que queremos comunicar.

Una canción de «Tiempo de leones».

C. Si tuviera que quedarme con una, me quedaría con «El nombre de la naranja».

J. Yo no podría quedarme solo con una. Nosotros concebimos los discos como un viaje, como un ente completo. Así que no podría destacar solo un tema.

Al hilo de esto, ¿creéis que el concepto de disco como historia se está perdiendo?

J. Se está perdiendo un poco, pero creo que al final también, esto viene de estrategias de marketing o de comunicación. Nosotros en ese sentido, seguimos siendo un poco románticas. El concepto disco nos gusta y lo necesitamos. Quizás en otro momento, podamos hacer algo en dos o tres canciones. Pero hasta la fecha, necesitamos el tiempo de un disco para poder soltar lo que queremos.

C. Además, que el diseño del disco en formato físico, también habla de tu obra. Así que solamente hablar de la música, para nosotros se quedaría corto. Yo creo que se seguirá manteniendo. Y coincido con Jose en que todo esto forma parte de la vorágine del marketing. Pero nosotros continuaremos haciendo discos y lanzándolos en físico. Porque al final, nosotros hacemos música para románticos.

Vuestro caso me llama especialmente la atención, porque está todo muy bien hilado: música, imagen, espectáculo. Y la verdad es que eso me gusta. 

C. Hay una cosa que digo mucho últimamente. Estamos en un momento de nuestra vida en el que tenemos algo que decir. Para ello, tienes que construirlo muy bien y tener una narrativa muy concreta, de forma que el público lo entienda. Y no solo la música, también el diseño, las letras o la instrumentación. De ahí la importancia de que esté todo tan bien hilado.

J. Y además, todo lo que nosotros publicamos o mostramos, pasa por nuestras manos. Al final, son todo herramientas para completar el mensaje.

Con «Tiempo de leones» creo que habéis dado un paso más en referencia a «Búmeran». ¿Cómo han sido estos años de trabajo?

C. Estos dos años han sido dos años de permiso. De permitirnos indagar, de explorar, de trabajar cuatro meses en una canción. El disco podría haber sido una mierda, pero no queríamos que lo fuera. Han sido dos años, para hacer algo que nos saliera del corazón. Y estamos satisfechos con lo que ha pasado, porque es lo que hoy está al alcance de nuestras manos.

J. Además, desde que salió «Búmeran» ha pasado mucho tiempo. Nos han pasado muchas cosas y nosotros mismos también hemos aprendido mucho. Este disco tiene, de hecho, mucha más profundidad por eso, porque somos personas diferentes. Y que las personas que compusieron «Búmeran», no son las mismas que han compuesto «Tiempo de leones». Hay dos miembros que se han incorporado en este nuevo camino. Además, hemos incorporado nuevas cosas que hemos aprendido.

¿Cómo afrontáis la presentación en la Sala Caracol?

C. Lo afrontamos de puta madre [risas]. Nosotros nos hemos venido un poco arriba, ¿pero sabes qué pasa? Llevamos mucho tiempo sin tocar en Madrid y nos hemos puesto el objetivo de llevar 400 o 450 personas. Si luego nos damos de bruces, ya vendrán los lloros. Pero somos de ponernos objetivos altos. Y creemos que es posible, por todo nuestro trabajo de estos dos años y por todo el público que hemos ido consiguiendo este tiempo.

J. Además, queríamos una sala en la que pudiéramos hacer el show que creíamos que de merecía este disco. Y, evidentemente, teníamos que hacerlo en Madrid porque es nuestra ciudad. Queríamos un punto más. Y también queríamos agradecer a toda la gente que ha participado en el crowdfunding, queríamos darles un gran show.

La mayor locura que hayáis cometido por la música.

J. No somos muy de locuras. Pero quizás, tener que trabajar en otras cosas, porque al final, Beluga para nosotros es una vía de escape. Por lo demás, bueno, lo típico a lo mejor, no dormir [risas].

Siguientes pasos de Beluga.

J. Tocar todo lo que podamos y donde podamos. Al final, creo que esa es la parte más difícil de la música. Es algo muy costoso y en lo que estamos currando mucho.

La playlist de Beluga

 

También podría interesarte