Andrea Dawson da un paso al frente con «Payback»

«Payback» es el primer trabajo en solitario de la la artista madrileña. Un trabajo que demuestra todo lo que puede conseguir ella misma

Hace apenas una semana que vio la luz el nuevo EP de Andrea Dawson. «Payback» está en la calle, para demostrar al mundo entero lo que la propia Andrea es capaz de hacer sola. Es su gran apuesta, su gran salto, su gran represalia. Muy atentos a la artista madrileña, porque este trabajo, pronto tendrá su presentación oficial en el Hotel de las Letras.

¿Cómo nace «Payback»?

«Payback» en inglés, significa represalia o venganza. Por cuestiones personales, tuve que abandonar mi proyecto anterior, lo cual me dio un impulso muy bueno para empezar de nuevo. Así que, este trabajo es una demostración de que yo sola también puedo hacer algo muy chulo. Y me he quedado a gusto.

Evidentemente, «Payback» son más cosas, porque el disco tiene más canciones y cada una de ellas tiene su propia alma. Pero el «motorcillo» está ahí.

¿Cómo afrontas este nuevo periodo en solitario?

Sí que es cierto que me veo muy sola. Porque aunque tengo el apoyo de mi productor, Mumbai Moon, me encargo de todo yo. Pero por otro lado, también le estoy «echando más pelotas». Al principio, lo llevaba peor pero ahora me estoy acostumbrando y le estoy cogiendo el «gustillo».

Hay mucha mezcla de estilos: electrónica o R&B, entre otros. ¿Intento de huir de las etiquetas o de buscar tu propio sonido?

Este disco, lo he hecho sin pensar demasiado en lo que pueda pasar en el futuro. Tenía algo hecho y ya había avanzado, pero me pegué un tortazo y tras dejar atrás mi antigua banda, la caída fue dura. Pero bueno, ahora mucho mejor.

«High», uno de los adelantos. ¿Por qué?

Es que desde que lo cree, me encanta el tema. Ese estribillo instrumental, con el chopeo de voz ahí, me flipaba. Además, lloro con mi propio tema, porque me acuerdo de por qué lo escribí. Es una sensación que suelo tener, conforme voy escuchando más y más veces mis canciones.

En realidad, «High» es el centro de todo el EP. Fue como una línea a seguir. De hecho, estuve un año trabajando con Mumbai Moon, salieron temas, pero no nos convencía demasiado el estilo. Hasta que llegó «High». Y más, después de empezar de cero yo sola. No tenía ni idea de lo que quería hacer, ni cómo. Al final, esto es lo que ha salido.

De hecho, «High» es un altavoz de una realidad cada vez más latente: pareja, celos, relación tóxica. Lo cual está genial. Pero, ¿crees que de algún modo, la música ha perdido esa esencia?

A ver, las modas van y vienen. Por ejemplo, el trap de ahora, creo que era el punk en los años 70. La gente no sabía qué leches era el punk, pero al final se quedó. No digo que el trap se vaya a quedar, porque particularmente, no lo escucho, ni tampoco lo hago, pero lo respeto. Cada momento, tiene su propio estilo de música. Y no seré yo quien se ponga a juzgarlo. Yo no escucho reaggeton y no me gusta. Si voy a un garito y me lo ponen, cojo y me voy. Pero lo respeto.

Retomando un poco «High». ¿Cómo surge la idea del videoclip?

Al tener todo el proyecto sobre mí, que si yo no tiraba del carro, no lo iba a hacer nadie, cogí con mis padres y lo pagamos a pachas. Estaba muy obsesionada con que el vídeo tuviera una buena calidad de imagen. Así que hablé con el director, Edison Guzmán e hicimos brainstorming. La idea de la bañera, cómo hacer la iluminación, encontrar al director de imagen y al de fotografía, fue todo una aventura, porque no había hecho un videoclip jamás.

Así que a las 5 de la mañana, tenía a la maquilladora en mi casa. A las 8 estábamos grabando ya con el Maserati, que alquilamos uno y al final apenas ha salido en el videoclip. Me dio mucha rabia. Al final, sale mucho la ciudad de Madrid, quería que se viera y que el vídeo fuera algo más etéreo. Estuvimos todo un día entero grabando, hasta las 2 de la mañana. Y con todos los problemas que nos pudieron surgir. Menos mal que había ganas. Pero al final, salió.

Además, el videoclip ha sido una auténtica revolución. 20.000 visitas en apenas una semana.

Yo ni me lo creía. Me esperaba, como mucho, 3.000 o 4.0000 visitas. Debe ser que se ha corrido la voz. Y, lo cierto, es que he recibido también mucho «feedback», dándome la enhorabuena.

¿Cuáles son los siguientes pasos de Andrea Dawson?

Pues la idea es tocar, hacer algún acústico. Y, por supuesto, la presentación del EP en el Hotel de las Letras, allí en Gran Vía.

¿Qué es lo más loco que has hecho por la música?

Te puedo contar una. Hace unos años, había un festival que se llamaba Wolfest. Yo tenía unos 17 años y no era todavía consciente de que la música requería disciplina y que la voz había que cuidarla. Estuvimos ensayando durante meses, pero justo la noche de antes salimos de fiesta, casi hasta las 8 de la mañana. Mis amigos me estaban diciendo que el ron miel era bueno para la garganta. Total, que llegué allí y tuve que rapear porque no tenía nada de voz. Estaba ronca. Delante de unas 500 personas. Lo pasé muy mal. Encima, al final del bolo, había un aplausómetro para elegir al ganador, y cuando dijeron el nombre de mi banda, la sala completamente callada.

La playlist de Andrea Dawson

También podría interesarte