Nadia Álvarez nos introduce en sus «Mundos Sutiles»

La artista leonesa presentó su nuevo en Galileo Galilei, junto a Llorente

Hace apenas unas semanas, veía la luz «Mundos Sutiles», nuevo álbum de Nadia Álvarez. Un disco especial que muestra a la Nadia más personal, a la vez que homenajea al gran Antonio Machado. Y, por supuesto, tenía que tener su respectiva presentación. Madrid, tuvo la primera toma de contacto con la artista leonesa, el pasado miércoles 3 de octubre. La Sala Galileo Galilei fue testigo de una noche muy emotiva, en la que Llorente fue el encargado de abrir el concierto.

Llorente llegaba desde Zaragoza, preparado para presentar los temas de su nuevo álbum, «Gente Corriente». No faltaron temas como «Para no volverte a ver», «Corazón coraza» y, por supuesto, «La Camiseta del 92». Nos habría gustado disfrutar mucho más de su voz, porque tiene algo mágico en ella. Pero esa noche fue distinta, era el momento de Nadia Álvarez que, puntual, comenzaba en torno a las 22.00 horas.

Nos encontrábamos en pleno «Estado de sitio». Y, ella, como si de un gran «Salto al vacío» se tratara, salía al escenario. Ya estaba preparada para presentar las nuevas canciones de «Mundos Sutiles», además de recordar las de su anterior trabajo. Desde el primer instante,nos atrapó, con esa combinación perfecta de voz dulce, timidez y seguridad constante. Hay personas con ángel y ella es un claro ejemplo de ello. Arropada por su banda, Daniel Campillo (batería), Ángel Herranz (bajo), Jesús Sangui (guitarra), Álex Larraga (teclados y acordeón). supo guiarnos con sutileza por todo su mundo. Aunque también dio pie a momentos más intimistas, en los que su voz y su guitarra eran los únicos protagonistas sobre el escenario.

Con esa eterna sensibilidad que se intuye tras Nadia, justo en el momento en el que llegaba «Pequeños Infantes», no tembló al recordar esa ingenuidad y modo de ver la vida que tienen los niños. De ahí que invitara al escenario a los más pequeños de la sala. Probablemente, fuera uno de los momentos más emotivos del concierto, junto al nuevo tema que interpretó poco después con Llorente: «Una canción de despedida», que ni mucho menos lo fue, porque todavía quedaba tiempo de concierto.

Ni «Cuatro Caminos», ni ningún camino bifurcado, pudo impedirnos el cantar con ella, canciones como «Mis Tormentas, Tus Dudas» o «Vuelve». Ahora sí que quedaba poco para que llegara el final. Y Nadia volvió para interpretar los dos últimos temas de la noche: «A veces» y «Todo Marcha Bien».

Es curioso. Nadia consiguió que el concierto fuera realmente corto. Pero es que cuando a algo, le pones tanta emoción, todo es más fácil. Para ella y para la gente que, como yo, nos dejamos sorprender y terminamos embelesados entre el público.

También podría interesarte