Bertt Que y su gran apuesta por la sencillez y la naturalidad

Un jueves cualquiera en Madrid, entre Cuatro Caminos y Nuevos Ministerios. Típico bar de barrio en el que, en algún punto, los vecinos se agolparán para ver el Mundial, beber y fumar. Nosotras tenemos una cita con el cantautor barcelonés, Bertt Que. Lleva apenas unos días de promo en la capital y ya ha aprovechado para comprarse una nueva guitarra, que acaba mostrando entre entrevista y entrevista. Nosotras venimos dispuestas a preguntarle por su nuevo trabajo y sobre algunas cosas locas.

¿Cómo nace el proyecto de Bertt Qué?

Yo llevo muchos años, desde los 16, tocando la guitarra. Y al cumplir los 18 o 20, me junté con los colegas y monté una banda, Marionetas. Hasta finales del año pasado, estuvimos girando y haciendo bolos. Pero llegados a un punto, nos plantamos y dijimos: «un poco de seriedad, ¿quién está dispuesto a dejarlo todo y dar un paso más profesional?». Y desgraciadamente, ninguno se mojó en ese aspecto. Pero yo llevaba cinco años dedicándome a la música y quería seguir con ello. Si al final seguía componiendo, ¿por qué no iba a poder seguir defendiendo mis canciones? Después de pensarlo mucho y echarle valor, decidir emprender el proyecto en solitario.

En enero ya me decidí y grabé las canciones que tenía. Y desde ese momento, no he parado.

Aunque tu estilo es diferente al del resto de cantautores al uso, ¿cómo diferenciarte de todos ellos?

Si es cierto que aunque he iniciado un proyecto en solitario y tengo un rollo más cantautor, estoy intentando enfocarme más a un estilo que, en España no está muy explotado. O que creo que no se estila demasiado. Que es el folk. Considero que las canciones que estamos haciendo, tienen un sonido peculiar. Un estilo que los cantautores de hoy en día, no están haciendo. Dentro de esta faceta, no quiero explotar la temática del amor. Además, trabajo un sonido típico cantautor con banda, pero virando más hacia el rock.

¿Cómo desmarcarte de todo eso? Haciendo algo distinto, dentro del mismo estilo musical.

Das mucha importancia al mensaje de las canciones. ¿Crees que, en cierto modo, por culpa de determinados géneros en auge, dicho mensaje se está perdiendo?

Hoy en día, ya sabemos que la música que más se mueve hoy en día, por lo que sea, es el trap y el reggaeton. Y realmente, si analizas las canciones, piensas: ¿en serio este mensaje lo está cantando medio mundo? Yo creo que la gente no es consciente del mensaje que se está lanzando con esas canciones. Y ya no solo esas canciones, el estilo musical. Un género que, sobre todo, degenera la imagen de la mujer.

Yo siempre le he dado mucha importancia a las letras. Sobre todo en este proyecto. También es cierto que quiero dejar atrás el concepto del amor y me estoy enfocando más hacia el significado de libertad, el de sentirse cómodo y capaz de hacer lo que uno quiere. Y quiero que el proyecto sea un reflejo de este mensaje, que es lo que yo tengo en mente y es un poco también lo que he experimentado. Lo de salir de una banda y comenzar con mi proyecto.

¿Cómo nace el concepto de este disco?

Precisamente por lo que comentaba. Surge bajo el concepto de: «déjalo todo atrás, ten valor y vuelve a empezar, aunque sea arriesgado». Aunque luego tu trabajo y sacrificio no tenga el reconocimiento que esperabas. Pero hazlo, para que tú puedas sentirle libre, contento y, sobre todo, realizado.

¿Cómo lo definirías en dos o tres palabras?

Ahí me habéis pillado [risas]. A ver, es que si lo escuchas, es un reflejo de mí. El disco en sí, es muy sencillo. Son canciones sin solo de guitarra, ni introducciones, ni nada. Es un trabajo muy natural.

Estás publicando single por single. ¿Por qué apostar por esta técnica?

Hoy en día, la gente no consume tantos discos como antes. Ese estilo de escucha está muriendo. La gente ahora solo oye singles. Por lo que tengo escuchado por mis padres, antes te ibas a la tienda de discos, porque tu banda había publicado disco y te lo comprabas, sin haber escuchado previamente ningún tema. Y entendías el mensaje que te quería dar el artista con el proyecto entero. Y eso ahora eso no pasa, al no ser que seas un artista ya muy reconocido. La gente no te va a escuchar durante 45 minutos seguidos.

Mi concepto era sacar el disco, pero poco a poco. Después de haber publicado los singles y que el público conociera las canciones. Cuando ya se hayan escuchado, pero de manera más pausada, los reuniré en formato disco para quien quiera tenerlo.

¿Hay título o mejor no pensar en ello aún?

Todavía no, todavía no. No tengo ni diseño del disco, ni título. No tengo nada declarado, de manera oficial.

¿Cómo está siendo grabar en Tropic Studio?

Para mi está siendo la mejor experiencia que he podido tener, porque estoy trabajando con amigos, que en los momentos serios dejan de serlo, para convertirse en profesionales. Pero la confianza que hay es brutal. Nosotros estamos grabando de manera peculiar y ellos me lo están facilitando, porque hay cierta confianza y porque les gusta el proyecto. Ellos le ponen un cariño especial, más allá del trabajo. Y para mí está siendo una experiencia impresionante.

«Bailando Solo» y «El Impulso» han sido los dos primeros singles del disco. ¿Por qué estos temas?

No es porque los haya decidido yo. Simplemente fueron las primeras canciones que compuse en su momento y, por ende, fueron las primeras que empecé a grabar. Eran las que más a mano tenía. Cuando empiezo a grabar una, es porque ya estoy preparando las tres siguientes, para ir avanzando trabajo.

¿Y cuáles son los siguientes pasos de Bertt Que a partir de ahora?

El mes que viene se publicarán dos temas nuevos. Y si Dios quiere y tengo tiempo, entraré a estudio para grabar los temas que ya tengo acabados. De cara al verano, con más tranquilidad, probablemente me encierre en el estudio, porque al final es cuando más tiempo tienes. Luego en septiembre, tengo dos conciertos en Valencia. Y bueno, iré cerrando conciertos poco a poco.

¿Y el disco?

La verdad es que el disco, aún no sé ni cuántas canciones va a tener. Yo voy a ir grabando canciones y, luego, ya haré una selección de las mismas. Pero no me quiero poner fecha, porque no quiero ir con demasiada presión.

¿Qué es lo más loco que has hecho por la música?

A nivel espectador, fue irme a Londres a ver a Tom Petty. A mí me dan pánico los aviones, pero me hacía mucha ilusión ver a este hombre, porque llevaba por lo menos 30 años sin pisar Europa. Tenía que ir. Justo el concierto coincidía el domingo que acababa el Mad Cool. Claro, tampoco podía ir solo. Así que le pagué todos los gastos a dos amigas que vinieron conmigo al festival y nos fuimos de empalme directamente. El avión salía el domingo a las 6 de la mañana y nosotros acabamos en Mad Cool a las 4. No pasamos ni por casa, desde las 3 de la tarde del sábado. Llegamos a Londres a las 9 de la mañana, tuvimos que recorrer hora y media en bus hasta el hotel, fuimos al concierto y al día siguiente, volvimos a España.

Luego, a nivel músico, lo más loco que he hecho ha sido engañar a mi padre para que me dejara el coche, porque nos habíamos montado una pequeña gira en acústico con la banda. Con la mala suerte de que se lo jodí. Tuve que llamarlo, a 80 kilómetros de Barcelona, para que nos recogiera. Y todo porque le había echado gasolina a un coche de gasoil. A las 2 de la mañana. Mi padre al final me dijo: «no te voy a dejar el coche en la vida».

Esta es la playlist de Bertt Que

Entre todas las canciones que Bertt Que podría haber elegido para que escucharas, ha escogido estas diez.

También podría interesarte