Love Of Lesbian: «Creemos que El Poeta Halley perdurará en el tiempo»

Los catalanes se encuentran, en estos momentos, en plena gira de celebración de su 20 Aniversario

Es una de las bandas más respetadas y con mayor renombre del panorama actual español. Les ha costado. Pero ahí están, dando guerra 20 años después. Ellos son Love Of Lesbian, afamados poetas y músicos. Tras despedir a Halley a finales del año pasado, se resisten a alejarse de los escenarios. Al menos de momento.

Es una de las bandas más respetadas y con mayor renombre del panorama actual español. Les ha costado. Pero ahí están, dando guerra 20 años después. Ellos son Love Of Lesbian, afamados poetas y músicos. Tras despedir a Halley a finales del año pasado, se resisten a alejarse de los escenarios. Al menos de momento.

Tras dos años en la calle, ¿cómo ha sido la acogida de «El Poeta Halley»?

Juli Saldarriaga (JS), La verdad es que ha ido muy bien. Era un disco arriesgado y teníamos la duda de si iba a ser entendido. De algún modo, es un álbum de escucha y asimilación lentas. No responde tampoco a los cánones de disco que se saca actualmente. Muchos de los trabajos que se publican hoy en día, responden a la necesidad de los festivales, están muy ajustados, tienen un beat intenso. Sin embargo, en «El Poeta Halley» hay canciones largas, mucha letra, muchos mensajes escondidos. Así que no sabíamos si el oyente iba a tener paciencia con él. Y la grandísima sorpresa, es que desde el momento en el que salió, ha estado en las listas de venta.

Por lo tanto, la recepción ha sido acogedora. La gente no se ha asustado, ni ha dicho: «bah, no entiendo nada». Realmente, le ha dado la oportunidad suficiente y ha ido descubriendo el disco poco a poco. Para nosotros es un respaldo, nos da seguridad y confianza. Esto nos demuestra que podemos hacer lo que nos dé la gana, mientras sea digno y esté bien hecho. Además, para mi es una lección. Me demuestra que el oyente no es estúpido y no quiere que le des la comida masticada. La gente está ávida y receptiva a todo tipo de estímulos.

Y lo más curioso es que la acogida no fue grande los seis primeros meses tras la salida del disco. Todavía hay personas que están descubriendo el disco por primera vez. Creo que es un disco que va a perdurar bastante en la carrera de los lesbianos, incluso más que el anterior. «El Poeta Halley» continúa en mensajes que nos llegan a través de redes.

De hecho, a la gente le gusta tanto el disco que no lo hemos encontrado, después de pasar por FNAC y El Corte Inglés.

Santi Balmes (SB). Es que sigue en la lista de ventas. ¡Es una barbaridad! Lleva 110 semanas.

Jordi Roig (JR). Y más que estaría si aún continuara en tiendas.

¿Cómo se concibe el disco? Porque «El Poeta Halley» da un paso más en cuanto a complejidad.

JS. Pues requiere un gran esfuerzo. Si el disco salió en 2016, nosotros a principios de 2014, dijimos que durante el año siguiente, no haríamos nada, ni un concierto. Entonces eso es un esfuerzo. Primero de planificación, tanto nuestra como de nuestra oficina. Durante 2015, fue parar porque llevábamos una rutina muy «heavy», en la que empalmamos «1999» y «La noche eterna» con las dos giras. De repente, pasamos a tener la agenda vacía y una pequeña depresión anímica o una cierta duda sobre lo que iba a pasar. Parar la maquinaria es complicado, porque te salen todos los males. Como cuando estas currando todos los días, pillas las vacaciones y coges la gripe. Los tres primeros meses fueron un horror, por no saber qué hacer.

SB. Sentimos vértigo. Vértigo por no saber hacia dónde iba a ir nuestra carrera.

JS. Entonces pasas todos esos procesos hasta que empiezas a idear, a maquinar. Y, de hecho, creo que «El Poeta Halley» fue posible porque tuvimos todo el año anterior libre.

SB. Totalmente. Es un disco que no se puede hacer sin un ejercicio muy calmado de reflexión. De hacia dónde quieres llegar. De alguna manera, debe ser como una especie de conclusión lírica. Es un disco que puede ser, o una losa, o muy liberador.

¿Para vosotros ha sido una losa o ha sido liberador?

SB. Ahora mismo, nos encontramos un poco en medio. Es verdad que hemos dicho que hemos acabado la gira, pero continuamos agarrados a Halley. Y más cuando en estos momentos estamos presentando el vídeo en directo. Todavía no hemos cortado el cordón umbilical con él. A partir del mes que viene, probablemente sintamos esa sensación tan terrible de vértigo.

Es un reto superar un disco así.

SB. Precisamente, creo que es un error pensar que tenemos que superarlo. Dudo que haya un director de cine que esté pensando en términos de superar la película anterior. Querrá hacer algo diferente y continuar disfrutando de todo ello. Porque si no, esto se puede convertir en una carrera hacia el infinito.

Precisamente por este parón de año y medio, ¿tiene la inspiración tanto calado en el disco?

SB. La verdad es que sí. En esos momentos, recuerdo el enviarle mensajes a Julián diciéndole: «tío, yo es que ya no quiero hablar de amor». He hablado del amor desde tantos prismas, que ya no sabía qué más decir, sin que me recordara a «1999». Porque ese disco, habla completamente de ese tema. Siguió con «La noche eterna». Y lo cierto, es que este álbum también habla del amor. Pero del amor a tu trabajo, a las palabras y a la vida.

¿Autobiográfico entonces?

SB. Todos lo son. Todos beben de los fondos mágicos de tu vida. Lo que pasa es que luego se mezcla con miles de cosas. Aunque fuera un disco totalmente imaginario, no dejaría de ser autobiográfico. O personal. Mejor personal, porque si lo has imaginado tú…

¿Cuáles serán los siguientes pasos de Love Of Lesbian?

Uri Bonet (UB). Este año es un poco raro. Hemos hecho la gira grande de «El Poeta Halley» y ahora estamos preparando el 20 Aniversario. Al principio, solo queríamos hacer conciertos en Madrid y Barcelona, pero se han sumado otras fechas como Valencia y México. Después no es que hagamos demasiada cosa, porque vamos a estar unos meses parados y de relax. Pero a partir de octubre, volveremos con la gira de teatros, con «Espejos y Espejismos». Eso sí, con un concepto diferente, aprovechando que también tenemos temas nuevos.

También queremos darle una vuelta porque creemos que la primera vez, no supimos comunicar bien qué era «Espejos y Espejismos». Tampoco creemos que la gente se enterara muy bien. Pero la gente que lo captó y no pudo venir, se quedó con muchas ganas.

¿Y para el siguiente disco habrá que esperar tanto tiempo?

JS. No tenemos fecha todavía. Queremos hacer muchas cosas antes. Además, una de las cosas por las que al final nos dedicamos a esto, es por no repetir rutinas. Y durante una temporada, entramos en un círculo vicioso y rutinario, de disco – gira, disco – gira. Acabamos metidos en una vorágine de la que salimos con el parón de «El Poeta Halley». Debería haber un sentido de la libertad y la creatividad, no solo en hacer las cosas, también en cómo las hacemos.

¿Habrá algo similar a «Efímera»?

SB. No, creo que no. Aunque sí que saldrán un par de temas nuevos para una banda sonora.

Cambiando un poco de tercio, hace poco participasteis en el programa especial que hicieron sobre Amaia y Alfred. ¿Qué pensáis del fenómeno Operación Triunfo?

SB. No es un formato que nos interese especialmente, desde nunca. Pero estas dos personas nos cayeron demasiado bien. A mi me llegaron por mis hijas, que me dijeron: «fíjate en estos dos». ¡No seas tan indie! [risas].

UB. Tuvimos una conexión emocional con ellos.

SB. Son dos personas espontáneas y con mucha luz. Y no son el prototipo de cantante al uso, que acaba sujeto a una industria de la música voraz. Eran dos personas a las que se les tenía que dar de comer aparte, en referencia a toda la factoría que ha salido de este tipo de programas. Ellos, los que tienen que seguir haciendo, es seguir buscando su personalidad.

¿Qué es lo más loco que habéis hecho por la música, siendo Love Of Lesbian?

JS. A ver, es que ha sido todo tan extremo.

UB. Somos muy de: «no hay cojones». Y lo hacemos.

JS. A ver, yo cuando aún compaginábamos trabajos, era profesor de música en un colegio público. Recuerdo que teníamos un concierto un jueves en Alcoy (Alicante). Ese día, acabé la clase una hora antes, cogí el coche y me fui corriendo hacia Alicante. Cinco horas de viaje. Dimos el concierto, acabamos a las mil y yo al día siguiente trabajaba. Al acabar, con la alegría y emoción del momento, cogí el coche y me volví volando a Barcelona con Uri y Jordi. Llegamos, dejé a todo el mundo y me fui a dormir al colegio. Y por la mañana, llegaron mis compañeros con un café y me despertaron. Pasé todo el día en clase y esa noche, otra vez la dinámica del día anterior. Así pasamos todo el fin de semana. A lo tonto, estuvimos año y medio en esa tesitura.

JR. Fue cuando empezó a despegar el proyecto. Era una época bipolar. De tocar en cualquier ciudad y tener que volver en avión para trabajar.

SB. Yo recuerdo, sería durante la época de «Is It Fiction?», de llamar a todas las tiendas FNAC de España, haciéndome pasar por cliente. Solo para preguntar por el disco de Love Of Lesbian y encargarlo. Lo hacía porque tenía la sensación de que ni lo distribuían. Y fíjate ahora, que no encontráis copias en las tiendas.

También podría interesarte